EL POPULISMO QUE VIENE (12): LOS RIVALES DE LA PxC

 

 

Presentación de la candidatura al parlamento en Santa Coloma de PxCat y MSR

EL PASADO 13 DE MARZO el Partit per Catalunya [PxC] (www.pxcat.com/) -escisión de la PxC crítica con la gestión del partido por Josep Anglada- y el Movimiento Social Republicano [MSR] (www.msr.org.es) han acordado concurrir coaligados a las próximas elecciones del parlamento catalán. Su presentación pública se realizó en un lugar público cargado de simbolismo en la actualidad: la plaza del ayuntamiento de Santa Coloma de Gramanet. Ésta fue escogida como escenario porque su alcalde fue detenido por su presunta implicación en la trama del llamado caso Pretoria y por su “altísimo índice de inmigración”, señalan ambas formaciones.

 Su cabeza de lista será el líder del PxCat, Mateu Figuerola -edil de Cervera y dirigente leridano de la PxC hasta la escisión- y el número dos será el responsable de Acción política del MSR, Jordi de la Fuente. Su programa -según una nota de prensa que nos han facilitado- se centrará en cuatro ideas fuerza: combatir “duramente la inmigración masiva”; acabar “con los privilegios de la clase política y los abusos bancarios; crear trabajo digno y productivo y defender les identidades catalana, española y europea como patrimonio cultural enriquecedor”. Enfatizan su discurso propio de la nueva ultraderecha o derecha populista radical de “preferencia nacional” al defender los intereses de los trabajadores autóctonos frente a los extranjeros.

La opción política que dibuja esta unión coyuntural de dos formaciones de perfil muy diferente -una populista islamófoba de cuño reciente y otra heredera de la tradición “nacional-revolucionaria” de la extrema derecha española- reúne tres elementos de interés en el actual marco político.

EN PRIMER LUGAR, deja claro que Anglada no tendrá el monopolio del campo político de la ultraderecha ni será el único en blandir la bandera islamófoba y de una identidad autóctona supuestamente amenazada por la inmigración extranjera.

Logo del MSR basado en la fiammeta italiana

EN SEGUNDO LUGAR, es una incógnita la capacidad de esta coalición para restar votos a la PxC de Anglada: ¿Puede llegar a ser decisiva para que ésta última no entre en el hemiciclo catalán o lo haga con menos fuerza? Es imposible de predecir, aunque en todo caso, hoy el flujo informativo hincha las velas de Anglada y no las de sus rivales.

EN TERCER LUGAR, la unión con metas electorales del MSR y la PxCat demuestra que la alianza de formaciones catalanas con otras del resto de Europa aún no está definido: mientras la PxC es arropada por la Liga Norte [LN], Interés Flamenco [VB], el Partido Liberal de Austria [FPÖ] o el germano partido Pro-Köln, el MSR es representante en España de la Alianza Europea de Movimientos Nacionales que lidera el Frente Nacional de Jean-Marie Le Pen. Adviértase que las formaciones que apoyan a Anglada impulsan una “Europa de las naciones”, en la que éstas últimas no se corresponden con los Estados existentes, mientras que Le Pen ha impulsado una Europa de las patrias asociada a Estados.

EN CUARTO LUGAR, muestra como el sistema de partidos catalán deviene cada vez más autónomo del español, hasta en las formaciones extraparlamentarias.

EN QUINTO Y ÚLTIMO LUGAR, si bien esta concurrencia de dos opciones islamófobas puede en las elecciones catalanas puede llevar a una rivalidad suicida, en los comicios locales del 2011 puede tener un efecto contrario: la proliferación de listas locales islamófobas, ya que Figuerola -el líder de PxCat- ha desarrollado numerosos contactos políticos en Lleida y otras zonas. Es decir, unos malos resultados en las elecciones catalanas pueden ser seguidos de algún éxito local.

Todo ello nos recuerda que el sistema político catalán experimenta un proceso de transformación importante e inacabado y la pugna por ocupar un espacio de derecha populista lo refleja.

Los comentarios están cerrados.