EL POPULISMO QUE VIENE (87): EL PARTIDO ANTI-POWER POINT

EL PARTIDO ANTI-POWER POINT es una nueva encarnación de la política de la antipolítica, pues su ideario se reduce a acabar literalmente con las presentaciones con esta aplicación informática. Es decir, su eventual voto no será más que un voto de protesta.

Según recoge Público, sus promotores desean acabar con las presentaciones en Power Point proponiendo un referéndum con tal fin y -además- pretenden ser la cuarta fuerza política helvética y quieren extenderse al resto de Europa.

De este modo, el  Anti-PowerPoint Party [APPP, Partido Anti-PowerPoint] expone en su web que el uso de presentaciones con diapositivas que siguen esta técnica genera pérdidas a Suiza por valor de 1.780 millones de euros. Sus cálculos a nivel europeo elevan esta cifra hasta 110.000 millones de euros. Para realizar tales estimaciones, sus autores se basan en el número de empleados públicos y privados que visualizan presentaciones semanalmente y considera que el 85% de estos no obtiene beneficio alguno y pierde el tiempo.

Anti Powerpoint Party

La APPP se autopercibe como “la defensora de aproximadamente 250 millones de personas en todo el mundo, que, cada mes, están obligados a estar presentes durante las presentaciones aburridas en las empresas, universidades, o en otras instituciones y que, hasta ahora, no tenía ninguna representación en la política”.

Su estrategia es obtener la máxima visibilidad mediática  mediante “un partido político internacional” y Suiza ha sido escogida como sede “porque atrae mejor a los medios”. Ha llegado la hora de la frivolización máxima de la política.

Los comentarios están cerrados.