EL POPULISMO QUE VIENE (126): ¿POR QUÉ LA PLATAFORMA PER CATALUNYA HA SURGIDO EN VIC Y SE HA EXPANDIDO DESDE ALLÍ?

Josep Anglada con los integrantes de su candidatura al Ayuntamiento de Vic en abril del 2011. 

HEMOS PUBLICADO EN LA REVISTA CATALANA L’AVENÇ, nº 375  (enero 2012, pp. 26-33) un estudio sobre las razones que explicarían el surgimiento de la Plataforma per Catalunya [PxC] en Vic y su expansión desde esta ciudad de la Cataluña interior.

En esencia, este fenómeno político sería -según nuestra hipótesis- el resultado de la interactuación de cinco factores distintos, que aquí nos limitamos a apuntar (pues los desarrollamos ampliamente en el estudio citado):

1. El impacto de la inmigración, unida a un cambio profundo del paisaje político y social.

2. El hecho de que Vic constituye en la última década un laboratorio político de Cataluña y muy especialmente de la Cataluña central, algo que ya hemos comentado en este blog.

3. Los resultados en las urnas de la Cataluña interior y central avanzarían tendencias políticas que luego se expanden por el territorio.

4. La articulación de una nueva manifestación del fenómeno llamado “vigatanismo“, en alusión tanto a la capacidad de Vic para irradiar discursos ideológicos (muy superior a sus dimensiones), como al hecho de que la PxC reflejaría un nuevo discurso del ámbito de la derecha de la Cataluña interior.

5. El carácter circular que revisten la política catalana y española.

Una de nuestras conclusiones es que el carácter de la PxC de nueva manifestación de “vigatanismo” se habría plasmado claramente en dos rasgos: su catalanismo y su catolicismo.

A diferencia del de la ultraderecha española, Anglada ha emitido su discurso en catalán y ha rehuido los pronunciamientos nacionalistas españoles, mientras ha combinado de manera contradictoria manifestaciones regionalistas, autonomistas y autodeterministas. El otro elemento del “vigatanismo” presente en el “angladismo” es su catolicismo que, combinado con el rechazo al islamismo, le permite aglutinar votantes católicos y no católicos; defender las raíces cristianas catalanas ante el Islam y también los derechos civiles de las mujeres que supuestamente reprime esta religión.

Posiblemente, una extrema derecha surgida en un entorno metropolitano no habría hecho un uso relativamente “normalizado” del catalán, ni tampoco habría tenido reverberaciones católicas.

Los comentarios están cerrados.