ALEMANIA: EL JUICIO SOBRE EL GRUPO TERRORISTA NEONAZI NSU SE INICIA CON UN SONADO ESCÁNDALO

Portada de Der Spiegel dedicada al grupo terrorista en el 2011.

EL  JUICIO SOBRE LOS CRÍMENES QUE COMETIÓ EL GRUPO NEONAZI CLANDESTINIDAD NACIONALSOCIALISTA [NSU]  (Nationalsozialistischer Untergrund) en Alemania se ha iniciado con una sonada polémica.

Como ya informamos en este blog (1 y 2), se atribuye al NSU nueve asesinatos de inmigrantes (ocho turcos y uno griego) y el de una mujer policía entre los años 2000 y 2007.

La investigación del caso conmocionó al país y generó una amplia polémica sobre la eficacia de los cuerpos de seguridad, dado el amplio margen de maniobra del que gozó este colectivo extremista.

De este modo, al indagarse  el caso los cuerpos de seguridad en sentido amplio quedaron en entredicho: los servicios de inteligencia se revelaron ineficaces; se habían destruido archivos que podrían contribuir a esclarecer el misterioso caso; se constató una clara falta de cooperación entre cuerpos de seguridad; y se denunció que la Oficina de Protección a la Constitución se había preocupado más por el extremismo de izquierda que el de derecha.

Si entonces el escándalo estaba aún lejos de haber terminado, el inicio del juicio ha generado una nueva polémica porque no se ha permitido acreditar a ningún medio extranjero: como explica la información publicada, del total de 123 medios que solicitaron la acreditación para cubrir el proceso (ocho eran de Turquía) el tribunal escogió a 50 por razones de espacio. Entre los elegidos no hay ninguno extranjero, salvo uno holandés. Esta decisión ha generado polémica e incluso ha sido calificada como “desafortunada” por Der Spiegel.

A continuación, reproducimos el artículo “Polémica en proceso contra neonazis” sobre el escándalo creado por la acreditación de los medios de la agencia germana oficial Deutsche Welle, publicado el 26/III/2013, aunque el caso lo han recogido otros medios (véase la crónica de El País).

****

Polémica en proceso contra neonazis

Ocho de los diez asesinados por NSU eran turcos y el tribunal de Múnich que ve el caso no acreditó a medios de ese país.

Entre los años 2000 y 2007 ocho inmigrantes turcos y uno griego habrían sido asesinados por una célula terrorista de extrema derecha en Alemania. El juicio por esos crímenes comienza el 17 de abril, donde la principal acusada es la supuesta neonazi Beate Zschäpe, en un proceso que ha despertado el interés de los medios, por todas sus implicancias.

Y a poco más de 20 días de que llegue aquel esperado momento, el Tribunal Regional Superior de Múnich ha debido enfrentar una serie de críticas por no haber acreditado a medios turcos ni griegos para que puedan presenciar el juicio. La prensa en Alemania se ha hecho eco de los reclamos de sus colegas, que desean asistir por el interés que generó en sus países la muerte de los inmigrantes.

Beate Zschäpe es la principal acusada.
Beate Zschäpe es la principal acusada.

Un total de 123 medios solicitaron la acreditación, entre ellos ocho de Turquía. El tribunal escogió a 50, por razones de espacio. Entre los elegidos no había ninguno extranjero, salvo uno holandés. La decisión ha generado polémica e incluso fue calificada como “desafortunada” por el influyente medio Der Spiegel.

No hubo discriminación

El Tribunal de Múnich rechazó este martes (26.03.2013) las críticas contra el procedimiento de acreditación, cuyas condiciones fueron claras desde un comienzo, dijo la entidad en un comunicado, donde además afirma que todos los medios fueron informados del momento de realizar el trámite.

El proceso contra NSU (Clandestinidad Nacionalsocialista) es importante pues se trata de una de las mayores organizaciones criminales de la historia reciente alemana, según Der Spiegel. Como consuelo, el comunicado del tribunal asegura que quienes no hayan sido seleccionados podrán participar del proceso usando “alguno de los asientos libres fuera del área reservada o cualquiera de los puestos vacantes en el área reservada”.

El diario alemán Bild ofreció su lugar al periódico turco Hürriyet argumentando que era necesario que hubiera al menos un colega de Turquía en el lugar, pero la Corte se negó a ese cambio argumentando que todos los periodistas que estén dentro de la sala deben estar acreditados y haber cumplido con el proceso como corresponde. La portavoz de la Corte, Margarete Nötzel, aseguró que no se cambiarán las condiciones de la acreditación.

51Zkmhp9PLL._SL500_

Die Zelle, de Christian Fuchs

El periodista Christian Fuchs, autor del libro Die Zelle, sobre este caso, dijo a Der Spiegel que “el razonamiento de la Corte puede ser jurídicamente correcto, pero esto es visto finalmente por millones de inmigrantes que viven en Alemania como un golpe en la cara”.

DZC (Tageschau, Der Spiegel)

Los comentarios están cerrados.