EL POPULISMO QUE VIENE (139): ¿POR QUÉ LA PxC TIENDE A DESLIZARSE HACIA EL CATALANISMO?

Anglada en los estudios de Som ràdio.

VARIOS LECTORES DEL BLOG nos señalan en relación a nuestra entrada sobre la ultraderecha en los llamados Países Catalanes que consideran difícil un eventual acuerdo futuro entre la Plataforma per Catalunya [PxC] y España 2000 [Esp 2000] por la deriva catalanista de la primera y “blavera” de la segunda y no les falta razón.

La tendencia de “catalanización” de la PxC es cada vez más marcada, mientras Esp2000 ha asumido de manera vistosa el valencianismo “blavero” -caracterizado por su anticatalanismo-, lo que ciertamente hace difícil un futuro acuerdo entre ambas formaciones. Sin embargo, éste último no nos parece imposible en un marco estatal en el que no ha despuntado hasta ahora ninguna fuerza capaz de ser hegemónica o gozar de implantación en el conjunto del país.

No obstante, el objetivo de esta entrada no es especular sobre el futuro, sino exponer las razones que conducen a la PxC a experimentar una deriva catalanista creciente que podrían conducirla a asumir posiciones nacionalistas que en Cataluña se denominan de “soberanismo”.

De hecho, el líder del partido, Josep Anglada, ya ha clamado recientemente contra la prensa madrileña que -desde su óptica- es “catalanófoba” en estos términos: “Cataluña y los catalanes tenemos un problema endémico con determinada prensa madrileña, que hace de la catalanofobia, el insulto, la tergiversación y la manipulación elementos constantes de su discurso periodístico”, afirmó. Lamentó asimismo que “medios como el ABC, Intereconomía o El Mundo y su bochornosamente famoso director Pedro J. Ramírez, hayan convertido el insulto y las amenazas veladas hacia todo lo catalán en el hilo argumental de sus publicaciones”.Así lo recoge la web del partido.

Igualmente, la PxC ha protagonizado un rifirrafe virtual con Ciutadans [C’s], al que el secretario general de la formación que lidera Anglada, Robert Hernando, ha calificado como “un partido facha que odia a Catalunya”.

Cinco razones para comprender el confuso catalanismo de la PxC

¿Tales manifestaciones obedecen al tacticismo? Quizá, pues en el lío identitario que caracteriza a la PxC (el líder de ésta –como hemos analizado en este blog– se ha manifestado regionalista, autonomista y autodeterminista) hace que en sus manifestaciones tengan cabida pronunciamiestos muy diversos.

Sin embargo, más allá del coyunturalismo, cinco razones favorecen el deslizamiento lento pero sostenido de esta formación hacia posiciones cada vez más abiertamente catalanistas, aunque en sus filas cuente con ultranacionalistas españoles. De este modo, pese a que inicialmente ha intentado evitar posicionarse en el eje de sentimiento de pertinencia Cataluña-España haciéndolo en otro que contraponía -y contrapone- immigrantes y autóctonos, para ganar electorado finalmente el partido se ha desplazado hacia el eje identitario, situándose en un posicionamiento que podríamos calificar de “más catalán que español”.

Este giro progresivo obedecería a cinco dinámicas que interactuarían entre sí:

1. Su génesis en la Cataluña interior.

La PxC ha surgido en la Cataluña interior (como hemos examinado en un artículo publicado en L’Avenç este enero) y su discurso se ha conformado en catalán y exento de anticatalanismo, algo radicalmente nuevo en la ultraderecha desarrollada en cataluña durante el siglo XX. Ha sido precisamente esta “catalanidad” la que le ha permitido penetrar -en buena medida- en las instituciones y, por ello, ésta tenderá a acentuarse.

2. La dificultad para expandirse hacia el resto de España

La dificultad del partido para expandirse al resto del Estado tras intentarlo en dos ocasiones (con delegaciones en comunidades primero o concurriendo a las útlimas elecciones legislativas a nivel estatal después), ha hecho que su base territorial se circunscriba a Cataluña y -así las cosas- es lógico que busque mayor arraigo en esta zona. Tal especialización política comportará un mayor perfil catalanista.

No obstante, en el momento de redactar esta entrada, la PxC anuncia un nuevo intento de exportar el partido hacia el resto de España. Su éxito en esta tentativa será decisivo en acentuar o ralentizar su “catalanización”.

3. La rivalidad política del Partido Popular [PP]. A ello contribuirá especialmente el hecho de que el PP -que se ubica en el campo del españolismo- haya endurecido en Cataluña su discurso sobre la inmigración, siendo su exponente más vistoso el actual alcalde de Badalona, Xavier García Albiol. Por consiguiente, frente al populismo españolista del PP, la PxC deberá afianzarse en el del populismo catalanista, a la par que acentuará un perfil propio no solo en este ámbito, sino que posiblemente también en otros. Por ello nos parece plausible que marque más un perfil antisistémico y de oposición al establishment, a la vez que prosiga su “giro a la izquierda”. 

4. Sus mecenas y socios europeos.

Un cuarto factor que conduce a la “catalanización” de la PxC son sus patrocinadores europeos: fuerzas políticas que no abanderan Estados-nación, como el Freiheitliche Partei Österreichs [FPÖ], el Vlaams Belang [VB] o la Lega Nord [LN], cuyo vínculo parece cobrar importancia. Incluso su fuerza francesa más cercana es el Bloc Indentitaire [BI], de signo regionalista, y no el Front National [FN] que lidera Marine Le Pen y defiende una Francia en términos de Estado-nación. Tales alianzas solo pueden favorecer posicionamientos regionalistas / soberanistas de a PxC, de ahi su confusión “identitaria”: ¿Defiende una identidad española y regionalista catalana? ¿Defiende una identidad catalana en un Estado español? ¿Apuesta por la autodeterminación de Cataluña? 

5. La tendencia centrífuga del sistema político catalán.

Finalmente, un quinto factor mueve a la PxC hacia su catalanización: ésta se ubica en un sistema político -el catalán- que cada vez es más autónomo del estatal, como hemos señalado en nuestro ensayo El oasis catalán (2010): la mayor parte de sus fuerzas políticas (CiU, ERC, ICV, SI, C’s) son de obediencia catalana, el PSC goza de una amplia autonomía en relación al PSOE y solo el PP se mantiene como una  fuerza sucursalista en el sentido más literal: las decisiones de su cúpula en la calle Génova no solo pesan mucho, sino que son decisivas.

Por todo lo expuesto, consideramos que la PxC se halla inserta en una inercia que la conducirá hacia posiciones y manifestaciones de signo catalanista de modo cada vez más intenso y eventualmente pueden comportar rupturas imprevisibles respecto al área de procedencia inicial de Anglada y otros  cuadros políticos y seguidores. De momento, recordemos que la PxC es favorable a la autodeterminación. Ahora falta saber si preconiza aplicarla a Cataluña

Los comentarios están cerrados.