ASÍ ACTUÓ UN “GAL” BRITÁNICO EN EL ULSTER EN LOS AÑOS DE PLOMO

Entrevista con un reportero del programa Panorama de la BBC emitido este 21 de noviembre.

¿ACTUÓ FUERA DE LA LEY EL EJÉRCITO BRITÁNICO EN EL ULSTER en los llamados “años del plomo”? Un reportaje del programa Panorama de la BBC emitido el día 21 de este mes lo ha demostrado de forma contundente. En él aparecen soldados de la Military Reaction Force (MRF, Fuerza Militar de Reacción), disuelta en 1973, que así lo acreditan. Recordemos que en el conflicto del Ulster murieron más de 3.500 personas durante sus tres décadas de duración.

La emisión del documental ha causado conmoción en Gran Bretaña y ya se ha reclamado una investigación a la policía (2) para que emerja a la luz la actividad contraterrorista y criminal opaca de este cuerpo militar. A continuación reproducimos una información que resume el contenido del programa de la agencia EFE procedente de La Vanguardia (23/XI/2013).

*****

Una antigua unidad del ejército mató a civiles en Belfast

Estos antiguos militares formaron parte de la llamada Fuerza Militar de Reacción (MRF, siglas en inglés), que fue disuelta en 1973 que perseguía a terroristas del IRA

Londres (EFE).- Soldados de una antigua unidad clandestina utilizada por el Ejército británico en Irlanda del Norte mataron a civiles desarmados en los años setenta, según han revelado algunos de sus exmiembros a la cadena pública BBC.

Estos antiguos militares formaron parte de la llamada Fuerza Militar de Reacción (MRF, siglas en inglés), que fue disuelta en 1973 después de 18 meses de operaciones y cuyo objetivo era perseguir y capturar a integrantes del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), afirmaron los exsoldados.

Estas revelaciones están contenidas en el programa “Panorama”, que será emitido esta noche por la BBC, pero cuyos detalles fueron adelantados hoy por la emisora británica.

Las afirmaciones de algunos de los exsoldados, que hablaron bajo la condición de que sus identidades no fueran reveladas, salen a la luz un día después de que el fiscal general norirlandés, John Larkin, propusiera suspender la investigación de los delitos cometidos durante el pasado conflicto armado en la provincia.

En opinión de los antiguos integrantes de la MRF, las operaciones de esta unidad consiguieron salvar muchas vidas, en momentos de una gran violencia en Irlanda del Norte por el conflicto sectario.

Tras conocerse esta información de la BBC, el ministerio británico de Defensa ha indicado que la remitirá a la Policía.Según pudo saber “Panorama”, la unidad estaba formada por unos 40 hombres seleccionados del Ejército británico.

Antes de que la fuerza quedara disuelta hace cuarenta años, sus miembros iban vestidos de paisano y realizaban a diario tareas de vigilancia en el oeste de Belfast, barrio predominantemente católico y donde vivían muchos integrantes del IRA.

Los exsoldados afirmaron que muchas veces se hacían pasar por barrenderos, aunque la vigilancia era una parte de su trabajo, pues también tenían el cometido de disparar contra sospechosos de ser miembros de la antigua organización terrorista republicana.

Uno de los exmiembros de la fuerza dijo al programa que sus misiones consistían en “minimizar” la actividad del IRA, pero que “si era necesario dispararles, se les disparaba”.

“Nunca usamos uniformes”, dijo uno de ellos, y añadió que perseguían a terroristas que “te matarían sin pensarlo”.

“No íbamos por la ciudad disparando por todas partes como uno lo ve en la televisión, íbamos allí buscando nuestros blancos, a encontrarlos y a derribarlos”, admitió otro.

“Panorama” dice haber identificado a diez civiles desarmados que fueron atacados por la MRF y afirma que los documentos relativos a esta fuerza han sido destruidos.

El general Mike Jackson, exjefe del Ejército británico y que fue capitán paracaidista en 1972, dijo que sabía muy poco sobre las actividades de esa unidad, pero admitió su admiración por la valentía de los soldados que realizaban labores encubiertas.

Ayer, el fiscal general defendió su propuesta de archivar las investigaciones sobre pasados delitos y matizó que no se trataría de una “amnistía formal” sino de una “consecuencia lógica” de la paz.Sin embargo, casi todas las partes implicadas en el proceso de paz reaccionaron con malestar a esta idea.

La iniciativa de Larkin ha causado un enorme revuelo en Belfast, Londres y Dublín pues propone archivar los delitos cometidos por los grupos paramilitares católicos y protestantes, la Policía o el Ejército británico antes de la firma el 10 de abril de 1998 del Acuerdo de paz del Viernes Santo.

Los comentarios están cerrados.