¿POR QUÉ SE ASOCIA LA PRESENCIA DE INMIGRACIÓN CON LA DELINCUENCIA?

Alfonso Echazarra, autor del estudio sobre la percepción de la delincuencia en los barrios.

 ¿QUÉ ASOCIACIÓN SE PUEDE ESTABLCER ENTRE DELINCUENCIA E INMIGRACIÓN? Una tópico repetido -muy especialmente desde la extrema derecha-  asocia mayor delincuencia con presencia de inmigración.

No obstante, la realidad es mucho más compleja y un estudio hecho público ahora por la Fundación La Caixa, La delincuencia en los barrios, de Alfonso Echazarra, demuestra que “pese a la creencia generalizada (el 80 % de la población en 2007) de que la inmigración incrementa el nivel de delincuencia, la presencia de ciudadanos de otras nacionalidades en el barrio no aumenta la delincuencia percibida“.

¿Cómo se crea esta percepción ciudadana? ¿Qué factores influyen en ella? A continuación, reproducimos un artículo de Alejandro Carra en ABC  (30/IV/2014), “Los inmigrantes no aumentan la delincuencia percibida en los barrios”, que comenta el informe y consideramos de interés para nuestros lectores.

*****

“Los inmigrantes no aumentan la delincuencia percibida en los barrios”

Comparativamente con otros países, España no está obsesionada por la delincuencia. Pese a que la seguridad ciudadana, las drogas y la violencia doméstica no nos son ajenos, tradicionalmente el desempleo y el terrorismo han sido los problemas que más han agobiado a los españoles. Y sin embargo, nosotros nos sentimos más inseguros que los residentes en otros países con tasas de victimización similares o incluso más elevadas. ¿A qué se debe esta mayor delincuencia percibida por los españoles en sus barrios?

Jaime Lanaspa, director general de la Fundación «la Caixa», y Alfonso Echazarra, autor del presente estudio, doctor en Estadística Aplicada a las Ciencias Sociales por la Universidad de Manchester y doctor miembro del Instituto Juan March, han presentado esta mañana en CaixaForum Madrid el volumen 37 de la colecciónEstudios Sociales de la Fundación «la Caixa»: La delincuencia en los barrios. El informe, que analiza las razones por las que la percepción de la delincuencia varía de unos barrios a otros, fue ganador del Premio «la Caixa» de Ciencias Sociales 2013, y en él se da respuesta a alguno de los interrogantes de nuestra mayor sensibilidad ante la inseguridad.

En la última International Crime Victims Survey (2004-2005), menos de un 10 % de los entrevistados afirmaba haber sido víctima de un delito, la tasa más baja de los 30 países participantes. A pesar de ello, un 33 % de los españoles afirmaba sentirse inseguro por la noche en las calles, claramente por encima de la media de los países participantes.

Uno de los estereotipos del que más se ha abusado desde que nuestro país se convirtió en receptor de inmigración, es que con los trabajadores extranjeros también había venido una legión de delincuentes, para los que nuestro país era poco menos que un paraíso. Pero uno de los datos llamativos del informe es que pese a la creencia generalizada (el 80 % de la población en 2007) de que la inmigración incrementa el nivel de delincuencia, la realidad es que la diversidad reduce los niveles de delincuencia percibida en el barrio.

Desorganización social

Las variables de nivel educativo bajo, desempleo, desintegración familiar, movilidad residencial y el grado de urbanización son también determinantes en la percepción que los vecinos tienen de la delincuencia y el vandalismo en su zona residencial. En barrios donde los residentes tienen un nivel educativo alto y un empleo estable, y los edificios están en buenas condiciones, los residentes son menos proclives a percibir altos niveles de delincuencia.

A nivel individual, los extranjeros, los hombres y las personas conmás educación e ingresos y con una ideología de izquierdas son menos proclives a percibir su barrio como peligroso.

Otro de los mitos, o leyendas urbanas que se cae es el de la delincuencia en las grandes ciudades, donde se supone que el entorno sería más favorable. La realidad, según desvela el informe, es que en España existen 117 secciones censales -principalmente zonas urbanas, costeras y del sur de España- donde más del 90 % de la población considera que la delincuencia y el vandalismo son un problema. Pero solo cuatro de ellas están en Barcelona y Madrid.

Los comentarios están cerrados.