HISTORIA DEL “OTRO” DURRUTI: MARCIANO PEDRO DURRUTI, UN FALANGISTA RADICAL

Carnet falangista de Pedro Marciano Durruti, hermano del dirigente libertario Buenaventura.

ES HARTO CONOCIDA LA HISTORIA DEL LÍDER ANARQUISTA BUENAVENTURA DURRUTI, pero lo es  mucho menos la de su hermano Marciano Pedro, que se sumó a la Falange y acabó fusilado durante la guerra.  Cuando se cumple un siglo de su nacimiento -vino al mundo en 1911- hemos considerado interesante rescatar su figura. Para ello es indispensable la obra del escritor José A. Martínez Reñones sobre esta familia leonesa: Los Durruti. Apuntes sobre una familia de vanguardia (Ediciones del Lobo Sapiens, León, 2009).

¿Es una mera anécdota la militancia antagónica de ambos hermanos? Quizá no lo fue en la medida que reflejó la ambivalencia falangista hacia el universo libertario español. Ya la bandera joseantoniana reflejó el afán de captar el ámbito obrero anarquista aglutinado por un sindicato no marxista y que pese a su carácter internacionalista llevaba la palabra “Nacional” en su rótulo: la Confederación Nacional del Trabajo [CNT]. De esta forma, la organización sindical y los fascistas españoles compartieron enseñas de colores rojinegros.

La Falange extrajo del cenetismo los colores de su bandera.

Marciano Durruti, fusilado por los militares

Marciano fue el séptimo hermano de Buenaventura (éste le llevaba 15 años) y abandonó las filas de la CNT en 1937 y se convirtió en un acérrimo falangista.  Se ha especulado al respecto que su giro ideológico pudo estar marcado por miembros de la falange leonesa que le indujeron a ello con el fin de tender un puente entre su hermano  Buenaventura y José Antonio.

Cierto o no este extremo, Marciano intentó mediar sin éxito ante Buenaventura para que éste accediera a entrevistarse con José Antonio. Al enterarse del propósito de su hermano, Durruti estuvo a punto de estrangularle. Asimismo, Marciano intervino para explorar un acuerdo con otro dirigente obrero leonés, Ángel Pestaña, cuando éste impulsaba en Barcelona el Partido Sindicalista.

Buenaventura Durruti estuvo a punto de estrangular a su hermano Marciano cuando éste intentó que se entrevistase con José Antonio.

Decretada en abril de 1937 la unificación de falangistas y carlistas, Marciano la criticó con dureza y no se recató en manifestar su pensamiento en voz alta. De este modo, manifestó la necesidad de subordinar el Ejército a la Falange, reclamó que se sumaran a ésta los izquierdistas o se pronunció por disolver la Guardia Civil. Tal actitud le valió un consejo de guerra que acabó con su fusilamiento en agosto del mismo 1937.

El mito de un socialismo nacional

La historia de Marciano Durruti refleja el sueño falangista fracasado de crear un “socialismo nacional” e incorporar a los obreros a su proyecto ultranacionalista. Quizá el hermano del líder anarquista fue el caso más vistoso de ella, pero no el único.

Aproximación a la familia Durruti de José A. Martínez Reñones.

En este aspecto cabe recordar, por ejemplo, que el  líder falangista Luys Santa Marina (en realidad, Luis Narciso Gregorio Gutiérrez Santa Marina, 1898-1980) reflejó otro tanto y declaró en favor del líder cenetista Joan Peiró durante su consejo de guerra en 1942.

La peripecia de Marciano Durruti, pues, plasmó los vanos intentos de quienes trataron de unir vanamente anarquismo y fascismo.

Los comentarios están cerrados.