ALEMANIA CONMOCIONADA POR EL DESCUBRIMIENTO DE UNA RED CRIMINAL NEONAZI

Tras el descubrimiento del grupo terrorista se debate la ilegalización del ultraderechista NPD.

EL DESCUBRIMIENTO DE LA RED CRIMINAL NEONAZI  Nationalsozialistischer Untergrund [NSU] (Clandestinidad Nacionalsocialista) que durante más de una década asesinó ciudadanos turcos con impunidad, la opinión pública ha quedado conmocionada. A la vez, se ha generado una amplia polémica en dos direcciones.

Por una parte, en torno a la eficacia de los cuerpos de seguridad por su papel aún confuso en este asunto. Por otra, por la posible ilegalización del NPD [Nationaldemokratische Partei Deutschland / Partido Nacionaldemócrata de Alemania].

A continuación reproducimos la última crónica al respecto de la agencia estatal de noticias Deutsche Welle de Enrique López editada por José Ospina-Valencia el 15/XI/2011)  (clicar aquí para ver el original).

****

Alemania busca respuesta efectiva a los crímenes neonazis

La canciller Angela Merkel propuso declarar prohibido al partido de extrema derecha en Alemania. Pero no todos están convencidos de que ello sea la solución adecuada ante los crímenes de neonazis.

El descubrimiento de la banda terrorista “Célula [Clandestinidad] Nacionalsocialista”, que durante más de una década perpetró atentados y otros crímenes motivados por el racismo y la xenofobia, por el momento continúa generando más preguntas que respuestas para las autoridades alemanas.La Unión Cristianodemócrata de la canciller Angela Merkel aprobó por unanimidad una moción para revisar las posibilidades de que el NPD, partido de extrema derecha, sea declarado ilegal. Pero un intento similar fracasó en 2003, cuando el Tribunal Constitucional desechó la petición correspondiente, debido a la presencia de agentes infiltrados y pagados por el Estado alemán en las filas de organizaciones neonazis.

El papel de los informantes

Los máximos encargados de la seguridad nacional en Alemania se muestran renuentes, aún hoy, a retirar a sus informantes. Sin la labor de éstos, “durante años hubiéramos carecido de información sobre las estructuras del partido de extrema derecha y de su entorno. Y eso hubiera significado un gran peligro”, dijo el ministro alemán del Interior, Hans-Peter Friedrich, a emisoras de Baviera.

Pero muchos alemanes opinan que estos agentes no hicieron bien su trabajo o que, peor aún, se preocuparon más por proteger a los criminales neonazis. En su edición de hoy, el Frankfurter Allgemeine Zeitung afirma que uno de dichos agentes estuvo cerca del lugar de los hechos en seis de los nueve asesinatos. La fiscalía federal declinó hacer comentarios al respecto, reportan agencias noticiosas este martes (15.11.2011).

Portada de Der Spiegel dedicada al grupo terrorista.

“Fracaso” del Gobierno alemán

Como quiera que sea, las autoridades hablan con cautela sobre la posibilidad de pedir ante la corte la prohibición del NPD. Volker Kauder, líder de la bancada cristianodemócrata de la CDU en el Bundestag, reconoció que la sola prohibición del NPD “quizá no nos conduzca a la meta” que, según él, consiste en “desecar el pantano del neonazismo”.

Del otro lado del espectro político, La Izquierda reclamó que el Estado alemán “reconozca su fracaso” en cuanto a la política contra el extremismo de derecha.

El ministro alemán del Interior, Hans-Peter Friedrich, consideró que “la mejor respuesta al neonazismo consiste en acercar la democracia a las personas”.

La red neonazi

Mientras este debate continúa, surgen a cuentagotas nuevos detalles sobre las actividades de la banda criminal “Clandestinidad Nacionalsocialista”. Se sospecha que no sólo los dos hombres muertos luego de asaltar un banco en Eisenach, más una mujer que se entregó a la policía, están involucrados en actividades de grupos neonazis. La emisora pública alemana ARD presenta este martes un reportaje según el cual otro sujeto facilitó alojamiento en dos ocasiones a los homicidas.

En cuanto a la mujer, se cree que hizo arder el edificio donde vivía junto con sus cómplices en Zwickau (al este de Alemania) con la finalidad de destruir posibles evidencias en contra de los tres.

Diversas organizaciones civiles, entre ellas el Consejo Central de los Musulmanes en Alemania y el Centro Simón Wiesenthal, manifestaron su indignación por las actividades de la banda neonazi.

Kenan Kolat, presidente de la Asociación de Comunidades Turcas en Alemania, demandó que estos hechos sean investigados “hasta el mínimo detalle”, y que las conclusiones sean dadas a conocer “ampliamente, y no a puertas cerradas”.

Los comentarios están cerrados.