CENSURAN UN INFORME OFICIAL EN EE. UU. SOBRE VíNCULOS ENTRE EXCRIMINALES DE GUERRA Y SERVICIOS DE INFORMACIÓN EN LA GUERRA FRÍA

 

  El antiguo oficial de las SS Klaus Barbie trabajó para los servicios de inteligencia germanos y estadounidenses (foto AFP).

Recientemente el semanario Der Spiegel ha revelado, basándose en documentos del Bundesnachrichtendienst (BND o Servicio de inteligencia Federal), que el oficial de las SS y perseguido por criminal de guerra Klaus Barbie (jefe de la Gestapo de Lyon entre 1942 y 1944 y apodado por la resistencia como el “carnicero de Lyon” por la represión que llevó a cabo) estuvo a sueldo de esta entidad en Bolivia. La agencia oficial de noticias germana Deutsche Welle resume así lo publicado: Barbie se había refugiado en el país andino en 1951 con la identidad de Klaus Altmann y le contactó allí esta entidad en 1966 como “Adler”.

En su expediente nº V43118 se le define como personaje de “convicciones profundamente alemanas” y “decidido anticomunista”. Durante ese año remitió un mínimo de 35 informes políticos cuyo contenido se desconoce y cobró por ello mediante una sucursal del Chartered Bank of London en San Francisco. Asimismo, Barbie fue representante en el país andino de una empresa germana especializada en vender material bélico sobrante del Ejército alemán. El BND prescindió a finales de 1966 de Barbie. Según Der Spiegel, la entidad de inteligencia dejó la colaboración con Barbie al temer que otros servicios secretos rivales le chantajearan por su pasado.

 Hitler’s Shadow es el informe que analiza los vínculos entre criminales de guerra y servicios de información.

Ello no supone una gran novedad, ya que Barbie trabajó primero para los estadounidenses, como demuestra un voluminoso informe, Hitler’s Shadow [Las sombras de Hitler. Criminales de guerra nazis, servicios de inteligencia estadounidenses y Guerra Fría], elaborado por los NARA o Archivos Nacionales de EE.UU. con información desclasificada del Ejército estadounidense y de la CIA. Éste expone como en la posguerra antiguos combatientes del Eje trabajaron para unos servicios de inteligencia occidentales deseosos de contar con anticomunistas convencidos. Puede descargarse clicando aquí

Un informe oficial censurado sale a la luz

Al mismo tiempo que se ha difundido este documento, se ha producido un escandaloso caso opuesto sobre el tema: ha transcendido que el Ministerio de Justicia norteamericano censuró docenas de páginas de un documento de más de 600 sobre la persecución de exnazis y criminales de guerra en la posguerra y que guardó durante cuatro años sin darlo a conocer: Accountability in the Aftermath of the Holocaust [Esfuerzo por clarificar la responsabilidad después del Holocausto].

El informe censurado explica la persecución póstuma de Josep Mengele.

El texto informa de éxitos y fracasos de abogados, historiadores e investigadores de la Oficina de Investigaciones Especiales del Ministerio de justicia que fue creada en 1979 para deportar a exnazis. The New York Times difundió esta censura y ha hecho accesible el informe completo y sin censura desde su web. Véase al respecto el National Security Archive. Para ver la notícia en el diario clique aquí y para descargar el informe censurado sin recortes hágalo aquí.

Como puede apreciarse, las conexiones entre servicios de inteligencia y exnazis todavía son material sensible. No obstante, hay que celebrar que el BND negocia con cuatro historiadores reconocidos la apertura de sus archivos para que estos reconstruyan las primeras décadas de la entidad. Confíemos que los tratos lleguen a buen puerto.

Los comentarios están cerrados.