MARINE LE PEN: EL NACIMIENTO DE LA ESTRELLA DE LA DERECHA POPULISTA

 

affiche-de-marine-le-pen-une-autre-voix

 “Otra voz” distinta de todas las demás. El cartel del FN muestra a Marine Le Pen como la única alternativa al conjunto de partidos.

El pasado domingo 30 de marzo, mientras se celebraba la segunda vuelta de las elecciones locales francesas, publicamos este artículo que reproducimos a continuación en Agenda pública, www.eldiario.es.

Lo hacemos así al considerarlo de interés para nuestros lectores y lectoras, ya que el texto muestra la reciente evolución del Frente Nacional, inseparable de su cambio de liderazgo y la nueva estrategia que éste último ha supuesto y en la segunda vuelta a consolidado en gran medida los resultados de la primera.

De este modo, ha obtenido una quincena de alcaldías de localidades de más de 10.000 habitantes y unos 1.200 concejales, por lo que el FN ha expresado su satisfacción.

****

Marine Le Pen: El nacimiento de la estrella de la derecha populista

El ascenso de Le Pen está asociado a la crisis económica, el desgaste del bipartidismo y la erosión política de los principales líderes políticos, pero también a un cambio profundo del Frente Nacional

LA PRIMERA VUELTA DE LAS ELECCIONES LOCALES FRANCESAS HA CONSTITUIDO UN SEÍSMO POLÍTICO, dada la alta abstención (38,7%, la mayor en 40 años) y el impactante (aunque limitado) crecimiento del Front National [FN, Frente Nacional] que lidera Marine Le Pen. ¿Cuál ha sido la cuenta de resultados de estos comicios? La crónica de Miguel Mora en El País (24/III/2014) la ha resumido así, siendo muy notable si se tiene en cuenta que en el 2008 el partido no logró ninguna alcaldía:

El FN […] conquista ahora el 4,5% de los votos globales (que suben al 9,2% en las ciudades de más de 10.000 habitantes), pero gana por primera vez en su historia dos alcaldías en el primer turno: Hénin-Beaumont, en la cuenca minera del norte, y Orange, en el centro del país. Mientras, el centro-derecha se asegura 250 ciudades en la primera vuelta, y la izquierda, 139.

Además, el FN se coloca en cabeza en 17 municipios mayores de 10.000 habitantes, un poco por todo el país, entre otros en Perpignan (34%), Avignon (29,6%), Saint-Gilles (42%), Fréjus (40%), Forbach (35%), Tarascon (39%) y Luc (37%). Se posiciona segundo de cara a la segunda vuelta en 44 más (Nîmes, Cavaillon, Istres o Villeneuve-sur-Lot). Deviene protagonista en Marsella, Metz, Lille, Saint-Etienne, Amiens o Quimper. Y se asegura no solo más de los mil concejales que predijo Le Pen, sino ser la estrella del segundo turno.

Tras provocar 229 triangulares contra candidatos del PS, la UMP o la centrista UDI, los Estados mayores de los grandes partidos no se ponen de acuerdo en reeditar el Frente Republicano. La izquierda lo pide, y la derecha se niega, contribuyendo así a sanear un poco más la imagen de una extrema derecha cada vez menos diabólica, y con la que cada vez la UMP parece identificarse más.

Ante este balance de resultados, es interesante analizar cómo se ha producido este cambio. Como mostramos a continuación, en el han confluido diversos factores. Unos son de carácter general, como la crisis económica, el desgaste del bipartidismo o la erosión política de los principales líderes de las fuerzas tradicionales.

Sin embargo, otros son de carácter endógeno y obedecen al cambio que ha supuesto la dirección política de Marine Le Pen (nacida en 1968), como exponemos a continuación.

laresistancecenous

El FN “marinista” se ha adscrito igualmente a los valores republicanos, con una lectura propia (por ejemplo, denuncia el “racismo antifrancés” o “antiblanco”.

De le Pen padre a Le Pen hija

Su ascenso en el firmamento político tuvo lugar en el 2011. Su acceso a la jefatura frentista en enero de ese año demostró que las formaciones de ultraderecha no solo pueden sobrevivir a la desaparición de la escena de sus líderes-fundadores, sino que pueden renovarse y hasta ser incluso más atractivas para el electorado.

Recordemos que la dilatada trayectoria de este partido -fue constituido en octubre de 1972- ha sido inseparable de la de su líder inicial, Jean-Marie Le Pen (nacido en 1928), un routier de la ultraderecha que le ha conferido un perfil de partido “anti-sistema”, que la política de coaliciones (los llamados “cordones sanitarios” o “frentes republicanos”) por la que ha optado el resto de formaciones para aislarla, ha acentuado.

En 1999, esta situación originó una crisis interna de la formación, cuando Bruno Mégret intentó darle un giro y orientarla a acuerdos con la derecha mayoritaria. Se generó entonces el Mouvement National Républicain [MNR, Movimiento Nacional Republicano], liderado por el primero, de nulo impacto electoral.

La campaña para la sucesión de Jean-Marie Le Pen se inició oficialmente en septiembre del 2010 y en ella pugnaron su hija Marine -vicepresidenta del partido desde su congreso de noviembre del 2007- con el eurodiputado y también vicepresidente Bruno Gollnisch (nacido en 1950) y se saldó en enero de 2011 con la victoria de la primera.

lafrancedesoublies

El “marinismo” se dirige a un amplio electorado, buena parte del mismo ha sido de partidos de izquierda.

Mucho más que una sucesión dinástica

Lejos de ser la mera escenificación de una sucesión “clánica”, se produjo en el partido un amplio debate interno. En él, la hija de Le Pen y Gollnisch encarnaban realidades distintas, generacionales e ideológicas: el segundo encarnó al núcleo más “duro” del partido frente a la flexibilidad de la primera, que se alzó con la presidencia del FN con un 67,3% de votos de los delegados al congreso.

 Si bien el patriarca continúa siendo presidente de honor y eurodiputado, su hija es el nuevo rostro frentista, fogueada desde que en el 2002 fuera nombrada su portavoz.

Debe subrayarse que el inicio del mandato de la hija de Le Pen coincidió con un reposicionamiento favorable del FN, pues sus resultados en las elecciones regionales de marzo del 2010 anunciaron el abandono de su marginalidad: obtuvo 2.223.800 votos en la primera vuelta, doblando sus pobres resultados de los comicios europeos de junio del 2009 (1.091.691 votos).

5millionsdechômeurs8millionsdepauvres

Propaganda de adhesión al FN dirigida a los sectores sociales más castigados: “5 millones de parados, 8 millones de pobres. ¿Sarkozy ha sido escogido para esto?”

Las regionales del 2010: “el retorno” del FN

Esta tendencia fue valorada por el politólogo Pascal Perrineau como “el retorno del Frente Nacional”. Los buenos resultados en las elecciones cantonales de marzo del 2011 confirmaron esta tendencia: logró el 15% de los sufragios y disputó la segunda vuelta en 394 cantones, aunque sólo obtuvo dos consejeros regionales.

Superado este test con éxito, las elecciones presidenciales de abril del 2012 dibujaron un escenario aún más favorable para la nueva líder. Los sondeos ya lo anunciaron y una encuesta de Le Monde (12.01.2012) indicó que su intención de voto se situaba en el 21,5% frente al 23,5% del presidente Nicolás Sarkozy y el 27% del socialista François Hollande, mientras un 31% de franceses estaría de acuerdo con sus ideas. Finalmente, obtuvo un respetable 18% de los votos en la primera vuelta.

Asimismo, en los comicios legislativos celebrados ese mismo año logró que 61 de sus candidatos pasaran a la segunda vuelta, cosechó un 17.3% de los votos y logró dos diputados. Todo un premio a lo que se ha denominado estrategia de “dulcificación” o “desdiabolización” del FN.

lavoixdupeuple

Un nuevo look que ha provocado controversia en el partido: Marine Le Pen caracterizada como estrella pop.

Nuevo liderazgo y nuevo partido

El ascenso de Marine Le Pen está asociado a un cambio profundo de su formación. Ésta ha introducido cambios en su discurso, que Perrineau en el 2011 concretó en estos términos:  “intenta introducir un discurso exento de referencias sulfúreas a la Segunda Guerra Mundial y a sus dramas, jugando con las referencias al discurso republicano (laicismo, patriotismo) y reforzando el componente cultural y no étnico del discurso identitario (denuncia de la islamización, del bilingüismo)”.

En este aspecto, el “marinismo” se dibuja como -quizá- el más exitoso fenómeno de aggiornamiento de la derecha populista, dado su éxito: ha logrado que el FN deje de ser un partido de oposición al sistema (meta de Le Pen padre) para pugnar por ser un eventual partido de gobierno o, cuando menos, aspira a reemplazar al principal partido de la derecha, la UMP, que pasa por sus horas bajas, a la par que erosiona a un socialismo desnortado.

El espectacular ascenso del FN en la primera vuelta de las elecciones locales celebradas este 23 de marzo ha confirmado que  el sistema de partidos francés parece hallarse en una embrionaria transición del bipartidismo al tripartidismo, con el “marinismo” como tercera fuerza emergente, a tenor del crecimiento sostenido que éste experimenta. No obstante, las variaciones del voto marinista  (fluctúa del 18 % de las presidenciales al 4.5% de las locales) dificultan establecer conclusiones rotundas en este sentido.

Así las cosas, todo indica que las elecciones europeas de mayo supondrán la superación de una nueva reválida del FN, que puede recuperar el liderazgo de un grupo político de derecha populista en el parlamento de Bruselas, que perdió en 1989 y no ha vuelto a recuperar.

Los comentarios están cerrados.