SUIZA: CÓMO LA DEMOCRACIA PUEDE LEGIMITAR LA EXCLUSIÓN DEL EXTRANJERO

naturalisationsUDC

Propaganda contra las naturalizaciones de extranjeros de la UDC/SVP.

SUIZA CUENTA CON UNA ARRAIGADA TRADICIÓN DE DEMOCRACIA PLEBISCITARIA QUE SE EXPRESA A TRAVÉS DE REFERENDOS, lo que ha convertido en este país en un referente europeo e internacional de democracia participativa.

En este sentido, el país alpino permite realizar una interesante reflexión sobre los lazos que puedne establecerse entre democracia plebiscitaria y derecha populista. ¿En qué sentido? En que la nueva derecha populista ha hecho bandera de la democracia plebiscitaria.

Paradójicamente, si durante los siglos XIX y XX la demanda de sufragio universal estaba asociada a la extensión de libertades y al progreso social, hoy éste puede ser la fuente para legitimar políticas de exclusión y de limitación de derechos.

Emmen: referendos para decidir qué inmigrantes pueden quedarse

Un claro ejemplo de ello lo ofreció el referéndum que promovió el SVP/UDC en marzo del 2000 en Emmen, en el cantón de Lucerna (Suiza). Entonces sus ciudadanos votaron para conceder la ciudadanía a más de cincuenta extranjeros residentes allí.

Con tal fin, se publicó un detallado informe de cada uno que incluía fotografías, hobbys o impuestos y entre septiembre de 1999 y junio de 2003 en la localidad se efectuaron siete votaciones sobre el proceso de naturalización de los extranjeros de su territorio: de 163 candidatos, 97 fueron rechazados y 85 de ellos procedían de la ex Yugoslavia. Pero el Tribunal Federal suizo, principal instancia judicial helvética, obligó el mismo 2003 a que el consistorio siguiera los procedimientos del Estado de derecho. Ello hizo que la derecha populista denunciara del SVP/UDC que había sido vulnerada la decisión tomada en las urnas.

manifestacionsuizaderechoasilo

Manifestación suiza contra una revisión restrictiva de la ley de asilo el 1 de abril (Keystone).

Recordemos también que en el 2009 tuvo lugar el referendo sobre la prohibición a construir minaretes, cuya propaganda ya hemos analizado en el blogRecientemente han sido los límites del derecho de asilo los que ha sido sometido a esta democracia plebiscitaria: 

El derecho de asilo sometido a plebiscito

Ello ha obedecido a la creciente afluencia de demandantes y el hecho de que predominaría entre estos el perfil de una emigración económica, como expone un amplio informe de la agencia de información oficial suiza al que puede accederse clicando aquí, según el cual  “solamente entre el 10 y el 20% de quienes solicitan cada año asilo en Suiza reúnen las características de ‘verdaderos’ refugiados”.

gráfica asil

Gráfico que expone el aumento de demandas de asilo de www.swissinfo.ch.

Según esta agencia, “las solicitudes de asilo prácticamente se han duplicado entre 2010 y 2012, sobre todo a raíz de la primavera árabe. En los primeros meses de 2013, su número vuelve a descender. A finales de la década de 1990, se registraron récords históricos tras el conflicto bélico en la antigua Yugoslavia”.

Por esta razón fue propuesto un endurecimiento del derecho de asilo que planteaba diversas medidas y recibió el apoyo de una amplia mayoría de votantes (prácticamente el 80%) en una consulta celebrada el pasado 8 de junio. Puede verse una bateria de las propuestas planteadas aquí y una información del resultado y sus implicaciones aquí.

La nueva polémica: “zonas sensibles” excluyentes

Sin embargo, ahora se ha planteado una nueva cuestión al respecto, al empezarse a limitar la movilidad de los peticionarios, con unas polémicas medidas que ha tomado el consistorio de la ciudad de Bremgarten, en Argovia. Según informa la corresponsal de El País (8/VIII/2013),  Ana Teruel, allí funciona desde este lunes “un nuevo centro de acogida para los demandantes de asilo con capacidad para 150 personas. Sus residentes tienen prohibido acercarse a ciertos lugares, como escuelas y salas deportivas. Una segregación denunciada como racista por asociaciones de derechos humanos y por la izquierda”

De este modo, prosigue Teruel, “el Ayuntamiento de Bremgarten ha firmado con la Oficina Nacional de Migraciones (ODM) y el Departamento Federal de Defensa un pacto que estipula un total de 32 ‘zonas sensibles’” de exclusión para los residentes de este nuevo centro. Entre estos lugares directamente vetados a los extranjeros pendientes del asilo se encuentra la escuela, una serie de infraestructuras deportivas, el casino y la piscina pública. La ODM recuerda que se aplican medidas similares en el centro de Nottwil (Lucerna)”.

Conclusión: la democracia plebiscitaria puede sancionar la exclusión

A tenor de lo expuesto y volviendo a la cuestón planteada al principio de esta entrada, el caso de Suiza demuestra que una sólida democracia plebiscitaria no garantiza que se impida la exclusión; antes al contrario: puede ser sancionada de forma mayoritaria por la ciudadanía, lo que la hace inapelable. 

Los comentarios están cerrados.