LA ULTRADERECHA ANTE LAS ELECCIONES EUROPEAS: MUCHO RUIDO, PERO NO TANTAS NUECES


20140104_LDP001

 Los líderes de los “Tea Parties” europeos según una caricatura de The Economist (4/I/2014).

¿HASTA QUÉ PUNTO TENDRÁN ÉXITO LAS FORMACIONES DE DERECHA POPULISTA EN LOS PRÓXIMOS COMICIOS EUROPEOS?

Su eventual ascenso es objeto de numerosos artículos y análisis en los medios de comunicación y se especula la posibilidad de que sus partidos experimenten un avance electoral general.

Esta idea se vio favorecida también por el anuncio de Geert Wilders y Marine Le Pen de la creación de una alianza para constituir  un grupo parlamentario con diversas fuerzas de este espectro en Estrasburgo. Como veremos en la siguiente entrada de este blog, ello no constituye ninguna novedad, pues ya ha existido en otras legislaturas.

Un crecimiento electoral magnificado

9780521616324Así las cosas, se corre el riesgo de magnificar el ascenso de la derecha populista en las elecciones del próximo dia 25. En este sentido, es imprescindible la lectura del ensayo académico accesible on-line titulado “The Far Right and the European Elections”, de Cas Mudde.

Mudde es  un investigador que conoce muy bien las dinámicas de la extrema derecha continental, como refleja su obra Populist Radical Right Parties in Europe (2007). En ella realiza un recorrido amplio por las formaciones de este espectro, por lo que aconsejamos su lectura.

Volviendo a su análisis del artículo mencionado, Mudde presenta diversas reflexiones de interés de las que destacamos las tres siguientes.

1. No es un ascenso general

Mudde subraya que 10 de los 28 países de la UE no conocen formaciones de extrema derecha con presencia institucional significativa.

De hecho, la ultraderecha experimenta su crecimiento más significativo en Austria, Francia, Hungría, Letonia y Grecia. Ello no es un tema menor, pues en los dos primeros países el Front National y el FPÖ ya habían experimentado un crecimiento  notorio respectivamente en 1997 y 1998 y ahora conocen un nuevo ciclo alcista.

En suma, no asistimos a un ascenso continental y generalizado de estos partidos. Conocen una tendencia favorable y alcanzarán buenos resultados en algunos países, pero su crecimiento está ligado a dinámicas estatales.

2. Crisis económica no implica ascenso electoral

Los tópicos establecidos que asocian crisis económica y ascenso de las formaciones de este signo, pero su ausencia es llamativa en los países “rescatados”: Chipre, España, Portugal, Irlanda.

Dentro de esta casuística es relevante su ascenso en Grecia, que constituye la excepción. El caso de España es ilustrativo: en los próximos comicios europeos se presentan cinco candidaturas vinculadas a este espectro con aparentemente nulas posibilidades de obtener un escaño, según señala Xavier Rius Sant en su blog: La España en Marcha, Democracia Nacional, Movimiento Social Republicano, Impulso Social (AES-Familia y Vida) y FE de las JONS.

En este sentido, puede ayudar a comprender la fragmentación actual de este espectro la visión de quien ha sido un destacado activista e ideólogo del mismo, Ernesto Milá.

3. No cuestionará el funcionamiento del europarlamento

El total de representantes en la eurocámara, sumando fuerzas de derecha euroescéptica radical o ultraderecha, no impedirá que despliegue sus políticas.

Mudde advierte que aunque la suma total de diputados de extrema derecha o derecha populista euroescéptica alcance un número relevante (99-122), representará en torno a un 15% de los 764 diputados totales, lo que será insuficiente para impedir que el parlamento implemente políticas de amplio consenso.

De hecho, cuando escribimos esta entrada, el portal de encuestas sobre los comicios europeos  Poll Watch 2014 otorga 99 escaños al grupo de diputados no inscritos (actualmente son 27 y acoge a los de las formaciones de ultraderecha).

Sin título

De hecho, ya habíamos llamado la atención en este aspecto mediante otro artículo reproducido en el blog recogiendo tesis de un analista político francés, Arnaud Leparmentier.

Conclusión 

La derecha populista crecerá, ciertamente, pero con un ascenso es acotado. Será eventualmente espectacular en Francia, donde el FN ya conoce una dinámica de crecimiento, pero no generalizado y capaz de cuestionar la existencia de la UE y sus instituciones.

Asimismo, hay que ser prudente a la hora de valorar el impacto dela crisis económica: constituye  un factor influyente en el crecimiento de estos partidos, pero no basta para generar su éxito en las urnas.

En suma, se impone prudencia en el tratamiento informativo de los futuros resultados de la extrema derecha en los comicios europeos para constatar sus logros y limitaciones.

Los comentarios están cerrados.