¿PUEDE COMPARARSE GRECIA CON LA ALEMANIA QUE CONOCIÓ EL ASCENSO NAZI?

91939-050-BBFF206F

¿Puede ser Grecia otra República de Weimar y devenir el campo abonado el hitlerismo?

EN GRECIA HA SUCEDIDO UN HECHO INSÓLITO EN LO QUE SE REFIERE EN LA EVOLUCIÓN DE LA ULTRADERECHA EN EUROPA OCCIDENTAL: un partido de la llamada ultraderecha postindustrial, Laikós Orthódoxos Synagermos [LAOS, Alerta Popular Ortodoxa o Concentración Popular Ortodoxa], ha sido reemplazado en el parlamento por una formación de ultraderecha tradicional, Amanecer Dorado (véase las entradas de nuestro blog sobre el tema: 1, 2, 3, 4 y 5).

Recordemos que LAOS, liderada por un periodista y exdiputado de Nueva Democracia, Georgios Karatzaferis, obtuvo el 5,6% de los sufragios en las elecciones legislativas del 2009 y 15 escaños.

Tras participar en el gobierno de unidad heleno que seguía las diretrices de los acreedores de la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional), en los comicios de mayo del 2012 sus apoyos cayeron al 2.9% de los sufragios y en los de junio al 1.5%. A la vez,  Amanecer Dorado cosechó un 7% de los sufragios en ambas elecciones e hizo irrupción en el hemiciclo.

P8130009

Reparto de alimentos de Amanecer Dorado. El “trabajo social” ha sido una de sus claves de éxito.

Por consiguiente, Grecia ha enviado una señal de alerta: puede haber un regreso al pasado en lo que se refiere al extremismo de derecha. Ahora bien, es importante tener en cuenta que el ascenso de Amanecer Dorado es complejo en varios aspectos.

Amanecer Dorado: un ascenso menos simple de lo que parece

Por una parte, esta formación ha tenido una estrategia de implantación desde el 2008 en el distrito sexto de Atenas (Agios Panteleimonas), con alta presencia de inmigración, que le confirió éxito en los comicios locales del 2010: en la capital helena captó el 5.3% de los votos y su líder, Nikolaos Michaloliakos, devino concejal de la capital. Así, un reciente estudio concluye que la crisis económica no activó su ascenso electoral, sino que sus dinámicas ya habían empezado antes.*

Por otra parte, Amanecer Dorado, apunta el mencionado estudio, no se limitó a mantener una presencia escuadrista violenta frente a la inmigración y el activismo antifascista, sino que realizó una labor de implantación vecinal acompañada de un intenso “trabajo social”

De este modo, el partido organizó reparto de alimentos; ofreció protección a estudiantes, bares y locales nocturnos, pensionistas que iban al banco o al supermercado; y en caso de robo prometía encontrar a los ladrones y devolver los bienes sustraídos. Incluso trasladó su sede cerca del citado distrito ateniense.

Como puede apreciarse, no puede establecer un corolario mecánico entre crisis y extremismo de derecha: los votos llegaron después de una presencia activa y organizada en este distrito ateniense.

Una vendedora de flores explica su apoyo a Amanecer Dorado por su protección.

¿Es Grecia una nueva República de Weimar?

En general, los partidos de derecha populista europeos que habían hecho una lectura parcial de la Ilustración y apostaban por movilizar el electorado a través de vías plebiscitarias (desde el FPÖ al Frente Nacional pasando por el Partido de la Libertad holandés u otros) parecían destinados a desterrar de los hemiciclos parlamentarios a la ultraderecha vinculada al neofascismo.

Ahora Grecia (y eventualmente Eslovaquia) demuestran que es posible la vuelta atrás: la “vieja ultraderecha” de los uniformes y las milicias es capaz de regresar de nuevo a la palestra y desalojar a los populistas trajeados que buscan respetabilidad.

El resultado es que Grecia parece constituir un laboratorio político de la ultraderecha y el propio primer ministro heleno, Andonis Samarás, comparó su situación actual con el “final de la república de Weimar” y recalcó que “la democracia griega está frente al que quizá sea su mayor reto”. Sin embargo, el propio Samarás ha sido un bombero pirómano, como han testimoniado algunas de sus medidas (preconizó que sólo los griegos de nacimiento puedan acceder a las academias militares y de policía).

Sindpd RJ crise na Europa ressuscita nazi fascismo

La crisis y los dictados de la “troika” resucitan al nazifascismo en Grecia (caricatura de Carlos Latuff ). ¿Asistimos realmente a este fenómeno?

¿Retorna el pasado bajo nuevas formas?

¿Es pertinente la comparación de Samarás? A priori sí, por tres motivos:

1.  Al igual que la Alemania de Weimar (1919-1933) tuvo que asumir la gravosa deuda del Tratado de Versalles y no la acabó de pagar hasta el 2010, Grecia se enfrenta al memorando impuesto por la troika.

2. A la vez, experimenta un desgaste acelerado de los dos pilares de su sistema político (Pasok y Nueva Democracia) y ascienden fuerzas radicales.

3. Finalmente, atraviesa a una crisis económica de la cual no se otea el final.

Así pues, existen claras analogías con el pasado y actores políticos que parecían descartados han retornado al tablero político social. La historia no se repite cíclicamente, pero antes problemas similares del pasado pueden producirse respuestas políticas y sociales que ofrezcan analogías llamativas.

Ello no implica, por descontado, que el Estado heleno deba desmoronarse bajo el ascenso del fascismo, pero si puede generar un nuevo extremismo de derecha ubicado en un cruce de caminos entre el pasado y el presente.

Su aspecto de fenómeno recurrente puede impedir percibir sus rasgos de novedad, como sucede con el importante “trabajo social” de provisión de bienes y servicios que Amanecer Dorado ha realizado.

*****

Nota de las fuentes consultadas

* Nos referimos al trabajo “From dusk to dawn: Local party organization and party success of right-wing extremism”, de Elias Dinas, Vassiliki Georgiadou, Iannis Konstantinidis y Lamprini Rori.

Para realizar esta entrada del blog también hemos consultado:

– “Right-Wing Populism and Extremism: The Rapid Rise of ‘Golden Dawn’ in Crisis-Ridden Greece”, del citado investigador V. Georgiadou (de acceso gratuito clicando aquí) .

– “Economic crisis, social and political impact. The case of Greece”, de V. Georgiadou y L. Rori. Texto presentado en el seminario celebrado en Barcelona sobre nacionalismo y populismo (Barcelona, 24/X/2013)

Los comentarios están cerrados.