LA GUERRA DE SUCESIÓN: FRANCESC MACIÀ EXISTIÓ DOS SIGLOS ANTES DE FRANCESC MACIÀ

Macià-1

Francesc Macià i Llussà, exmilitar español y líder nacionalista catalán.

EN LA HISTORIA CATALANA Y ESPAÑOLA LA FIGURA DE FRANCESC MACIÀ ES HARTO CONOCIDA. Nos referimos a Francesc Macià i Llussà (1859-1933).

Su biografía es novelesca, pues abandonó su carrera militar en desacuerdo por el asalto de trescientos oficiales de la guarnición barcelonesa a la redacción de la publicación satírica catalanista Cu-cut! y de La Veu de Catalunya (portavoz de la Lliga Regionalista) en noviembre de 1905.

A partir de entonces protagonizó una agitada trayectoria política. Evolucionó hacia el nacionalismo radical y en 1919 fundó la Federació Democràtica Nacionalista [FDN], organizó una insurrección separatista fallida desde el sur de Francia en 1926 y devino el primer presidente de la Generalitat republicana en 1931.

Posiblemente fue el líder de masas más carismático del catalanismo de la era premediática del siglo XX, visible en el afectuoso apelativo popular de “l’Avi” (el abuelo) que designó a su figura entre amplios sectores de población.

Los interesados en su biografía disponen de numerosos materiales, entre los que apuntamos  su entrada de la Gran Enciclopèdia Catalana y dos obras del catedrático Enric Ucelay-Da Cal, su mejor biógrafo: Francesc Macià. Una vida en imatges (1984) y  Macià i el seu temps (1985).

“Bac de Roda”, el otro Francesc Macià

Pero Francesc Macià, paradojas de la historia, tenía un antecesor austriacista nacido casi doscientos años antes que -como él- combinó política y milicia durante la Guerra de Sucesión: Francesc Macià i Ambert (1658-1713), conocido por su apodo “Bac de Roda”.

Macià-2

Busto erigido a Francesc Macià i Ambert (1658-1713) en Roda de Ter (foto de Nació digital).

A continuación reproducimos su biografía de la Gran Enciclopèdia Catalana traducida al castellano, ya que ofrece una breve panorámica de su trayectoria:

“Francesc Macià i Ambert  pertenecía a la pequeña nobleza propietaria rural de Vic. Fue uno de los ocho personajes que con su firma dieron a Domènec Perera y a Antoni de Peguera el carácter de delegados oficiales de Cataluña para firmar el pacto de Génova (1705) con las potencias aliadas.

Durante la guerra fustigó las guarniciones y el ejército borbónico de la llanura de Vic y la comarca del Lluçanès, participó en la defensa de Montjuic (1705) y en la de Barcelona unos cuantos años después, como coronel de fusileros.

En 1710, como miembro del senado, fue destinado a la llanura de Vic para movilizar nuevas milicias voluntarias. Abandonada Cataluña por sus aliados, continuó la resistencia. Al llegar el general borbónico Bracamonte a Vic (agosto del 1713), a pesar de la prometida amnistía, continuó luchando en la montaña durante unos cuantos días y, después, licenció a sus tropas.

Se refugió entonces en su predio de mas Colom (en Roda de Ter), pero fue denunciado, detenido y ahorcado sin proceso. Su personalidad adquirió bien pronto un gran eco popular, que ha recogido el cancionero catalán, y literario”.

Sobre “Bac de Roda”, al margen de la información disponible de Internet es asequible su breve biografía de Josep Catà i Toni Muñoz en el segundo volúmen Catalunya durant la Guerra de Successió,  dirigida por Agustí Alcoberro (Ara llibres, Badalona, 2006), pp. 144-145.

De Macià a Macià

En suma, antes de Francesc Macià i Llussà existió otro Francesc Macià, también coronel e implicado en luchas políticas. Ambos han devenido símbolos del nacionalismo catalán.

En el caso de “Bac de Roda” una canción popular lo reflejó al atribuirle estas postreras palabras: “No em maten per ser traidor / ni per ser cap lladre,/ sino perquè he volgut dir,/ que visqui sempre la Pàtria” [No me matan por ser traidor / ni por ser ningún ladrón,/ sino porque he querido decir,/ que viva siempre la Patria]

Curiosamente esta duplicidad de “Maciàs” suele pasar inadvertida al ser más conocido Macià i Ambert como “Bac de Roda” y no por su nombre. Ello nos ha parecido una anècdota llamativa, de ahí que nos hallamos hecho eco de la misma coincidiendo con el 11 de septiembre.

Los comentarios están cerrados.