EL POPULISMO QUE VIENE (69): CÓMO ACABAR DE UNA VEZ POR TODAS CON LA POLÉMICA SOBRE “EL BURKA”

Mujeres con burka empleando un teléfono móbil.

LA POLÉMICA SOBRE EL VELO INTEGRAL MUSULMÁN HACE MESES YA QUE SE ARRASTRA EN CATALUÑA Y DESDE AQUÍ SE HA EXPORTADO AL RESTO DE ESPAÑA. Como ya comentamos en este blog, el debate en torno a si se debía vetar su uso o no empezó en el consistorio de Lleida en junio de 2010, que entonces decidió prohibirlo en edificios municipales.

La medida fue  adoptada con los votos favorables del Partit dels Socialistes de Catalunya [PSC], Convergència i Unio [CiU], Partido Popular [PP], el apoyo de un edil no adscrito y la abstención de Esquerra Republicana de Catalunya [ERC] y la oposición de Iniciativa per Catalunya Verds [ICV].   Los valedores de la prohibición señalaron que tales indumentarias “atentan contra la dignidad de la mujer, son discriminatorios y violan el principio de igualdad entre hombres y mujeres” constitucional. ERC, sin embargo, criticó que la actuación fue apresurada, mientras ICV se opuso a prohibir el velo integral.

Entonces el dogmatismo ecosocialista llevó a calificar tal medida de “islamófoba”. Según el edil de este partido en el consistorio, Ramon Camats, la medida era “innecesaria, inoportuna y contraproducente”. Es más, Camats, durante el debate del pleno, aseguró que “el hecho de que se aprueben este tipo de medidas ayuda a crear un clima de opinión que favorece la xenofobia”. Y añadió que “estos comportamientos ayudan a hacer la campaña electoral al señor Anglada porque es una manera de hacer lepenismo”.

Un debate invisible y un regalo permanente para el angladismo

Desde entonces el debate se ha planteado de manera intermitente en los medios de comunicación y entre la clase política, que siempre ha hecho gala de desorientación en la mayor parte de casos y oportunismo en otros, poniendo el tema encima de la mesa para apartarlo acto seguido. Ello es un modo como otro de brindar argumentos a la islamofobia, al dar a entender a la sociedad que es un tema de interés público sobre el que no existe aparente voluntad política de actuación. De este modo, solo los islamófobos parecen tener respuesta al problema y decir “verdades como puños” al denunciarlo como un elemento de “islamización” social.

Abundando en esta dirección, hace un mes, Francesc Homs, el portavoz del gobierno catalán -según recogió La Vanguardia (9/III/2011)-  afirmó que después de las elecciones elejecutivo podría impulsar una normativa sobre el velo integral que fuera un “marco de referencia” y diera “cierta cobertura” a los ayuntamientos. Justificó esta legislación arguyendo que tal indumentaria en Cataluña no tenía sentido “por razones de seguridad y de dignidad de la mujer” y no podía” formar parte ni de la normalidad ni de la excepcionalidad de Cataluña”.  Manifestó así que la determinación del gobierno era “que con burka no se puede ir” y concluyó diciendo que no se legislaría hasta después de los comicios municipales. En suma, el gobierno catalán puso el tema en la agenda política con unas elecciones locales en el horizonte y acto seguido dijo que no era prioritario.

Ahora ha sido un diputado popular, Rafael López, quien ha propuesto en el parlamento autonómico instar al gobierno a prohibir el velo integral. Según informa ABC, “la comisión de bienestar, familia e inmigración del Parlament ha rechazado la propuesta de resolución del PPC que proponía la prohibición del burka en todos los espacios públicos de Cataluña con los votos en contra de CiU, PSC, ERC e ICV-EUiA. Ésta ha contado con el único apoyo de su promotor, el PPC, y la abstención de Ciutadans, excepto en un punto votado por separado en el que “se instaba al Govern a ‘potenciar el diálogo con los sectores más abiertos y liberales de la comunidad musulmana'”.

El velo integral es el gran símbolo de la opresión del Islam para los islamófobos.

El diputado promotor, López, ha denunciado que “pesa más ir todos contra el PP que el sentido común”, añadiendo que “hay una gran mayoría de catalanes que está de acuerdo en la regulación del uso del burka”. Para López y el PP “este es un tema que no se pacta, no se consensúan las libertades y la dignidad de la mujer”. “No podemos renunciar a los valores que nos definen como sociedad. No podemos dar pasos atrás en derechos y libertades que hemos conseguido durante muchos años entre todos “, ha añadido. Finalmente, ha señalado que no estamos ante “una cuestión de religión sino cultural”. “El burka es una jaula para quien lleva esta indumentaria”, ha expuesto.

No hay debate cultural posible

Desde nuestra perspectiva, suscribimos el enfoque de la cuestión que nos formuló el catedrático Enric Ucelay da Cal. Éste era simple: plantear el debate sobre la prohibición del velo integral en términos de problema identitario carece de sentido, pues es -simple y llanamente- una cuestión de orden público y  nadie debe poder circular por la vía pública o en espacios públicos de modo que no pueda ser identificado. Consideramos que este criterio debe aplicarse a todo el mundo por igual, al margen de su sexo y creencias. No debe haber encapuchados o encapuchadas en ninguna parte. ¿Alguien -por ejemplo- se imagina pandillas de jóvenes con pasamontañas en las bibliotecas?

Llevar el debate al plano religioso e identitario solo servirá para llevar agua al molino de la demagogia islamófoba -pues será percibido como un signo de una pretendida “invasión islámica”- que tendrá su réplica en el “antifascismo” dogmático que denunciará que deben ser las mujeres quienes libremente decidan las prendas que quieren llevar.

Todo ello solo puede aumentar el ruido y la confusión sobre una controversia mal planteada en su origen, torpemente enfocada por los partidos y de legislación incierta a estas alturas.

Nuestra conclusión es clara: que se prohiba el uso del velo integral -y cde ualquier otra prenda que impida identificar a alguien- por razones obvias de orden público, buscando el mayor consenso político posible.

Unete a nosotros

Group:
marroquies de madrid
Posts:
6687
Location:
españa
Status:
ANONIMO
La Generalitat prohibirá el uso del burka en público
El Govern prevé regular su utilización después de las elecciones municipales
Barcelona La Generalitat, finalmente, acabará regulando el uso del burka en Catalunya, y lo hará en el sentido de prohibirlo en espacios públicos, que es la posición que defiende CiU. “Es muy probable que acabemos haciendo una acción normativa concreta”, anunció ayer Francesc Homs después de la reunión del Govern, que podría traducirse en un “marco de referencia” que diera “cierta cobertura” y sirviera de “paraguas” a los ayuntamientos, que hasta ahora en muchos casos no han sabido exactamente a qué atenerse.“Por razones de seguridad y de dignidad de la mujer su uso no tiene sentido, es una indumentaria que no puede formar parte ni de la normalidad ni de la excepcionalidad de Catalunya”, argumentó el portavoz del Govern para justificar porqué se acabará produciendo una regulación legislativa de una materia sumamente polémica. “La determinación de este Govern es que con burka no se puede ir”, subrayó para que quedaran claras las intenciones del gabinete de Artur Mas. La voluntad, de todos modos, no es legislar en el medio del pim pam pum electoral en que se encuentra inmersa en estos momentos la actividad política con motivo de las elecciones municipales del próximo 22 de mayo, y por esta razón la regulación no se acometerá hasta después de la cita con las urnas. Una regulación que el Govern quiere abordar desde la base del consenso tanto con las fuerzas políticas de la oposición como con los ayuntamientos, que son los que sufren directamente la controversia.

Los comentarios están cerrados.