EL POPULISMO QUE VIENE (99): LA ISLAMOFOBIA O COMO UNIR A LA ULTRADERECHA Y LA EXTREMA IZQUIERDA CON ISRAEL

Portada de The Economist dedicada a Eurabia.

EL GRUESO DE LA DERECHA POPULISTA Y SECTORES DE ULTRAIZQUIERDA alemanes del resto de Europa estrechan apoyos con Israel a partir de la islamofobia, expone con detalle un reportaje de la agencia estatal de noticias germana Deutsche Welle.

El texto (e imágenes) que reproducimos íntegramente a continuación, obra de Bettina Marx y Cristina Papaleo (editado por José Ospina Valencia) y publicado el pasado día 27/VII/2011), ofrece información al respecto del ámbito germano y europeo.

En él se detalla los lazos con Israel de valedores de la Plataforma per Catalunya [PxC], el FPÖ y el  empresario germano-sueco Patrick Brinkmann (que ha sido señalado como eventual financiero de la PxC, aunque según nos manifestó su líder Josep Anglada, nunca hizo aportación alguna al partido).

En cualquier caso, el artículo pone de relieve un juego de alianzas geopolítico: frente a la supuesta creación de “Eurabia” (la integración de Europa en el norte de África y Oriente medio formando una nueva entidad geopolítica), se apuesta por estrechar relaciones entre Europa e Israel, algo ya notorio a nivel internacional.

Hoy, pues, buena parte de la derecha populista parlamentaria es prosionista.

***

Crece escena islamófoba en Alemania y Europa

Los atentados en Noruega son un llamado de atención hacia la escena antiislamista europea, que también crece en Alemania. Muchos de sus representantes tienen estrechas relaciones con Israel.

AL PERIODISTA ALEMÁN HENRYK BRODER le gusta provocar, y parece no molestarle en absoluto que el terrorista noruego Anders Behring Breivik, responsable confeso de los atentados de Oslo y Utoya, haga referencia a él en su crudo concepto islamófobo del mundo. El nombre de Broders aparece, entre muchos otros, en el manifiesto de 1.500 páginas que el presunto asesino difundió en Internet.

Henryk M. Broder, periodista y autor de textos islamófobos.

Henryk M. Broder, periodista y autor de textos islamófobos.

Breivik cita a Broder en referencia a las advertencias de éste acerca de la conquista musulmana de Europa y del cambio de la sociedad europea causado por la influencia del islamismo. En una toma de posición ante la edición online del matutino alemán Tagesspiegel, de Berlín, Broder ratificó que volvería a escribir lo mismo, y posteó, poco después, las citas que tomó Breivik en su propia página web.

Al mismo tiempo, Broder rechazó, en un artículo publicado por el periódico alemán Die Welt, las acusaciones acerca de que sus textos podrían haber inspirado a Anders Behring Breivik. Según Broder, Breivik sólo intentó justificar sus crímenes “racionalmente”. “Y eso no lo aprendió ni de mí ni de Thilo Sarrazin, sino de Mohammed Atta y de Osama Bin Laden”, dijo Broder.

Islamofobia en Internet

Henryk Broder es uno de los representantes más prominentes de la escena islamófoba de Alemania. En diversos blogs y webs, en eventos y manifestaciones, así como en medios de gran alcance, como la televisión y los periódicos, los enemigos del islamismo difunden sus tesis con una agresividad cada vez mayor. Critican a los inmigrantes musulmanes y alertan sobre una alienación de la cultura alemana.

Sobre todo en la escena de ultraderecha, el odio hacia el Islam se ha convertido en el factor determinante que unifica a las diferentes corrientes. Pero la xenofobia y la islamofobia no sólo están presentes en las filas de la extrema derecha. También forma parte del espectro de la izquierda, por ejemplo, entre los llamados “anti alemanes”, provenientes de agrupaciones antifascistas de los años 80. Su islamofobia proviene de su simpatía incondicional por Israel, fundada en la historia de Alemania. Y de esa solidaridad con Israel proviene el rechazo hacia los palestinos y el islamismo.

La derecha y la izquierda, unidas contra los musulmanes

Geert Wilders, populista de derecha holandés.Geert Wilders, populista de derecha holandés.

De hecho, el entusiasmo por Israel une a los enemigos del islamismo de izquierda y de derecha, que ven en Israel un puente hacia Occidente en el Cercano Oriente, y un bastión contra el Islam. Y tachan a la crítica a la clase política de Jerusalén de antisemitismo. Las exigencias legítimas de los palestinos no tienen validez para ellos, y los califican a todos de terroristas.

El eje de los islamófobos simpatizantes de Israel se extiende desde los cristianos fundamentalistas en EE. UU., representados políticamente por el Tea Party, pasando por la izquierda antialemana, hasta los partidos neofascistas en Italia y el Este de Europa. El Gobierno de Jerusalén aplaude tal apoyo. Y al populista de derecha holandés Geert Wilders, a Hans-Christian Strache, el presidente del Partido de la Libertad en Austria, al predicador estadounidense Glenn Beck y al ex neofascista italiano Gianfranco Fini se los recibe con los brazos abiertos en Israel.

En diciembre de 2011, un grupo de políticos europeos de ultraderecha viajó a Israel, invitado por un ex diputado del partido gobernante israelí, Yisrael Beiteinu. Allí todos ellos firmaron una declaración en la que dicen que la humanidad ve actualmente “una nueva amenaza mundial: el fundamentalismo islamista”, al que hay que enfrentar conjuntamente.

El vice ministro israelí, Ayoub Kara, miembro del Likud del primer ministro Netanyahu, se reunió hace algunas semanas en Berlín con el empresario germano-sueco Patrick Brinkmann, miembro activo de la organización populista de derecha Pro Deutschland, de la que incluso fue presidente durante un corto período. Brinkmann, de 44 años, impulsa la creación de un amplio movimiento de extrema derecha crítico del islamismo y carente de antisemitismo, y pretende aliarse con la derecha de Israel.

Uri Avnery: “Oponer resistencia desde el comienzo”

Uri Avnery, pacifista israelí.Uri Avnery, pacifista israelí.

El pacifista israelí Uri Avnery siente escalofríos al pensar que gente como Brinkmann forma parte de las nuevas amistades de su país, y que el mismo terrorista que masacró a casi 80 personas en Noruega también se declara amigo de Israel.

Uri Avnery apela a que Alemania y Europa se distancien clara y fehacientemente del odio antiislamista. “Aconsejo a Alemania y a Europa no transitar por ese camino”, dijo Avnery en entrevista con Deutsche Welle.

“Estos nuevos partidos nazis, no importa cómo se llamen ni detrás de qué argumentos se oculten, están en todas partes, en toda Europa, en Francia, en Italia, en Holanda, y son un inmenso peligro para Europa”, subrayó el activista. Según él, los partidos europeos de derecha han remplazado el antisemitismo por la islamofobia, y, si se los deja hacer, se corre peligro de que se produzca un desarrollo como el que se dio bajo la República de Weimar en Alemania. “Es un proceso que hay que sofocar desde el mismo comienzo”, advirtió Avnery.

Los comentarios están cerrados.