EL POPULISMO QUE VIENE (120): PAISAJE POLÍTICO DESPUÉS DE LA BATALLA ELECTORAL DEL 20-N (I)

Josep Anglada, en un mitin de la PxC (foto de Noticias.com).

LOS RESULTADOS ELECTORALES DE LA PLATAFORMA PER CATALUNYA [PxC] en las elecciones legislativas del 20 de noviembre del 2011 han sido sensiblemente menores de los que había obtenido en los comicios locales y autonómicos del 2010 -como muestra la tabla adjunta- y abren un interrogante sobre cómo deben ser interpretados: ¿Estamos ante una inflexión coyuntural motivada por el voto útil o un inicio de declive tras un ciclo electoral alcista? ¿Significa ello que estos resultados no suponen grandes cambios en el panorama de la derecha populista española? En esta entrada ofrecemos nuestra reflexión sobre la primera pregunta y en la siguiente sobre la segunda.

1. ¿ESTAMOS ANTE UNA INFLEXIÓN COYUNTURAL O EL INICIO DE UN DECLIVE DE LA PxC?

Evolución del voto a PxC (2003-2011)

Any

Elecciones

Votos

(%)

Ediles

2003

Locales

3.309

0,4

4

2003

Autonómicas

4.892

0,1

2007

Locales

12.447

0,4

17

2010

Autonómicas

75.134

2,4

2011

Locales

65.905

2,3

67

2011

Legislativas

59.781

1,7

Es difícil interpretar el descenso de apoyos en las urnas de la PxC a falta de de datos demoscópicos, pero la elevada cifra de participación indica una movilización del electorado catalán muy superior a la de las anteriores convocatorias a las urnas: si la abstención fue del 41.2% en las autonómicas y del 44.9% en las locales, descendió al 33.1% en esta ocasión.

Por tanto, la apatía imperante y el voto a opciones de protesta de los comicios precedentes ahora ha sido menor y lo han canalizado especialmente la PxC y Escons en Blanc [Escaños en Blanco, Eb], esta última formación con un apreciable 1.4% (50.854 votos).

Es decir, se ha impuesto el voto útil en una campaña en la que el tema central ha sido la economía asociada al cambio político (apoyar o no al PP ante el PSOE por una parte y acabar o no con la hegemonía socialista en Cataluña por otra) y no la inmigración.

El descenso de apoyos también se observa en el partido España 2000 [Esp2000] en la Comunidad Valenciana, donde también ha experimentado una caída de sufragios en relación a los comicios autonómicos, como muestra la tabla.

Evolución del voto a España 2000 en la Comunidad Valenciana (2000-2011)

Año

Elecciones

Votos

(%)

Ediles

2003

Locales

998

0,0

2003

Autonómicas

2.650

0,1

2004

Legislativas

2.721

0,1

2007

Locales

3.792

0,2

2

2007

Autonómicas

5.934

0,1

2008

Legislativas

3.875

0,1

2011

Locales

8.066

0,3

4

2011

Autonómicas

12.191

0,5

2011

Legislativas

9.256

0,3

No obstante, en el caso del “angladismo”, dado el crecimiento previo, la fidelización del voto demuestra ser muy limitada. La PxC no ha superado el 1% de los votos en Lleida, Girona y Tarragona y solo alcanza el 2% en Barcelona. Es significativo de ello que en el bastión de Anglada, Vic, su apoyo cae hasta el 2.6%, muy lejano del casi 20% obtenido en los municipales.

Acto de España 2000 en Valencia, con su dirigente José Luis Roberto en primer plano (foto de Público). 

A falta de más información (barómetros y encuestas), pues, solo existe una conclusión clara: la PxC ha conseguido dar un salto estimable del ámbito local al autonómico, pero está por ahora lejos de ser una alternativa de voto útil en comicios estatales. Si está en un aparente declive, solo podremos saberlo en el próximo ciclo electoral.

¿Qué imagen pública ha proyectado la PxC entre mayo y noviembre?

Otra cosa muy distinta es el impacto que puede haber tenido la campaña de la PxC, que ha quedado posiblemente limitada al tener que competir con la imagen negativa que ha ofrecido el partido por diversas razones:

* Sus líos judiciales diversos: por la difusión de un panfleto falaz y xenófobo sobre la comunidad musulmana  con fines electorales, proceso que se ha resuelto con la inocencia de Anglada y la condena de uno de sus ediles (1); por la mala imagen que su líder ha ofrecido a partir de un conflicto doméstico (una denuncia presentada por su hijo por una agresión y luego retirada: 2 y 3); por las denuncias cruzadas con un independentista por parte del secretario de la formación, Robert Hernando, debido a un rifirrafe en una discoteca  (4); por la denuncia presentada por la PxC contra La Vanguardia por calificar de “xenófoba” a la formación y amenazar con hacer lo mismo con otros medios (5), algo que casa mal con pedir libertad de expresión desde el ámbito plataformista cuando se le pretende imputar delitos de opinión o considera que se le coarta su derecho a expresar sus ideas  (5bis) y que puede tener consecuencias negativas para el partido si fracasa en este empeño.

* El culebrón protagonizado por ediles de su partido en Salt (6, 7 y 8).

* La vinculación de un miembro de la candidatura del partido en Cornellà con el neonazismo (9) o la visita de otro de la de L’Hospitalet en la página de facebook del asesino de Oslo y homenajear a las SS en su página de facebook (10 y 11).

* La detención de un edil de Vic acusado por apropiación indebida tres días antes de las elecciones (12).

De todo ello, cabe deducir que la sobreexposición mediática no tiene porqué haberle dado buenos réditos a la PxC, como antaño, sino que puede haberla perjudicado.

Igualmente, cabe preguntarse si ante la grave crisis económica y la complejidad de los problemas que se dibujan, basta la figura de Anglada como único banderín de enganche del partido. Crecer en las urnas e institucionalizarse exige desarrollo organizativo y emergencia de cuadros y perfiles técnicos. Existan estos o no en la PxC, a efectos de imagen pública son imperceptibles. Veremos si  esta situación cambia.

Los comentarios están cerrados.