EL POPULISMO QUE VIENE (124): ANGLADA GOLEA EN VIC A LA IZQUIERDISTA CUP

Laia Jurado, edil de la CUP, en un pleno del consistorio de Vic (foto de osona.com).

SEGÚN INFORMA  el semanario catalán El Triangle (2/I/2012), Laia Jurado, edil de la Candidatura d’Unitat Popular [CUP] en el Ayuntamiento de Vic (donde este partido obtuvo casi el 11% de los sufragios y es la tercera fuerza), ha dimitido de su cargo a causa de discrepancias en torno a cómo abordar la oposición a la Plataforma per Catalunya [PxC] en este consistorio.

El 23 de diciembre envió una “Carta de despedida a los vigatanos y  vigatanas” en su blog, en la que anunciaba su dimisión del cargo que ocupaba desde el año 2007. En ella recalca que la dimisión como edil era “por causas personales”, pero según el citado semanario a nadie se le escapaba “que entre ella y la otra edil que actualmente tiene la CUP al consistorio, Georgina Rieradevall, no ha habido buena entente. Según parece, la chispa que ha acabado provocando la salida de Jurado del consistorio ha sido la decisión, tomada por Rieradevall con el apoyo de la mayoría de la asamblea permanente de la CUP en Vic, de ausentarse del plenario cada vez que se sometiera a votación una moción presentada por Plataforma por Cataluña […]. Por el que se ve, la edil dimisionaria no era nada partidaria de esta postura y defendía mantenerse en el pleno para mostrar su rechazo a Anglada y los suyos”.

Debe destacarse que el digital osona.com (22/XII/2011) ya explicitó esta tensión entre Jurado y Rieradevall y señaló que la decisión de abandonar los plenos cada vez que se presentaba una moción de la PxC (por considerar que ésta no era un partido “democrático”)  hacía que Jurado se planteara la posibilidad de dimitir.

Por su parte, Anglada -sigue El Triangle–  “ha tardado poco en sacar pecho en Twitter, atribuyéndose el mérito de haber provocado una crisis a la formación independentista”.

Desde nuestro análisis, si la información que ha trascendido es veraz, consideramos que la posición para combatir a la PxC con eficacia era la sostenida por la edil dimisionaria por dos razones:

1. Porque con su ausencia de los plenos la CUP permite que el discurso de la PxC pierda un contradictor o antagonista público.

2. Porque la ausencia de la CUP es totalmente estéril en términos de las metas que persigue (aislar a la PxC). Aunque será bien recibida por sus afines y votantes, posiblemente ayude a fortificar la adhesión de los de la PxC.

Entendemos que si se quiere combatir a la este último partido el objetivo primordial es recuperar a su electorado (que ronda el 20% del total) y estigmatizando a la formación difícilmente lo lograrán.

Desde ahora, que la CUP abandone los plenos no será noticia, mientras lo que diga Anglada quizá sí. Los ediles de la formación independentista negligen así que es en el debate plenario donde deben escenificarse las diferencias.

De este modo, a tenor de la información de que disponemos, consideramos que si se persigue marcar distancias políticas con la PxC, la decisión correcta  era la sostenida por Jurado: permanecer en el pleno y debatir. Al fin y al cabo, en democracia las ideas se combaten con ideas y la pedagogía -en el bastión de Anglada- es el recurso primordial para lograrlo.

El líder de la PxC, pues, tiene razones para estar satisfecho: uno de sus rivales se retirará de los plenos y, además, aparentemente se ha dividido por su causa.

Los comentarios están cerrados.