EL POPULISMO QUE VIENE (4): LA CONFUSIÓN DE CORBACHO

 

La polémica decisión del consistorio de Vic continúa generando debate.

HOY LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN han dado amplia repercusión al aviso que ayer lanzó el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho desde los micrófonos de Catalunya Ràdio al ayuntamiento de Vic. El diario La Razón reproduce el conjunto de sus declaraciones (www.larazon.es/noticia/3709-corbacho-ve-ilegal-no-empadronar-a-los-sin-papeles) . Ello es importante, porque el ministro lanzó dos mensajes distintos, pero los medios de comunicación se han hecho eco solamente de uno de ellos: que calificó de «ilegales» las medidas anunciadas por el consistorio para controlar inmigrantes irregulares con el padrón.

De este modo, advirtió que de tal decisión «pueden derivarse en responsabilidades», pues «con la ley en la mano, un ayuntamiento no puede impedir el empadronamiento de las personas que cumplen los requisitos», por lo que el consistorio podía caer en un acto «ilegal».  Y concluyó de ello que «el Ayuntamiento de Vic no ha cogido el camino correcto. Si el consistorio quiere cambiar la ley de empadronamiento debe dirigirse a los organismos competentes».

Pero por otra parte -y este es el otro dato relevante- Corbacho reconoció al mismo tiempo que «la ley de empadronamiento tiene problemas» y «es necesario tomar medidas que limiten el número de personas que se pueden empadronar en una vivienda para evitar los pisos pateras». Aunque concluyó que «todas las personas que viven en una localidad deben tener derecho a empadronarse para poder acceder a los servicios disponibles». Por su parte, el gobierno del consistorio ha publicado en la web municipal su posición (www.ajvic.es/grups/Noticies/detall.php?e=1500).

El debate de los costes sociales de la inmigración irregular ha empezado

En suma, el ministro está exigiendo a los consistorios que apliquen una ley que él mismo reconoce como problemática, a la vez que pide al ayuntamiento de Vic que se dirija a las instancias pertinentes para cambiarla. ¿Es coherente esta posición? Con la actual crisis económica los consistorios reclamarán recursos y cumplir la ley -en este caso- es un tema tanto de voluntad política como de recursos económicos.

Siguiendo el argumento apuntado en la entrada de ayer de este blog, el episodio de Vic probablemente indica que con la sombra alargada de la Plataforma per Catalunya o sin ella, el debate sobre los costes sociales de la inmigración “ilegal” no ha hecho más que empezar. Y si ahora queda finalmente sofocado en Vic, es más que probable que vuelva a emerger allí o en cualquier otra pobalción si no se toman medidas al respecto. Será una nueva protesta local más de las múltiples que vive la Cataluña de este largo fin de ciclo político.

[Este texto puede reproducirse siempre que se cite su procedencia]

Los comentarios están cerrados.