EL POPULISMO QUE VIENE (73): LOS AUTÉNTICOS FINLANDESES NO SON “AUTÉNTICOS”, SINO “DE A PIE”

Cartel de Perussuomalaiset.

EL PASADO 21 DE ABRIL el traductor Iván Vega Mendoza publicó un breve artículo en El País informando que el partido  “Finlandeses Auténticos”, Perussuomalaiset en finés, no eran “Auténticos”, sino “de a pie” o “de base”. Este error se debía a que se había popularizado una traducción espuria y no fiel. Recogemos la apostilla, pese a haber dedicado ya una entrada a este partido en este blog, porque consideramos que el nombre no es un tema menor al caracterizar al nuevo populismo.

Lo decimos porque el calificativo “auténtico” nos desvía del verdadero elector o votante al que se dirige la formación: éste deja de ser un ciudadano con pretensiones de pureza étnica (cultural o en cualquier otro sentido) para remitir a cualquier finlandés (entendemos que coloquialmente ser dirigiría a los “finlandeses corrientes”). Ello sintoniza mucho mejor con los populismos emergentes: estos se alejan de veleidades racistas para buscar un amplio voto de descontento, ideológicamente transversal.

Como puede apreciarse, estamos ante uno de los casos en los que se cumple la máxima italiana “traduttore, traditore” [traductor, traidor]. A continuación reproducimos el artículo de Vega.

***

“Auténticos Finlandeses”

Ahora que Finlandia es noticia internacional por razones que no tienen que ver con su excelente sistema educativo, resulta sorprendente el nombre que se le ha dado al partido revelación de las elecciones: los Auténticos Finlandeses. Lo cierto es que su nombre original, Perussuomalaiset, no hace referencia a autenticidad ninguna, ni hace distingos entre finlandeses “auténticos” y espurios, como pudiera parecer. Una traducción mucho más precisa sería “finlandeses de base” o incluso “finlandeses de a pie”, nombre que ilustra fielmente la retórica con la que el partido ha conseguido atraer a los descontentos con una clase política que perciben como ajena y distante.

Sin entrar a valorar sus postulados, es obvio que no evoca lo mismo el partido de los “auténticos finlandeses” que el partido de los “finlandeses de a pie”, pero lamentablemente es la traducción espuria, esta sí, la que se ha impuesto en la prensa internacional.

[clicar aquí para ver el original]

Los comentarios están cerrados.