EL POPULISMO QUE VIENE (55): LA SOMBRA DE LA ULTRADERECHA SUIZA SE PROYECTA SOBRE CATALUÑA

El SVP/UDC sacó su oveja negra a pasear en una nueva campaña.

LA EXTREMA DERECHA SUIZA SACÓ A PASEAR SU OVEJA NEGRA de nuevo en la publicidad de un referéndum que se celebró el pasado 29 de noviembre, aunque en este caso mereció una limitada atención por parte de los medios de comunicación españoles (a diferencia del plebiscito sobre la construcción de minaretes).  En esta ocasión, un 54% del electotado (que representaba 20 de los 26 cantones del país) respaldó la iniciativa del Partido Popular Suizo [SVP/UDC] y que promovía la expulsión automática de extranjeros condenados por delitos graves.

El asesinato, la violación y el fraude a la seguridad social -informa El País– figuran entre los crímenes castigados con la deportación inmediata. Según el diario, fracasó una “contrapropuesta” presentada por socialistas y  centro derecha. Estos proponían deportar solo a  autores de crímenes de extrema gravedad, en función de su grado de integración social y arraigo. Actualmente se analizan casos individuales y se realizan unas 800 deportaciones anuales.  Sin embargo, señala el rotativo, la ley conoce contradicciones porque cada cantón la aplica de modo diferente. Así las cosas, la nueva ley no zanjará fácilmente la cuestión, porque la Constitución y diversos acuerdos internacionales firmados por Suiza estarían en contradicción con esta iniciativa.

Propaganda del SVP/UDC contraria a la contrapopuesta de socialistas y demócratacristianos: “Ivan S., ¿Violador y pronto suizo? No”.

Según recogió Público, “para el director de la oficina federal de inmigración, Alard du Bois-Reymond, el de la criminalidad entre los extranjeros es un problema ‘que lleva 15 años siendo barrido debajo de la alfombra, principalmente por cuestiones de corrección política, pero la gente está harta de ello'”. En suma, el SVP/UDC explotó de modo demagógico un problema subyacente.

¿La sombra de Suiza se proyecta sobre Cataluña?

Aunque nadie ha relacionado esta medida con las que empiezan a adoptar consistorios catalanes, el paralelismo es obvio. Tal como hemos analizado en este blog, frente al “buenismo” imperante ante determinados problemas de orden público asociados a conductas delictivas, la emergencia del “angladismo” en los comicios catalanes hizo que diversos consistorios catalanes -con el de L’Hospitalet en cabeza– propusieran  pedir al Gobierno central que los inmigrantes con “actitudes incívicas” no puedan acceder al permiso de residencia por arraigo ni reagrupar a sus familias.

La inicitiva pronto ha sido imitada por otros consistorios, como Salt, El Vendrell, Reus y Tarragona. En este sentido, ignoramos si tales medidas pueden reforzar o contener a la PxC y las próximas elecciones municipales lo reflejarán.

En cualquier caso exponen de modo claro que existe una demanda “desde abajo” para afrontar el problema y si los gobiernos -autonómicos y central- no legislan sobre el tema se abrirá la espita populista demagógica para explotarlos.

Los comentarios están cerrados.