CONTRA EL NUEVO POPULISMO: TEA OR COFFEE?

 

Informábamos en este blog hace unos días del movimiento de derecha radical Nation Tea Party en EE.UU.. Ahora constatamos la creación de otro de respuesta: el Coffee Party:  http://coffeepartyusa.com/

Esta es la información que publicó ADN al respecto el pasado 11 de mayo:

http://www.adn.es/internacional/20100311/NWS-0186-UU-EE-Cafe.html

Café contra té en EE UU

La izquierda replica al Tea Party conservador con su propia plataforma

Annabel Park admite que la idea de crear el Partido del Café la tuvo abordo de un avión cuando la azafata pasó repitiendo cansinamente la frase: ¿Té o café? Park pensó que la mejor forma de responder al Tea Party, la plataforma política conservadora surgida en EE UU, era crear una organización de izquierdas que se divierta tomando capuccinos y hable de los asuntos que preocupan a los ciudadanos.

Esta inmigrante surcoreana de 41 años, directora de documentales de profesión, no esconde su repugnancia a las ideas que propagan los miembros del Tea Party, una agrupación que, según ella, es “promotora del no“. No ala reforma sanitaria, no a Barack Obama, no a los inmigrantes, no a las ideas que vienen de fuera.

Y por eso ha invitado a los que crean en el a unirse a ella para “fomentar el diálogo político mientras nos tomamos un café y hablamos de asuntos importantes y con compasión hacia los otros ciudadanos”.

Park señala que los seguidores del café buscan “promover y buscar soluciones para los problemas que tenemos” frente a la “política de culpar de todo al Congreso y a la Casa Blanca”, laestrategia del té.

En el mes y medio que lleva ganando adeptos en la red, el Coffee Party cuenta ya con unos 70.000 seguidores en 30 Estados. Lejos todavía de los cientos de miles de convencidos miembros del Tea Party. Éstos alegan que ya tienen a su primer senador en Washington, Scott Brown, de Massachusetts, que ya han celebrado su primera convención en la que la ex gobernadora de Alaska Sarah Palin fue la estrella, y que en las elecciones de noviembre infiltrarán en el Congreso a sus representantes para imponer su agenda política. Una agenda que busca limitar el mandato de Obama a sólo cuatro años, defender a “la familia”, recortar el déficit público, el derecho de los ciudadanos a enriquecerse sin que el Gobierno se meta de por medio y a presumir del patriotismo.

Los líderes del Tea Party alegan que su rival es una creación de la maquinaria de la Casa Blanca. Desde el Coffee Party responden que los partidarios de té son un brazo armado del sector más conservador del Partido Republicano.

Perfiles antagónicos

Aunque ambos grupos han puesto la palabra “party” en su apellido, aseguran que no son partidos políticos sino organizaciones ciudadanas de base nacidas por el enfado de los ciudadanos con sus políticos tradicionales. Los que mezclan té con política suelen ser matrimonios blancos de más de 50 años, que viven en el medio Oeste, de misa semanal, odian a Obama, son antiaborto y antigays, y tienen en casa una estampita de Dick Cheney.

Los cafeteros han superado ya la treintena, están casados y con hijos pequeños o viven con alguien, no han pisado una iglesia, tienen amigos homosexuales, odian a George W. Bush y sus guerras, y creen que Palin es analfabeta.

Los comentarios están cerrados.