LUCIANO CASALI: “EL RÉGIMEN DE FRANCO HIZO POCO O NADA PARA PROTEGER A LOS JUDÍOS CON PASAPORTE ESPAÑOL”

Casali

El historiador Luciano Casali.

¿EL FRANQUISMO PROTEGIÓ A LOS JUDÍOS? OFICIALMENTE SÍ, AFIRMÓ EN LA POSGUERRA. EN REALIDAD, LA DICTADURA DE FRANCO SE CARACTERIZÓ POR SU PASIVIDAD Y COMPLICIDAD AL NO PROTEGER A LOS FUGITIVOS DE LA PERSECUCIÓN ANTISEMITA. Para abordar esta cuestión hemos entrevistado al historiador italiano Luciano Casali.

Casali y la historiadora Lola Harana han publicado L’oportunisme de Franco. Un informe sobre la qüestió jueva (1949), que reproduce un folleto oficial del régimen publicado en 1949 en francés de notable interés:  se trata de un folleto que realizaba un maquillaje de la dictadura franquista en toda regla al preesentarla como defensora de los judíos durante la contienda cuando precisamente el régimen de Franco se caracterizó por su tibieza y pasividad a la hora de protegerlos.

Por esta razón hemos considerado de interés entrevistar a su prologuista, Casali. Este profesor de historia contemporánea de la Universidad de Bolonia (que también ha sido docente en otras universidades, como la de California) es también editor de publicaciones académicas (como Spagna contemporanea) y miembro de diversos comités científicos

Un informe

Portada de L’oportunisme de Franco.

Ha centrado sus estudios en la historia del movimiento obrero y campesino en Emilia Romaña desde la unificación italiana hasta los años setenta del siglo XX y en el fascismo. En este sentido, ha iniciado un análisis comparativo de los fascismos europeos y, de manera más profunda del caso español. Vinculados precisamente con estos ámbitos de trabajo ha publicado ensayos sobre el racismo y la deportación, así como sobre la dictadura franquista.

Entre estas últimas destacan Franchismo. Sui caratteri del fascismo spagnolo (2005), Sobreviure. La dictadura franquista l’any 1943 (2007) y “Ossessioni politiche e propaganda. Gli ultimi discorsi pubblici di Franco”, en L’ultimo franchismo tra repressione e premesse della Transizione (2009).

Le agradecemos su generosidad al aceptar responder a nuestras preguntas por email.

 ¿El franquismo tenía un componente antisemita?

Los historiadores Gonzalo Álvarez Chillida y Paul Preston insisten especialmente en la importancia que la lucha contra el judaísmo ha tenido en la formación de una mentalidad violenta de las clases medias en España después de la Primera Guerra Mundial. El marxismo y la masonería (que naturalmente eran hijas del judaísmo) fueron los principales responsables de todos los males de España; la Segunda República era la hija de la conspiración judía internacional que quería conquistar España.

Durante la Guerra Civil Francisco Franco (de su puño y letra) escribió una gran cantidad de panfletos antisemitas y el anti-semitismo fue, sin duda, uno de los principales componentes de la propaganda franquista. Se puede ver el libro de Javier Domínguez Arribas El enemigo judeo-masónico en la propaganda franquista (1936-1945).

¿La España de Franco protegió a los judíos perseguidos por el nazismo?

El antisemitismo profundo que caracterizó el régimen de Franco significó que éste hizo poco o nada para proteger a los Judíos con pasaporte español, cuando fueron expulsados de Francia o de otros países ocupados por los nazis. Los estudios recientes de Bernd Rother, Isabelle Rohr y Danielle Rozenberg lo han demostrado claramente.

Ello lo plasmó por escrito de modo explícito Francisco Gómez Jordana, Ministro de Relaciones Exteriores, el 28 de diciembre de 1943: «Son muchos cientos los sefarditas con nacionalidad española que están en Europa, sea en campos de concentración, sea a punto de ir a ellos, y nosotros no los podemos traer a España a instalarse en nuestro país, porque esto no nos conviene de ninguna manera, ni el Caudillo lo autoriza».

 ¿El régimen fue oportunista tras la Segunda Guerra Mundial en relación a los judios?

Franco, aislado de la diplomacia internacional después de la votación en la ONU, renegaba (sin declarar) cualquier política que, hasta entonces, había jugado en contra de los Judíos.

Es evidente que no existieron persecuciones en España, ya que casi no había ninguna Judío, pero la ideología antisemita fue una política central de Franco y de manera oportunista todo ello fue cancelado en la posguerra para obtener el consentimiento y el apoyo de las grandes potencias y para sobrevivir en Europa después de la Segunda Guerra Mundial.  Pero debe advertirse que no hubo arrepentimiento por lo que había dicho antes: él fingió que nunca había procedido de este modo.

¿Quedan aspectos relevantes por clarificar sobre las relaciones entre el régimen de Franco y los judíos?

Es un aspecto que aún no ha sido suficientemente estudiado por los historiadores: ¿Por qué, en un país que prácticamente carece de Judíos, el antisemitismo era un elemento clave en la propaganda (y, por lo tanto, de la ideología) del general Franco?

Es claro que en España había una mentalidad antisemita generalizada aún 500 años después de su expulsión. ¿Por qué? ¿Era un antisemitismo que sólo se basaba en la doctrina católica? ¿o un antisemitismo también con raíces seculares?

Usted y la historiadora Lola Harana han reeditado un folleto de propaganda franquista de 1949 sobre el tema. ¿Qué interés ofrece?

En 1949, el Bureau d’información diplomatique del Ministerio de Relaciones Exteriores de Madrid publicó el folleto (en francés) directo a todas las grandes potencias (el francés seguía siendo la lengua de las relaciones internacionales, aunque se estaba imponiendo un poco a vez el inglés).

En ese folleto el ministerio explicó cuidadosamente que España siempre había amado y protegido los Judíos y llevaba a una larga serie de ejemplos, falsos o falsificados. El folleto fue sin duda impreso en varios cientos de copias y se distribuyó ampliamente, pero quizá la única copia que hoy se conserva es la que está en el Centre d’Estudis Històrics Internacionals, en Pavelló de la República, vinculado a la Universitat de Barcelona, de ahí el interés de reeditarlo.

El documento contiene mentiras muy obvias, pero las grandes potencias (Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos), en ese momento en el que estallaba la Guerra Fría querían una alianza con la España de Franco por su carácter antisoviético, sin preocuparse por el régimen la violencia y el terror que existía en el país. Eran años en los que se fueron descubriendo todas las atrocidades cometidas en Auschwitz y el folleto franquista “demostraba” que las grandes potencias occidentales podían confiar en España y que el Caudillo Franco nunca había compartido el antisemitismo de Hitler y Mussolini.

Los comentarios están cerrados.