NOTAS DE LECTURA: RECORDAR AUSCHWITZ

 

EL ANIVERSARIO DE LOS 65 años de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau por parte del ejército soviético, que tuvo lugar el 27 de enero de 1945, ha coincidido con la aparente negación del genocidio cometido por los nazis  por parte del obispo de Cracovia, Tadeusz Pieronek, en un diario digital católico. El religioso lo habría hecho en términos rotundos: “El Holocausto es una invención de los judíos”, considerándolo “un arma de propaganda para conseguir privilegios a menudo injustificados”.  Desde la Conferencia Episcopal polaca se ha asegurado que sus palabras fueron manipuladas y pronto desaparecieron de la publicación digital que las publicó: www.pontifex.roma.it. Sin embargo, ésta última lamenta su desautorización por parte del religioso: “Il coraggio, se uno non lo ha, non può darselo”, ha manifestado.

En este contexto, es aconsejable una obra de referencia sobre el tema publicada en España el año pasado: el testimonio de quien fue el comandante de Auschwitz, Rudolf Höss.

Rudolf Höss, Yo, comandante de Auschwitz

Ediciones B, Barcelona, 2009, ISBN: 9788466641890

Höss, nacido en 1940 en el seno de una familia de firmes creencias católicas, lo que no le resultó un obstáculo para conocer una relevante carrera en el seno del partido nazi que le llevó a gestionar Auschwitz. Capturado en marzo de 1946 por los británicos, mientras estuvo cautivo en Cracovia redactó sus memorias. Condenado a muerte el 2 de abril de 1947 fue ahorcado en el campo que dirigió.

Su lectura no deja lugar para la duda sobre el exterminio allí cometido, dada la minuciosa descripción del mismo que realiza. Y cuando se muestra arrepentido no lo hace en términos éticos, sino por razones pragmáticas: “Ahora también reconozco que el exterminio de judíos constituía un error, un error total. Este aniquilamiento en masa ha despertado el odio del mundo entero contra Alemania. De nada sirvió la causa antisemita; por el contrario, permitió a la judería acercarse a su objetivo final (p. 175).

Además del testimonio de Höss, en el último año ha aparecido también el del comandante de Teblinka, Franz Stangl, elaborado mediante entrevistas: Gitta Sereny, Desde aquella oscuridad (Edhasa, Barcelona, 2009). También es de interés Kazimierz Moczarski, Conversaciones con un verdugo (Alba, Barcelona, 2008). La obra recoge el material elaborado por el autor, un agente de inteligencia de la resistencia polaca que compartió su celda con dos criminales de guerra nazis en 1949 y verificó posteriormente sus confidencias y testimonios.

Los comentarios están cerrados.