EL POPULISMO QUE VIENE (35): POPULISMO PROTESTATARIO Y EXTREMA DERECHA

 

Video electoral de Besti Flokkurinn.

UN LECTOR DEL BLOG nos ha preguntado si identificamos a una formación como el partido “outsider” islandés Besti Flokkurinn con la extrema derecha al ofrecer información sobre ella en nuestro blog. La respuesta es que no lo pensamos así, como tampoco pensamos lo mismo con el movimiento de Pepito –Beppe– Grillo. Entonces… ¿Por qué las incluimos? Porque son “partidos-antipartido” que consideramos representativos y portavoces de lo que en politología se define como “populismo protestarario”.

Siguiendo al politologo Pierre-André Taguieff, su mensaje constituye una crítica de “los de abajo” a los de “arriba”, por lo que proyectan un antielitismo y un mensaje que asocia a la clase política con una oligarquía que inspira escasa confianza, corrupta la mayor de las veces y que incumple sus promesas de modo sistemático. Estos partidos suelen emplear un mensaje “ninista” (son formaciones que proclaman no ser de derechas ni de izquierdas) y pueden generar una protesta de derecha o de izquierda, cuyo mensaje antioligárquico -dadas sus ambiguedades- puede deslizarse hacia la extrema derecha.

Suecia: Nueva Democracia, el partido-espectáculo

En este sentido, consideramos ilustrativa la historia de Nueva Democracia [Ny Demokrati, ND], el que fue partido emblemático de la nueva extrema derecha sueca. A a diferencia de los llamados partidos del Progreso de Dinamarca y Suecia, surgió a inicios de los años noventa de la mano de dos singulares personajes: Bert Karlsson, un emprendedor y polífacético empresario (productor de discos, entre otros ámbitos de actividad), e Ian Wachtmeister, un conde, miembro de varios consejos de administración, autor de novelas satíricas de éxito y dirigente de un instituto de investigaciones ligado al mayor sindicato de empresarios, el SAF o Confederación de Empresarios de Suecia [Svenska Arbeitsgivareföreningen]. En 1990 Wachtmeister intentó sin éxito transformar el instituto en partido. Al año siguiente materializó su ambición con Karlsson y obtuvo un 6.7% de los votos con un mensaje antipolítico y una campaña electoral circense: Wachtmeister y Karlsson se desplazaron por todo el país como una especie de circo, con Wachtmeister vestido de clown.

Los suecos Bert Karlsson e Ian Wachtmeister, impulsores de ND, que lograron entrar el Parlamento con una campaña electoral de tono circense.

La trayectoria de la formación fue controvertida y fracasó: no pudo mantener su representación en las elecciones legislativas de 1994, cuando apostó por una campaña anti-inmigración, y quedó extraparlamentaria (1.2%) y enzarzada en querellas internas. Ese año Wachtmeister dimitió y ND entró en una etapa de ausencia de liderazgo estable, a la vez que el partido se vio envuelto en diversos procedimientos judiciales sobre sus fondos económicos. Desde entonces fue una formación marginal .

En suma, el “ninismo” y los partidos de protesta pueden hallarse en una porosa frontera con ámbitos de la ultraderecha o a hacia una extrema izquierda libertaria portadora de un discurso nihilista. De ahí el interés de nuestro blog por incoporar este tipo de movimientos y otros que supongan una renovación o cambio político.

Los comentarios están cerrados.