EL GOLPE DE ESTADO DEL 27-O EN CATALUÑA: LISTAS NEGRAS Y RUMORES DE ATENTADOS

Exmiembros de la UMD figuraron en listas negras de los golpistas barceloneses del 27-O.

El fallido golpe previsto el 27 de octubre de 1982 [27-O] en España, comentado ya en un post de este blog, creó especial inquietud en Cataluña, como mostramos a cotinuación.

Listas negras de antiguos mimebros de la UMD

Gabriel Cardona, en sus memorias (Las torres del honor, 2011), expone que él y otros antiguos miembros de la Unión Militar Democrática (UMD) figuraban en una lista de personas que entonces había que eliminar: era “un papel con diez o doce fotografías de carné” procedente de un ultraderechista. Cardona vio que su foto correspondía a la de su DNI e informó al entonces jefe superior de policía de Barcelona, Rafael del Río, de que los golpistas empleaban imágenes de archivos policiales.

Desarticulado el golpe, el 3 de noviembre El Periódico informó del traslado forzoso de dos policías de la brigada de información y de la separación de un tercero de la sección de información de la Capitanía General de Cataluña por su titular, José Antonio Sáenz de Santamaría. Estas decisiones se vinculaban a un presunto “suministro de información a grupos ultraderechistas” detectado el julio.

¿Existieron los atentados fallidos atribuidos a la ultraderecha?

El diario denunció también que se quería “dinamitar un edificio de viviendas de militares en Barcelona” como detonante del 27-O porque “hubiera provocado una auténtica carnicería entre las familias”. Puede haber confusión en la información, pues -según la sentencia- los conspiradores habían previsto aprovechar “una acción contra un establecimiento militar o civil (Zarzuela o Región Autonómica)” si ésta se producía. Es difícil de averiguar la verosimilitud de esta información: ni Capitanía emitió una nota oficial al respecto, ni Sáenz aportó datos a su testimonio póstumo recogido por Diego Carcedo (El general que cambió de bando, 2004).

El rotativo, sin embargo, atribuyó veracidad al atentado aludiendo a otros dos precedentes también fallidos. Uno estaba datado el 24 de octubre de 1979 (vigilia del voto al Estatuto catalán) y estaba asociado al descubrimiento de un túnel de 87 metros a la calle Vilamarí que conducía a sótanos de viviendas militares. Pero el asunto hoy no parece tan claro: primero este túnel fue vinculado a un intento de ETA de dinamitar el edificio; después se asoció a un ataque ajeno a ETA contra un autobús militar y, finalmente, se determinó que formaba parte de un intento de evasión de la Modelo.

Se rumoreó que se tramó un fallido atentado contra el acto de La Crida en el Camp Nou en 1981.

El otro atentado habría sido previsto para la fiesta de San Juan de 1981, cuando supustamente un grupo filogolpista habría intentado atentar con explosivos en un acto multitudinario celebrado en el Camp Nou convocado por una entidad nacionalista extraparlamentaria, La Crida. No obstante, Jordi Sànchez, exdirigente de la misma, señala que del supuesto atentado sólo conoció vagos rumores que lo hacían poco creíble.

Ello permite plantear la posibilidad de que la difusión de esta información eventualmente pretendiera crear presión sobre los organizadores de aquel acto. Debe tenerse en cuenta que el delegado del gobierno llegó a prohibir el documento que debía leerse en el evento de La Crida y mostró “una fuerte preocupación por el uso y el contenido de las palabras” (E. Monné y Ll. Selga, Història de la Crida a la Solidaritat en defensa de la llengua, la cultura i la nació catalanes, 1991).

Acabar con la Generalitat

Por lo demás, según expusieron Juli Busquets (sociólogo y también exmilitar de la UMD) y el historiador Juan Carlos Losada (Ruido de sables, 2003), en Cataluña los golpistas tenían un patrón de actuación previsto similar al otros lugares: apoyar el golpe desde sus unidades y ocupar Capitanía, la Generalitat, el Parlamento y sedes de partidos y sindicatos.

El 27-O contemplaba ocupar la Generalitat.

De la información reunida poco se puede concluir sobre una eventual trama militar involucionista en Cataluña. En este sentido, que sepamos, hasta el presente el episodio del 27-O no ha sido investigado, lo que ha generado -como hemos expuesto- toda suerte de especulaciones.

Los comentarios están cerrados.