ENTREVISTA A CARLES CASTRO: “EN LAS PRÓXIMAS ELECCIONES ES PROBABLE UN RETROCESO DE LA IZQUIERDA Y UN AVANCE DE LAS DISTINTAS MARCAS DEL CENTRO A LA DERECHA”

¿QUÉ PUEDE OCURRIR EL 22 DE MAYO EN CATALUÑA?  Carles Castro (Barcelona, 1955) aporta elementos de respuesta en su sugerente ensayo Retrato electoral de Catalunya. Claves para comprender tres décadas de elecciones catalanas (1980-2010) (Editorial epísteme, Barcelona, 2011). Este doctor en Ciencias de la Información, redactor de  La Vanguardia y profesor de periodismo en la Universidad Pompeu Fabra, había acreditado ya su talento como analista político en su excelente Relato electoral de España (1977-2007) (2008).

Ahora su nueva obra traza una sintética panorámica de la evolución de los resultados de las urnas en Cataluña a lo largo de los sucesivos comicios que han tenido lugar desde 1977 hasta el 2010, mostrando los cambios que ha manifestado el electorado. Así, entre otros muchos elementos de reflexión, ofrece claves para comprender el triunfo y consolidación del “pujolismo”, de la irrupción del independentismo o de la alternancia electoral que tuvo lugar en el 2003 y del retorno de CiU a la Generalitat en las últimas elecciones, por lo que es de lectura obligada para quien quiera conocer los entresijos de 30 años de comicios. Por todo ello le agradecemos que haya aceptado esta entrevista sobre su libro y las tendencias políticas que en él advierte.

¿Por qué la alternancia política ha tardado 23 años en producirse en Cataluña?

La respuesta reside en varios factores. El primero, una base electoral de CiU –el denominado centro catalanista- con una cohesión y una capacidad de movilización superiores a las de los restantes grupos que componen el electorado catalán. Es decir, con más ansias de ganar que los demás votantes y con un enorme vértigo emocional ante el hecho de que Catalunya pueda ser gobernada por un “partido español”. De hecho, el mayor desgaste de CiU se produjo a raíz de su pacto con el Partido Popular.

A ello hay que añadir una actitud de apoyo pasivo a CiU por parte de muchos electores de otras filiaciones ideológicas o identitarias, que consideran a la federación nacionalista el partido idóneo en la dialéctica centro-periferia. Finalmente, la resistencia de CiU no puede explicarse sin el liderazgo de Jordi Pujol y su capacidad de sintonizar con el electorado o de redibujar el mapa electoral.  

Portada del llibre

Retrato electoral de Catalunya traza un gran fresco de la evolución del electorado catalán desde 1977 hasta hoy.


Apunta que existe una tendencia a que tiendan a homogeneizarse la forma de votar en comicios locales, autonómicos y estatales. ¿Por qué?

Adivinar el futuro es un ejercicio imposible. A corto plazo, la relativa homogeneización electoral en los distintos comicios se explicaría por la tremenda fatiga del socialismo catalán, en paralelo a la recuperación de CiU tras su cura de oposición. Sin embargo, la crisis económica, que tanto ha contribuido a desgastar al centroizquierda de ámbito estatal, también puede acabar pasando factura a los nacionalistas, al incumplir las expectativas que levantaron en la oposición. Sin olvidar que cada elección plantea dilemas distintos y por tanto favorece a unos partidos más que a otros.

En cualquier caso, las próximas municipales deberían seguir reflejando el desgaste del centroizquierda, muy especialmente en los ámbitos urbanos, lo que al mismo tiempo debería ensanchar las posibilidades de los demás partidos, aunque luego cada municipio registre dinámicas particulares

El PSC y ERC experimentarían un retroceso en las próximas elecciones.

¿Cuáles son las opciones que ahora experimentan una tendencia a la baja?

Como ya he indicado, muy claramente el PSC, pero también Esquerra, que no ha podido o no ha sabido explicar a un electorado muy emocional los logros tangibles, también en el autogobierno, de su alianza con un “partido español” como el PSC. En cuanto a Iniciativa, es posible que también pierda fuerza, aunque en menor medida que los otros dos socios del tripartito.

En el caso del PSC, además de los factores “inexorables” –como ser un partido de gobierno durante una crisis sin precedentes y tener un electorado muy reacio a darle su apoyo en las autonómicas-, hay que añadir un déficit de liderazgo mediático, sin el que resulta imposible sobrevivir en el mundo actual. Ahora bien, insisto en que las cosas van mucho más deprisa que antes y los ciclos de desgaste y reemplazo se cumplen a una velocidad endiablada. Las municipales lo reflejarán con claridad.

Las CUP podrían crecer a costa de la izquierda radical que anidaba en Iniciativa y del independentismo huérfano.

¿Y las que tienden a consolidarse y crecer?

Me parece bastante lógico que CiU se beneficie en las municipales de la inercia de su victoria en las autonómicas (aunque no en la misma magnitud) y el PP de la hipermovilización de sus seguidores, ya que capitaliza la oposición a las antipáticas medidas de Zapatero y a su deficiente relato. Y me parece también bastante inevitable un auge local, aunque no homogéneo, de la ultraderecha populista de la Plataforma per Catalunya.

Por el otro extremo, las CUP también podrían crecer, tanto a costa de la izquierda radical que anidaba en Iniciativa, como del independentismo huérfano, ya que el voto de ese signo ha crecido pero, al mismo tiempo, no encuentra opciones satisfactorias. Finalmente, Ciutadans puede mejorar con relación al 2007, pero estas elecciones no son su terreno natural.

La PxC también  progresaría en estas elecciones.

¿Cómo considera que se manifestarán estas realidades en las próximas elecciones locales?

El desenlace más significativo puede ser el relevo del PSC en Barcelona y Tarragona, aun cuando hay que ver cómo evoluciona el electorado a medida que la cita electoral sea una realidad ineludible y los votantes deban razonar su voto… o su no voto.

En el caso de Barcelona hablamos de un proyecto de transformación de la ciudad que aunque sufra un cierto desgaste, presenta muchas más luces que sombras y va indisolublemente ligado a la gestión del socialismo catalán. En cuanto a Tarragona el dilema se ciñe a quién sume mayoría: la izquierda o el centro derecha. Está claro también que en localidades con gran concentración de inmigrantes se producirá un alza del PP y / o de la Plataforma, y en algún caso también de CiU, cuyo electorado es especialmente sensible a estas realidades. La federación se beneficiará también del control del gobierno autonómico, lo que alienta la aproximación de muchos independientes y la presentación de más listas en los pequeños municipios.

En resumen, el corolario lógico de las próximas municipales parece pasar por un retroceso de la izquierda y un avance de las distintas marcas del centro a la derecha.

[Esta entrevista, como todos los contenidos del blog, puede reproducirse siempre que se cite su procedencia]

Los comentarios están cerrados.