EL POPULISMO QUE VIENE (19): LA MOTO DE ANGLADA

 

Grafismo enviado por la PxC en su información por email.

ESTE RECIENTE GRAFISMO de la Plataforma per Catalunya [PxC] (ignoramos si ha sido editado como cartel), desde nuestra perspectiva ofrece cinco llamativos elementos de interés.

EL PRIMERO es que parece indicar que el rígido presidencialismo de la PxC se ha atenuado o parece evolucionar hacia una suerte de diarquía, con el flamante nuevo secretario general del partido, Pablo Barranco (Barcelona, 1969). De él informa la PxC que es empresario, candidato a la alcaldía de Sant Just Desvern y que “ha destapado el escándalo de PROMUNSA, empresa perteneciente al ayuntamiento, y que puede hacer caer en situación de quiebra al municipio de Sant Just Desvern”. Veremos que da de sí el nuevo responsable organizativo de la formación, pues su antecesor Joan Carles Fuentes pasó bastante desapercibido. Además, la escenificación de Barranco como “número 2” del partido demuestra que aún hay un liderazgo vertical en la formación: si bien éste conduce la moto (el partido), Anglada permanece de pié, trajeado y sin despeinarse.

EL SEGUNDO elemento aparentemente significativo es que parece perder protagonismo el mensaje islamófobo. Éste -como puede apreciarse- es visible en el diseño, pero goza de una discreta presencia en el ángulo superior derecho. En él puede advertirse la denuncia de una pretendida colonización islamista guiada por el afán de convertir a Europa en “Eurabia” o una Europa musulmana. En cambio, gana protagonismo la denuncia de la clase política catalana como oligárquica, mentirosa y corrupta. Ésta es satanizada en el sentido más literal del término: Artur Mas, Josep Lluis Carod-Rovira, Joan Saura, José Montilla -y por extensión- su esposa son demonios con rabo y cuernos (solo les falta azufre).

Tal caracterización puede parecer a primera vista un tanto simplista (el mal es el demonio), pero merece resaltarse que también está en sintonía con el catolicismo del que hace gala la PxC. De este modo, a su particular Cruzada contra el infiel (recordemos que en abril de 2008 el partido se sumó en Prades -Francia- a un homenaje al conde Vifredo I el Velloso, mítico fundador de Cataluña, por haber luchado contra el Islam) ahora parece unir otra contra las diversas encarnaciones de Luzbel que representan los políticos catalanes. Tal discurso puede ser resultado de la improvisación creativa -muy habitual en todos los partidos-, pero también puede resultar funcional para pescar en las aguas del integrismo católico.

EL TERCERO es que precisamente en el cuadro descrito hay una ausencia importante: la dirigente del Partido Popular, Alicia Sánchez-Camacho. Ante tan llamativo vacío pueden realizarse toda suerte de conjeturas, desde que el diseñador no halló espacio para incorporarla, hasta que la PxC carece de argumentario contra esta formación o incluso que con su calculada ausencia busca atraer al electorado popular, al evitar criticar a su dirigente. Al fin y al cabo, como hemos constatado ya en este blog, lo que separa el discurso del líder popular badalonense Xavier García-Albiol del de Anglada puede llegar a ser apenas imperceptible.

EL CUARTO, es un comentario sobre la idea-fuerza que sirve de eje al amazacotado grafismo: Anglada y Barranco avanzan rápidamente en un aparato de gran cilindrada. Este recurso a una moto puede interpretarse de manera obvia como símbolo de dinamismo y velocidad que permite coronar la carrera electoral con una victoria. No obstante, puede percibirse igualmente de modo mucho más pedestre: Anglada y su nuevo acólito intentan “vender una moto”, que -al fin y al cabo- de eso se trata: la “moto” de una identidad amenazada por una pretendida colonización islámica y unos políticos diabólicos.

FINALMENTE, merece un apunte el lema escogido: “Escápate de la crisis”, afirma. El problema del mismo es que no dice cómo hacerlo ni a dónde dirigirse. Al parecer, sumarse a la PxC tiene un poder taumatúrgico, pues la mera adhesión a ella conjurará todos los males. En suma, Anglada es un “curalotodo” para todos los males que denuncia: desde la crisis económica a la corrupción política pasando por la amenaza islámica. Veremos lo que da de sí este nuevo producto político con los afanes de milagrería propios de la rebotica populista.

Los comentarios están cerrados.