¿QUÉ ES ALTERNATIVA POR ALEMANIA? EL ANTIEUROPEÍSMO COMO EJE

Alternative_für_DeutschlandLogo de Alternativa por Alemania.

¿QUÉ ES ALTERNATIVA POR ALEMANIA? En octubre del 2011 ya apuntamos en este blog una dinámica euroescéptica en Alemania. Ahora la irrupción política de Alternative für Deutschland [Alternativa por Alemania], que se ha quedado a las puertas del parlamento germano -el Bundestag- con un respetable 4.7% de los sufragios (la barrera para entrar era el 5%).

Como  disponemos de información limitada sobre este partido, nos ha parecido interesante reproducir el siguiente artículo de la corporación germana de radiotelevisión pública Deutsche Welle, publicado con motivo de las elecciones, que traza un breve perfil de la formación. Puede ser de interés también la entrada de la Wikipedia sobre éste.

Por nuestra parte nos planteamos si la eclosión de la AfD no está generando en Europa occidental una derecha de nuevo cuño euroescéptica que rivaliza con los grandes partidos de derecha tradicionales y ofrece fronteras porosas con la ultraderecha.

En este sentido, consideramos de interés apuntar la irrupción en los últimos comicios helenos de la formación Anexártitoi Éllines [Griegos Independientes] (1 y 2).  Estos, junto a la AfD, el UK Independence Party [UKIP, Partido para la Independencia del Reino Unido] (ya analizado en este blog)  y una nueva formación austríaca emergente, el Team Stronach (Equipo Stronach, que esperamos comentar próximamente) encarnarían la emergencia de un nuevo tipo de formaciones convertidas -en la práctica- en lobbies de presión de los grandes partidos de derecha.

En definitiva, podríamos estar a las puertas de una recomposición de este espectro político, despuntado nuevas vías entre la derecha y la ultraderecha con el euroescepcticismo o anti-europeísmo como punta de lanza.

*****

“Alternativa para Alemania”: ¿El peligro escondido para Merkel?

Un partido de euroescépticos, hasta ahora considerado insignificante, podría entrar al Bundestag este 22 de septiembre para no solo aguarle la fiesta de la reelección a Merkel, sino los próximos cuatro años.

Bern Lucke, jefe del partido Alternativa para Alemania.
Bern Lucke, jefe del partido Alternativa para Alemania.

Varias encuestas realizadas en las últimas horas revelan una alta e inesperada intención de voto por el partido “Alternative für Deutschland”, más conocido por su sigla AfD. Si este partido, fundado apenas a comienzos de 2013, alcanza el techo del 5% de la votación, entrará a hacer parte del pleno parlamentario alemán y ejercerá presión sobre la política monetaria de Alemania en la Europa en crisis.

Y las alarmas parecen haber llegado hasta oídos de la misma canciller, Angela Merkel, que quiere iniciar su noveno año como líder política de Alemania en el mundo sin mayores perturbaciones. Merkel advirtió este sábado, en el acto de clausura de su tercera campaña por la cancillería, que “un cambio de política económica en Berlín pondría en peligro la prosperidad de Alemania”.

“La estabilización del euro no es sólo una buena cosa para Europa, sino que es un interés fundamental para Alemania”, agregó la cristianodemócrata, quien también dijo que esa estabilidad monetaria “garantiza nuestro bienestar y puestos de trabajo”. “A Alemania solo le puede ir bien si a Europa le va bien”, acotó más adelante la canciller, pidiendo solidaridad con los países europeos en crisis que, según Merkel, es la base para la paz en Europa”.

Probablemente Merkel no se hubiera referido hoy a Europa con tanto ahínco si no sintiera que el emergente partido de euroescépticos AfD le está pisando los talones para torpedear en el parlamento su fórmula anticrisis en Europa.

¿Quién dirige a los euroecépticos?

Bernd Lucke, el líder del AfD, a pesar de sus 50 años de edad, tiene más apariencia de seminarista que de gerente, como él mismo lo reconoce: “Soy un hombre de ciencias, no un manager”. El jefe del AfD dice esto para justificar que “nunca ha sido un genio de la organización”.

Sin embargo, el creciente número de adeptos demuestra que Bernd Lucke sí tiene habilidad política y conciencia del poder y puede que se convierta en el representante del primer partido euroescéptico en el Bundestag.

Lücke es profesor de economía, padre de cinco hijos y dirige el nuevo partido desde su casa en las proximidades de Hamburgo. El jefe del AfD se puede considerar un disidente del partido cristianodemócrata de la canciller Merkel, toda vez que perteneció a éste durante 33 años. Su partido empero, ha sido calificado de “negacionista” porque se conformó en torno a la negativa contra Europa y no a una propuesta que ofrezca perspectivas. Una postura que ha atraído a radicales de ultraderecha de los que el partido no se ha distanciado claramente.

¿Qué quiere el partido AfD?

El principal propósito del partido Alternativa para Alemania en el Bundestag se resume en el enunciado de que “no vamos a apoyar a nadie que no se aparte de la política de rescates de los países en crisis”, a la cual critican como una “colectivización de deudas ajenas”.

Si bien es cierto que no se descarta que ninguno de los grandes partidos lo tenga previsto, es comprensible que los euroescépticos estén ganando tantos seguidores, ya que en sus pancartas distribuidas por todo el país se lee: “Los griegos sufren, los alemanes pagan y los bancos ganan”. Pero la propuesta del AfD es sacar a los países en crisis de la eurozona. Una fórmula descartada por muchos por ser no solo la menos solidaria, sino además la más cara.

Los comentarios están cerrados.