CRISIS EN LA PXC: ANGLADA CHOCA CON SU SECRETARIO GENERAL, BARRANCO

Pablo Barranco, exsecretario de la PxC.

UNA CRISIS INTERNA ha estallado en el seno de la PxC al enfrentarse Anglada con su secretario general, Pablo Barranco Schnitzler, nombrado el pasado mes de marzo. Según Alerta digital, Barranco es un políglota que habla seis idiomas, experto en Comercio Internacional y “director de exportacion de la firma Hoechst Ibérica, S.A y responsable directo de numerosas empresas familiares”, a la vez que posee un “titulo Superior de musica, especialidad en piano”.

Pues bien, este supuesto activo político de la PxC ya no lo es: ha abandonado el partido o el partido le ha echado. No ha quedado muy claro.

Según Anglada, Barranco hizo una “OPA” sobre un escaño

De este modo, Anglada emitió el pasado día 22 de octubre un comunicado que informó de graves hechos. Según el texto, el Comité Electoral de la PxC celebró el día 18 una reunión en Barcelona, con presencia de Anglada. En ella Barranco propuso “modificar la lista electoral para ir él mismo en un lugar privilegiado de la lista por la demarcación de Barcelona” y estar dispuesto a “aportar una cantidad importante de dinero al partido para pagar una campaña electoral más completa y más vistosa”, lo que se “entendió como un intento de Barranco de comprar con dinero su lugar en la lista electoral”.

En este contexto,  Anglada “lo invitó a abandonar el Comité Electoral y a abandonar a la vez la sala donde se encontraban reunidos” y  luego se “acordó elaborar un informe sobre los hechos y trasladarlo al Comité Ejecutivo nacional del partido para valorar si estos hechos constituían motivo de peso como para abrir un expediente de expulsión a Pablo Barranco”. El comunicado de la PxC concluía con esta moraleja. “Una vez más, con esta postura, Anglada ha demostrado que no está en la política por dinero, y del mismo modo que no se ha dejado comprar por Pablo Barranco, tampoco se dejará comprar nunca por la casta política podrida y parasitaria”.

Barranco ya no conduce la moto de Anglada, a tenor del grafismo de la PxC que festejó su incorporación.

Según Barranco hay intrigas internas y delincuentes

Pero los hechos no parecen tan claros. Al menos así lo reflejaría una extensa carta que Barraco leyó ante Anglada y 16 cargos del partido y miembros del Comité Electoral reproducida este 24 de octubre por Minuto digital.

En ella Barranco explicó las graves situaciones de acoso que vivió en la formación en estos términos: “Que sepas que estoy dispuesto a que me pinchen las ruedas del coche, me lo rayen de arriba a abajo, que me amenacen los pocos guarros que tenemos en Sant Just Desvern, a todo eso y a mucho más (también estoy dispuesto a sacrificios en mi vida laboral). Sin embargo, a lo que a partir de ahora ya no voy a estar dispuesto ni un minuto más es a que desde dentro del partido se dude de mi colaboración y lealtad absoluta con el proyecto que tú encabezas”.

A la vez, informó de su apoyo financiero al partido en un montante indeterminado de seis cifras de euros que proporcionó “en menos de 6 meses”, subrayando que fue “contante y sonante, no créditos a largo plazo que podrían llegar a hipotecar al propio partido”. Para continuar en el cargo, puso cinco condiciones de distinto carácter -gozar de un puesto potencialmente elegible en la lista autonómica por la provincia de Barcelona, pero también supervisar los mensajes electorales una misma persona para que estos fuesen unificados- y pidió que se celebrase un congreso extraordinario. El resultado del desencuentro fue que Barranco abandonó el partido.

Un comunicado emitido este lunes 25 y firmado por Barranco y el notorio abogado Esteban Gómez Rovira -en su condición de “abogado y apoderado único de Plataforma per Catalunya” (cargo que desconocíamos que éste ostentase) va más allá de lo expuesto al describir la reunión donde estallaron las tensiones (ver PDF: Comunicado Barranco).

El documento explicita que en el curso de la misma Barranco le manifestó a Anglada “que no se podían seguir amparando a 2 delincuentes, a la sazón, presentes entre las 16 personas de la sala, y dirigiéndose concretamente al presidente, le señaló y reafirmó: ‘Y tú sabes quiénes son'”. Acto seguido,  Barranco y Gómez Rovira abandonaron la sala “por iniciativa” señalan y argumentan que “en ningún momento se produjo la expulsión aludida, sino de una decisión unilateral de dimisión del secretario general”.

Un presidencialismo extremo

 El episodio, al margen de cómo éste haya discurrido  pone de relieve el marcado presidencialismo de Anglada en el seno de la formación y su rígido verticalismo. Ello se ha traducido en abandonos tan significativos como el de Mateu Figuerola primero -edil de Cervera que luego fundó el Partit per Catalunya [PxCat]- y ahora Barranco.

A la vez, demuestra el escaso peso que ha tenido este cargo, detentado sucesivamente -si no nos dejamos a nadie o nos equivocamos- por Jaume Farrerons, Joan Carles Fuertes, Xavier Simó, Fuentes de nuevo y Pablo Barranco. En suma, la PxC es -hasta hora- Anglada. Hay presidente, pero el organigrama existe -en buena medida- sobre el papel. Veremos como afecta políticamente este episodio a la formación la vigilia de las elecciones autonómicas.

Los comentarios están cerrados.