ENTREVISTA A XAVIER MORENO: “EN LA LEGIÓN AZUL FRANQUISTA HUBO POCO VOLUNTARIO Y MUCHO FORZADO”

aut-xavier-moreno-julia_2XAVIER MORENO JULIÁ (Barcelona, 1960) es doctor en Historia Contemporánea por la Universidad de Barcelona, y profesor de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona. Es premio nacional de Investigación y ha publicado una trilogía de relevantes investigaciones sobre la División Azul y su contexto.

 Nos referimos a  La División Azul. Sangre española en Rusia, 1941-1945 (Barcelona, 2004);  Hitler y Franco. Diplomacia en tiempos de guerra, 1936-1945 (Barcelona, 2007); y ahora ha publicado  Legión Azul y Segunda Guerra Mundial. Hundimiento hispano-alemán en el Frente del Este, 1943-1944 (Madrid, 2014).

Dado que la Legión Azul es poco conocida entre el gran público, hemos considerado que podía ser de inetrés para nuestros lectores entrevistar a este experto en las relaciones existentes entre el franquismo y el Tercer Reich, cuya generosidad agradecemos por haber accedido a responder a nuestras cuestiones.

¿Qué relación tiene la Legión Azul con la División Azul?

Mucha, en tanto que nació de ella. Concretamente, cuando la División Azul fue retirada del frente, en octubre de 1943, por orden de Madrid quedó en Rusia un pequeño contingente, la Legión Azul, a modo de remanente que evitase posibles reacciones alemanas y, a la par, la imagen de que España abandonaba a Alemania a su suerte.

division-azul

Un soldado de la División Azul coloca un crucifijo en la tumba de un compañero.

¿Quienes formaron parte de la Legión Azul?

En teoría, 2.269 hombres, de los que en mi libro Legión Azul y Segunda Guerra Mundial facilito los nombres y datos personales de 2.199. De hecho, hasta ahora se creía que eran los más ideologizados de entre los divisionarios, pero no fue así: mayoritariamente fueron los últimos llegados a Rusia quienes quedaron retenidos por el mando. Por tanto, poco voluntario y mucho forzado.

¿Cuál fue su trayectoria?

Primero su entrada en combate fue retrasada por el Ministerio del Ejército (el de Exteriores era totalmente contrario a su existencia). Después, ya en el frente, fue parcialmente utilizada contra los partisanos, lo que desagradó en mucho a la mayor parte de sus miembros. Por otra parte, quedó concentrada en un frente en vilo ante la posibilidad del inicio de la esperada ofensiva de invierno del Ejército Rojo. Acciones de patrulla y vigilancia ocupaban las horas. Y finalmente, cuando el ataque se desencadenó, el repliegue fue de gran magnitud, en tanto que afectó a todo el Grupo de Ejércitos del Norte. La marcha fue un desastre.

legion-azul

Portada de Legión Azul, el estudio más completo sobre el tema.

¿Fue relevante en términos bélicos?

No, pues eran muy pocos hombres en un frente de magnitud enorme. Apuntar aquí que, sin embargo, la lucha a la que se vio abocada fue brutal, pues hablamos de diciembre de 1943 y enero de 1944 en Rusia, cuando Alemania había perdido ya toda posibilidad de victoria y quedaba abocada a la defensa de sus cada vez más menguadas conquistas.

 ¿Cuál fue la actitud de Franco ante la Legión Azul?

La de siempre: de pasividad. Aunque fue él quien recogió la idea del ministro del Ejército Carlos Asensio y la creó, no optó por retirarla hasta que la presión de los aliados obligó a ello.

Franco-Hitler

La Legión Azul fue el último vestigio de la colaboración militar franquista con Hitler.

¿Se ha mitifcado el papel de la Legión Azul?

No se ha podido mitificar su papel en cuanto que no participó en ningún gran hecho de armas. Más bien ha tendido a ser olvidada, y muy poco se había escrito sobre ella. De hecho, para mí su estudio ha significado el punto final de una trilogía que comenzó hace diez años ya con La División Azul (2004) y prosiguió con Hitler y Franco (2007).

___

* Puede accederse al índice de Legión Azul clicando aquí.

Los comentarios están cerrados.