ALTERNATIVA POR ALEMANIA, CADA VEZ MÁS A LA ALZA Y MÁS A LA DERECHA

Vídeo de HispanTV publicado sobre el ascenso de AfD emitido en septiembre, con motivo de los comicios regionales.

La eurófoba Alternativa por Alemania (Alternative für Deutschland, AfD), partido al que hemos dedicado ya atención en este blog, experimenta una tendencia sostenida a la alza en los comicios y en los sondeos, que le otorgan ya un 8% de los votos a nivel estatal.

A la vez, extiende su discurso más allá del tema europeo y explora nuevos territorios como la inmigración, mientras suma un voto ideológicamente transversal, que incluye exvotantes postcomunistas. El resultado es que la formación empieza a preocupar seriamente a la canciller Angela Merkel.

Por considerar el tema de interés para nuestros lectores, a continuación reproducimos la crónica de Luis Doncel para El País (4/X/2014), que analiza la inquietud de la CDU ante el ascenso de esta fuerza emergente. Hemos añadido epígrafes al texto original para facilitar su lectura.

*****

AfD, el partido que preocupa a Merkel

Los democristianos pasan al ataque ante el ascenso de Alternativa por Alemania, el grupo que quiere acabar con el euro

La preocupación en los centros de poder de Berlín es evidente. El ascenso del partido eurófobo y conservador Alternativa por Alemania (AfD) ha obligado a los democristianos de la CDU a pasar a la ofensiva. Hasta ahora, la estrategia era ignorarlos y confiar en su pronta desaparición. Pero las tres elecciones regionales del pasado septiembre han mostrado un peligro real. “Es evidente que mirar hacia otro lado no ha funcionado. Tenemos que salir a la palestra para decir que no basta con describir los problemas, también hay que solucionarlos”, señala al otro lado del teléfono el diputado de la CDUWolgang Bosbach.

Logotipo del partido.

Una fuerza eurófoba emergente

“Primero nos ignoraron. Después han optado por hablar mal y luchar contra nosotros. La última fase será nuestra victoria”. Quien habla es Hans-Olaf Henkel, uno de los vicepresidentes de AfD. Este ex alto ejecutivo, típico ejemplo de la clase dirigente alemana, recibe en su elegante despacho berlinés decorado con motivos japoneses y ofrece al periodista hacer la entrevista en alemán, inglés o francés. En la cúpula del nuevo partido abundan los académicos. Por ejemplo, su líder, Bernd Lucke, es profesor de Economía. Precisamente a este dato se agarró el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, para lanzarle una crítica feroz. “AfD utiliza sin escrúpulos la demagogia. No hay derecho a que su líder defienda el disparate de que a los alemanes les iría mejor sin el euro. Todos los economistas saben que con menos integración europea nuestro bienestar se reduciría”, dijo en una entrevista la semana pasada Schäuble, fiel escudero de la canciller Angela Merkel.

Alternativa nació en febrero del año pasado, siete meses antes de las elecciones que dieron a Merkel su tercera victoria consecutiva. Obtuvieron entonces el respaldo de dos millones de alemanes, pero se quedaron a tres décimas del 5% de los votos necesario para entrar en Bundestag. Los comicios europeos, donde obtuvieron siete escaños, confirmaron que iban en serio. Y en los tres Estados orientales que votaron el mes pasado lograron cerca del 10%. Las últimas encuestas les otorgan una intención de voto en torno al 8% en toda Alemania.

“Sobre el euro somos muy claros. Hay dos alternativas: o convencemos a los países del sur de que tienen que abandonarlo o nos vamos los que nos atenemos a los criterios de Maastricht. Y si nadie quiere acompañarnos, no hay problema. Alemania se va sola”, asegura Henkel. AfD nació como un partido centrado única y exclusivamente en el rechazo a la unión monetaria. “La absurda, grotesca política europea ha logrado que los alemanes seamos odiados en Grecia; y todo por aferrarse a ese becerro del oro que es el euro y que está condenado al fracaso”, recita de carrerilla.

1401091176_afd_geld

Cartel electoral de Afd crítico con Europa y Merkel: “¡Ah, aquí está nuestro dinero!”, reza su leyenda. Arriba, el lema de la campaña: “Coraje para Alemania”

Un cambio en el discurso

Pero AfD ahora ya habla de más cosas. En los últimos meses ha ido ampliando su abanico de propuestas, apropiándose del espacio conservador que una CDU cada vez más al centro ha ido dejando libre. El partido que dice estar contra “la vieja política” se ha erigido en defensor de aquellos que reclaman mano dura contra la inmigración ilegal, de los que critican que Merkel haya aceptado el salario mínimo o de los que defienden una visión tradicional de la familia, en la que solo cabe el modelo hombre-mujer-niños. Pero la formación de Lucke no bebe solo de los caladeros de la CDU y de un partido liberal prácticamente en punto muerto. En el este del país, AfD ha captado tantos votos de antiguos simpatizantes de los poscomunistas de La Izquierda como de los democristianos.

Tras entrar en tres parlamentos orientales, Alternativa tiene ahora la vista puesta en las ciudades-estado de Hamburgo y Bremen, que votarán en 2015. Quieren demostrar que son un partido de implantación nacional y que el éxito en la parte oriental del país no fue fruto de la casualidad. ¿Qué les hace pensar que no acabarán como el Partido Pirata, que entró con fuerza pero duró poco?, “Porque somos los únicos que decimos que hay alternativas. Que esta política nos lleva al desastre”, responde Henkel.

¿Qué tipo de derecha representa?

Pese a los éxitos electorales, AfD ya acumula algunos problemas. Como las diferencias internas que han mostrado en asuntos como la posición ante Rusia o actuaciones como las de un diputado regional que publicó en Facebook una caricatura antisemita. “Lo hemos echado del grupo”, responde Henkel, representante del sector más liberal del partido, molesto ante la insinuación de que cobijan a radicales de ultraderecha en sus filas. “No tenemos nada que ver con Marine Le Pen o Nigel Farage. Mire con quién nos sentamos en el Parlamento Europeo, con los conservadores británicos”, asegura sin mencionar que los tories les aceptaron en contra de las indicaciones del primer ministro, David Cameron.

Si no son radicales, ¿cómo se definirían entonces? “Somos el partido del sentido común, de los valores, de la decencia y de la tolerancia”, responde.

Los comentarios están cerrados.