TRES APUNTES SOBRE LA AFINIDAD DE VOX CON EL PARTIDO LEY Y JUSTICIA POLACO

Santiago Abascal, líder de Vox, y el presidente del partido Ley y Justicia, Jaroslaw Kaczynski (foto de La Razón).

 

LA PROPUESTA DE VOX DE PAGAR 100 EUROS MENSUALES POR CADA HIJO HASTA LOS 18 AÑOS supone adoptar una medida estelar del partido Ley y Justicia [PiS], que gobierna Polonia. Diversas decisiones tomadas por los ejecutivos del PiS han sido asociadas a la creación de “democracias iliberales”, como ejemplificaron sus reformas destinadas a controlar el poder judicial. Desde nuestra óptica, es interesante remarcar esta proximidad de Vox al PiS por tres razones.

1. Una ruptura en las tradicionales afinidades de la ultraderecha

La extrema derecha española tradicionalmente (por razones de proximidad geográfica y cultural) ha sido proclive a primar las relaciones de proximidad con formaciones italianas y francesas por encima de las de otros países. Eventualmente, hubo cierta conexión con la Guardia de Hierro rumana en los años treinta y en la posguerra que aún perduró en los setenta. Sin embargo, las afinidades con fuerzas ultracatólicas y antirusas del Este, como es el caso de Vox y el PiS, constituyen una novedad.

De hecho, Vox ya manifestó en su programa que compartía el euroescepticismo de los países del llamado grupo de Visegrado, que incluyen a Polonia: “Impulsar en Bruselas un nuevo tratado europeo, en la línea que defienden los países del grupo de Visegrado en cuanto a fronteras, soberanía nacional y respeto por los valores de la cultura europea”.

2. Una elección de aliados significativa

En este sentido, Vox no escogió como grupo parlamentario en Estrasburgo a Identidad y Democracia (que lidera la Liga italiana y al que pertenece el Reagrupamiento Nacional que dirige Marine Le Pen), sino al de los Conservadores y Reformistas Europeos, que pertenece el PiS.

Sin embargo, ello ha supuesto una contradicción significativa para el partido que lidera Santiago Abascal, ya que a este grupo, paradójicamente, también esta adscrito a él la formación valedora de Carles Puigdemont, la Nueva Alianza Flamenca [N-VA].

3. Un cambio silencioso de política económica

Al asumir la citada medida estelar del PiS para fomentar la natalidad, Vox no solo ha remarcado su vecindad ideológica con este partido, sino que también ha hecho una enmienda silente a su política económica neoliberal. Y es que instaurar este subsidio requeriría entre 9.600 y 8.000 millones anuales de euros. Ello choca con su afán de rebajar impuestos y reducir el Estado. Por esta vía, Vox puede haber iniciado una andadura para proyectarse como “derecha social” y buscar caladeros de voto en sectores sociales populares, aunque es pronto para formular conjeturas al respecto.

Conclusión: un partido “en construcción”

La afinidad entre Vox y el PiS aquí expuesta ilustra, por una parte, como Vox ha  cambiado tradiciones establecidas en la extrema derecha española, al priorizar por ahora como referente a un partido ultracatólico del Este. Por otra parte, refleja como Vox modifica algunos de sus pilares programáticos de forma implícita y según cada coyuntura. Ello representa una capacidad de rápida adaptación a escenarios cambiantes sin asumir contradicciones notorias.

Los comentarios están cerrados.