ICONOGRAFÍA: LA LIGA NO TE ABANDONA

 

¿TUS POLÍTICOS DE SIEMPRE TE HAN ABANDONADO? Pues aquí tienes a Umberto Bossi y a la Lega Nord [Liga Norte], que no te dejarán. El mensaje del cartel es claro: Bossi, pese a sus achaques de salud y su edad (nació en 1941), ésta hecho un chaval, sonriente y activo. Y él no te abandona como los otros políticos (léase los tradicionales), a los que una vez votas practican el “si te he visto, no me acuerdo” hasta la próxima cita en las urnas. Está ahí de modo perenne, como el buen desodorante que no te deja en los momentos críticos.

Ironías al margen, su discurso transmite un mensaje nítido: la Liga -ejemplar plasmación de la nueva derecha populista radical- no es como los otros partidos. Ella siempre está pendiente de su electorado (y no una vez cada cuatro años), en lo que conforma una movilización política continua. Por eso, ésta y otras formaciones similares afirman ser el partido de los “de abajo” -el “pueblo sano”-, que no se identifica con las élites partidistas tradicionales lejanas y que solo se acuerdan de éste último a la hora de votar.

Sin embargo, junto al mensaje emotivo, que invita a la identificación personal con este político de lenguaje directo, hay otro corporativo: Bossi aparece con un jersey verde -el color oficial del partido- y su retrato dominante en el cartel recuerda a sus seguidores (y también a los que no lo son) que la Liga, el partido, se reduce a su persona: “La Lega es Bossi”, ha afirmado. Él ha sido su artífice y lo recuerda alto y claro. El resto de elementos gráficos, el logotipo con el nombre de la formación y el sol alpino -emblema de la nación padana que Bossi acaudilla- están reducidos a la mínima expresión, dejando muy visible su baja cotización en relación a la de su líder político.

En definitiva, este cartel nos recuerda que en los nuevos populismos el líder es el partido, con un poder interno omnímodo y que pretende movilizar permanentemente a sus seguidores mediante la imagen y el titular, siempre -eso sí- marcando ostentosas diferencias con la “vieja política”.

Los comentarios están cerrados.