CATALUÑA-ESPAÑA 2013: ¿TENSIÓN MÁXIMA?*

 Catalan Power, de Andreu Alfaro.

AL INICIARSE EL 2013 el gobierno catalán y el central pasan las horas más bajas y tensas. Bajas porque ni Mariano Rajoy ni Artur Mas tienen resultados económicos o sociales para lucir y el aumento del paro está cantado. Tensas porque Mas tiene un hito central (organizar una consulta sobre la independencia) que Rajoy ha anunciado que impedirá. En este panorama, todo indica que la movilización patriótica constituirá la munición política empleada desde la Moncloa y desde el palacio de la Generalitat, hecho que tendrá dos consecuencias previsibles.

Por un lado, se producirá un vigoroso rebrote del anticatalanismo en todo España. Por otro lado, en Cataluña se tenderá a una bipolarización creciente entre independentismo y unionismo, que conformará una suerte de “vasquización” política [como ya hemos comentado en este blog]. Esta última irá en detrimento de un catalanismo caracterizado por la transversalidad ideológica que le otorgaban sus formulaciones poliédricas (soberanismo, federalismo, autonomismo) y que facilitaba grandes consensos.

En este marco, y con el telón de fondo de una asfixia financiera, el extraño tripartito catalán (una federación de CDC y UDC que chirría en público y una ERC que es apoyo parlamentario decisivo del gobierno y también aspira a liderar la oposición) parece que sólo se puede sostener pisando a fondo el acelerador independentista y empujando así la política catalana hacia una gran montaña rusa, un auténtico Dragon Khan.

(*) Artículo publicado en el Diari de Tarragona (2/I/2013).

Los comentarios están cerrados.