LA PROCLAMACIÓN DE LA SEGUNDA REPÚBLICA EL 14 DE ABRIL DE 1931: NADIE JUGÓ LIMPIO

Proclamación de la Segunda República en Madrid el 14 de abril de 1931.

¿FUE LA PROCLAMACIÓN DE LA SEGUNDA REPÚBLICA ESPAÑOLA  EL 14 DE ABRIL DE 1931 TAN ESPONTÁNEA COMO SE AFIRMA? Siguiendo la petición de diversos lectores, recuperamos un apunte historiográfico del blog sobre aquella jornada mitificada por unos y denostada por otros. Tras indagar al respecto, consideramos que en aquellas horas ni el rey Alfonso XIII ni los líderes republicanos jugaron límpiamente. Así lo publicamos en nuestro estudio Franco y los Borbones (2005)  y en el extenso artículo “14 de abril de 1931. ¿Jaque mate al rey?”, Clío, 54 (abril 2006), pp. 20-29, escrito con la asesoría del catedrático de historia Enric Ucelay-Da Cal. A continuación ofrecemos una versión reducida de nuestra tesis sobre la jornada del 14 de abril. Se trata del breve texto de polémica, “14 de abril de 1931: ¿Un golpe de Estado?”,  publicado en Andalucía en la Historia, 20 (abril 2008), p. 6.

*****

“14 de abril de 1931: ¿Un golpe de Estado?”

El 14 de abril de 1931 es una de las fechas más idealizadas de nuestra historia. En esa jornada se proclamó la Segunda República en un marco de fair play político aparentemente encomiable. Alfonso XIII partió del país el día antes, tras conocer el resultado de las elecciones municipales que daban el triunfo a los republicanos en grandes ciudades, y las masas salieron alborozadas a la calle a celebrar el nuevo régimen. Sin embargo, las últimas investigaciones demuestran que ni el Rey ni sus oponentes jugaron con la elegancia que crónicas y testimonios transmiten. Por una parte, Alfonso XIII esperó un golpe militar a su favor. En Cartagena, antes de subir al crucero que le llevó a Marsella preguntó si se había declarado el estado de guerra. Ya en su destino, inquirió de nuevo “si se ha iniciado ya en alguna parte de su Reino la reacción monárquica”. Según el historiador Eduardo González Calleja, hasta las 23.00 horas del día 13, “Berenguer, el marqués de Hoyos y el general Emilio Mola estuvieron intentando en el palacio de Buenavista la proclamación de la ley marcial” y parecía que el Rey había “entrado en el juego, dando alas a esta desesperada iniciativa”. Posteriormente, el ex Rey explicó que marchó al exilio por carecer de tropas a su disposición: “Hubiera necesitado fuerzas y no disponía de ellas. [El general] Cavalcanti se me ofrecía gallardamente para una resistencia desesperada… Pero era él solo”. descarga

Manifiesto de Alfonso XIII tras proclamarse la II República. El monarca partió al exilio al carecer de tropas que le secundaran.

Por otra parte, la oposición republicana tampoco jugó limpio el 14 de abril. El historiador Enric Ucelay-Da Cal señala que esa jornada los republicanos sacaron las masas a la calle para provocar una “toma revolucionaria de los ayuntamientos, que la radio difundió y estimuló en el marco de una operación en buena medida coordinada a golpe de teléfono y por telégrafo”. La maniobra situó al gobierno del almirante Juan Bautista Aznar en un callejón sin salida, pues tanto si éste se rendía como si mandaba disparar a los manifestantes no restauraba la normalidad constitucional, que era su meta al convocar los comicios celebrados. Si ordenaba ametrallar a la multitud se encaminaba hacia una dictadura más brutal que la precedente de Miguel Primo de Rivera. Y si permanecía pasivo, la República existía de hecho en la calle, una realidad que se impuso. Ucelay-Da Cal concluye que estas maniobras republicanas, “gracias a su invisibilidad”, dieron como resultado “el golpe de Estado más perfecto de toda la historia española” al salvar las apariencias de vulnerar la legalidad.

images

Los líderes republicanos llevaron las masas a la calle y situaron al gobierno en un callejón sin salida.

En suma, los dos actores políticos del 14 de abril –monarca y oposición- apostaron por la carta golpista. Ello no fue excepcional, pues desde 1808 los cambios de régimen se imponían en España por esa vía y esa jornada fue un hito más de una larga secuencia.

Los comentarios están cerrados.