EL POPULISMO QUE VIENE (16): ¿QUIEN ES MÁS RADICAL: ANGLADA O ALBIOL?

 

PESE A QUE LA PxC tiene el marchamo mediático de ser la extrema derecha frente al PP (o -si se prefiere- la derecha más extrema), si comparamos los videos electorales del 2007 de Albiol y el candidato plataformista por Barcelona, las cosas no están tan claras. Es más: el mensaje albiolista es radical en su amalgama de emigración y problemas vecinales a diferencia del de la PxC e incluso parece que sus discursos están cambiados.

De hecho, cabe plantearse si entonces no lo estaban y el angladismo buscaba un perfil bajo para no asustar a potenciales votantes mientras el albiolismo actuaba en sentido inverso por la misma razón. Los videos electorales son explícitos al respecto.

¿Un “nacional-populismo chic“?

Puestos a hacer distinciones entre Albiol y Anglada, consideramos que no es un dato menor en lo que concierne al líder popular de Badalona que éste resida en el acomodado barrio barcelonés de Pedralbes, en lo que parece constituir una solución personal ante los problemas que denuncia en su ciudad: sencillamente vivir fuera de ella. Albiol lleva así una doble vida, lanza soflamas nacional-populistas de día en Badalona y de noche duerme en la Barcelona.

Y es que en nuestra emergente derecha populista -un ámbito cool en términos de moda- todavía hay clases y frente a un Anglada self made man que hace política pateando Vic y el mundo “rurbano”  (en alusión al tejido urbano de pequeñas y medianas ciudades catalanas en medios rurales) forjado en sucesivas militancias extraparlamentarias, Albiol parece representar una versión del nacional-populismo “chic” y metropolitana: ha realizado una carrera política en el seno del PP y manifiesta un look elegante y deportivo -muy en la línea del difunto Jörg Haider-, que baja a la calle para lanzar su mensaje, pero se cuida mucho de instalarse en ella. 

Esta información de El País (28/IV/2010, “Génova presiona al PP catalán contra Albiol”) es diáfana al respecto: “Al margen de criticar su manera de actuar y sus formas, a menudo agresivas, los adversarios políticos de García Albiol le reconocen una virtud: haberse hecho con parte del voto de barrios degradados, tradicionalmente feudos de la izquierda. En los últimos años, García Albiol ha recorrido con asiduidad las calles de estos barrios azuzando el fantasma de la inmigración. En paralelo, ha incorporado a su equipo a antiguos dirigentes vecinales. La última, la todavía presidenta de la asociación de vecinos La Salut Alta, Julia Sánchez. /Sánchez, que como cargo de confianza del PP cobra un sueldo del Ayuntamiento, ha organizado para mañana una marcha “contra el paro y por el empleo”, que amenaza con convertirse en una protesta contra la inmigración, como la que reunió, hace meses, a dirigentes del PP y la xenófoba Plataforma per Catalunya”.

Probablemente veremos en un futuro cercano si ambos nacional-populismos –albiolismo y angladismo– coexisten delimitando esferas políticas o se lanzan a una abierta competición.

Los comentarios están cerrados.