LO QUE QUEDA DE FRANCO EN LA CASA REAL (2): EL DICTADOR ESCOGIÓ EL NOMBRE DE JUAN CARLOS Y TAMBIÉN EL DE FELIPE

 

descarga

Franco y el príncipe Juan Carlos. El dictador escogió el nombre del reinado del futuro monarca.

FRANCO ESCOGIÓ LOS NOMBRES DE JUAN CARLOS Y FELIPE. Como explicamos en nuestra obra Franco y los Borbones, fue eldictador quien decidió que el actual monarca se llamara “Juan Carlos”, como exponemos en estos términos (p. 273):

De hecho, “Juanito” se llamó Juan Carlos por decisión de Franco. Según el propio Don Juan, “fue Franco quien lo inventó; en casa nunca le hemos llamado Juan Carlos. Franco lo dispuso así, para no confundirle conmigo”. De hecho, en 1954 el conde de Barcelona aún se refería a él como “el príncipe don Juan”.

El nombre de bautismo del niño era Juan Carlos Alfonso Víctor María de Borbón y de Borbón, y Paul Preston señala que el cambio no fue caprichoso: “el nombre de ‘Juan Carlos’ distinguía al príncipe de su padre, Don Juan, y quizá le congraciara con los ultraconservadores monárquicos carlistas, cuyo pretendiente siempre había llevado el nombre de Carlos.

La eliminación de su segundo nombre, Alfonso, habría sin duda complacido a Franco, dado que uno de los elementos centrales de la retórica del Caudillo era que había sido el equivocado liberalismo de Alfonso XIII el que había hecho inevitable la guerra civil española”.

francoylosborbonesPortada de Franco y los Borbones.

Parece ser que también el dictador escogió el del actual heredero del Trono, el príncipe Felipe. El difunto exministro Laureano López Rodó y el historiador Ricardo de la Cierva afirman que fue el dictador quien zanjó así la cuestión, pero el periodista Jaime Peñafiel advierte que el nombre de Felipe ya estaba decidido de antemano quizá sin consultar a Franco.

Los hechos habrían sucedido así, según narramos en nuestra mencionada obra Franco y los Borbones (p. 364):

En enero de 1968 el príncipe Juan Carlos llegó a la edad estipulada por la Ley de Sucesión para suceder eventualmente a Franco, 30 años, y ese mismo mes nació su hijo Felipe, poniendo fin a la ansiedad generada [en los príncipes] por la ausencia de un varón.

Como explicó el ginecólogo de Doña Sofía, dado que entonces no existía diagnóstico prenatal del sexo del feto, a la princesa “le aterraba que fuera otra infanta”. Por tal motivo “preparó, a escondidas, las ropas de color celeste para un niño, desechando el rosa para niñas, color que empezaba a odiar”.

Pero Franco también anhelaba un varón y lo primero que preguntó sobre el bebé fue su sexo: “¿Es machote?” Asimismo, el dictador fue consultado sobre el nombre del niño: “Fernando VII está todavía muy cerca; los Felipes son más antiguos”, dijo Franco.

descarga (1)

El Rey y el actual príncipe de Asturias.

En definitiva, la huella de Franco perdura de modo invisible en los más altos representantes del Estado: el Rey y el príncipe heredero.

Los comentarios están cerrados.