EL REFERÉNDUM SUIZO SOBRE INMIGRACIÓN, DERROTA DE LA UE Y VICTORIA DE LA DERECHA POPULISTA

febrero 16, 2014

_suiza_86995d2a

El referéndum celebrado en Suiza supone una victoria de los detractores de la UE (imagen de infolibre).

A ESCASOS MESES DE LAS ELECCIONES EUROPEAS, en las que se prevee un fuerte voto de protesta capitalizado por una derecha populista de amplio espectro, el pasado 9 de febrero Suiza lanzó un nuevo mensaje contra la Unión Europea [UE] y los valores que ésta encarna.

En un plebiscito sobre una iniciativa que reclama establecer cuotas y contingentes de inmigración venció el “sí” por el 50,3% de votos (solamente hubo 19.516 votos de diferencia). El resultado supone revisar las relaciones con la UE y tratados internacionales contrarios a estas normas.

Ello obedece a que el acuerdo ahora aprobadorestablece el principio de la preferencia por el trabajador nacional frente al extranjero”, abolido para todos los trabajadores procedentes de la UEEn este sentido, recomendamos la lectura del artículo de Belén Couceiro, publicado en el portal swissinfo.ch  sobre el plebiscito y sus importantes implicaciones.

La formación promotora del referéndum ha sido  la  Union Democrática de Centro/Partido Popular Suizo [Union Démocratique de Centre/Schweizerische Volkspartei, UDC/SVP],  cuyo mensaje, como mostramos a continuación, ha presentado a la inmigración que conoce el país como un peligro para su futuro.

158828-620-282

Imagen del facebook de la UDC que denuncia un supuesto encarecimiento de alquileres debido al crecimiento de la inmigración.

La inmigración como amenaza nacional

De este modo, si leemos su argumentario de la campaña de este partido en la consulta (argumentaire-f), su mensaje reúne todos los tópicos y estereotipos negativos sobre la inmigración, como muestra esta cita sobre su crecimiento:

Las consecuencias de esta desastrosa tendencia son claramente perceptibles en la vida cotidiana: aumento del paro (la tasa de desempleo ronda el 8 % entre los extranjeros), trenes abarrotados de gente, carreteras saturadas,  alquileres y precios de la tierra al alza, pérdida de preciosas tierras agrícolas, presión sobre los salarios, delincuencia extranjera, abuso en materia de asilo, pérdida de la identidad cultural al frente de nuestras empresas, gran proporción de extranjeros sobre la ayuda social y otros seguros sociales.

La inmigración incontrolada actual amenaza nuestra libertad, nuestra seguridad, el pleno empleo, la belleza de nuestros paisajes y en resumidas cuentas a nuestra prosperidad.

Como puede constatarse, desde el prisma del SVP/UDC, la inmigración no solo afecta a aspectos culturales o del Estado de Bienestar, sino a todos los ámbitos: carreteras, trenes, alquileres, salarios…Estamos ante una percepción del inmigrante como invasor que desestabiliza el país en todos los sentidos (una visión crítica que en el caso helvético cuentan con significados antecedentes).

 La iconografía: tres metáforas inquietantes

El grafismo del SVP/UDC, ya analizado en este blog, en esta ocasión ha presentado a la inmigración como una presunta amenaza nacional de distintas formas.

* La que ha tenido más proyección es la de su cartel con un árbol vigoroso cuyas frondosas raíces pueden acabar con el país, tal como muestra este cartel: “La desmesura daña a Suiza” reza su lema.

Aparentemente, el mensaje da a entender que las medidas sometidas a plebiscito tratan de poner orden en un problema que se ha desbordado, como encarnaría la fractura del territorio helvético por el crecimiento del árbol.

F4MasseneinwanderungSVPf

* En otro cartel ha presentado el país como una barca metafórica que corre riesgo de irse a pique ante el súbito incremento de pasajeros:

Affiche-immigration

* Otro mensaje ha identificado a la inmigración extranjera como un escualo gigante capaz de devorar a Suiza, en una clara llamada al voto del miedo:

AfficheRequinImmigration

La UE, una claudicación de la soberanía nacional

Finalmente, la UE ha quedado asociada a la defensa de la inmigración. Así, ante la eventual negativa a renegociar los acuerdos con Suiza hecha pública por la comisaria europea Viviane Reding antes del plebiscito, las juventudes del SVP/UDC del cantón de Valais han elaborado este mensaje nada sofisticado y muy directo:”hartos de tener que bajarse siempre los pantalones”, afirma el cartel.

En suma, la negociación con la UE supone para la SVP/UDC una claudicación que debe cesar de inmediato.

1545641_586206411461772_595320370_n (1)

Conclusión

Como puede apreciarse, la campaña ha asociado en este caso la inmigración a un peligro nacional y a Bruselas como su protector, lo que invita a tres reflexiones:

* El plebiscito suizo anticipa una de las claves del mensaje electoral que posiblemente remararán numerosos partidos de ultraderecha ante los próximos comicios europeos: la UE fomenta una inmigración perjudicial.

* El éxito de la SVP/UDC  puede radicalizar el mensaje de los partidos de la derecha, de modo que apoyen este tipo de medidas para no perder votantes atraídos por formaciones de extrema derecha, como ya ha sucedido en Francia.

* Por último, el caso suizo ha añadido un importante componente plebiscitario al discurso de la derecha populista: si se realiza un referéndum sobre medidas de la UE que limitan la soberanía nacional, el resultado puede ser negativo, ya que aparentemente son las élites dirigentes las que defienden la “Eurocracia” de Bruselas y no el “pueblo”.

descarga

El Frente Nacional francés ha incorporado ya el éxito del plebiscito suizo a su discurso.

De ello, por ejemplo, ha tomado nota (como era más que previsible) el Frente Nacional, como refleja un reciente editorial de su secretario general Steeve Brois.

En suma, el mensaje eventualmente implícito en el episodio es que las élites políticas quieren permanecer en la UE, pero no sus ciudadanos, que no son consultados de modo explícito y directo. De este modo, la derecha populista deviene abanderada de la democracia directa frente al resto de formaciones.


LA DERECHA POPULISTA CONTRA EUROPA EN CINCO CARTELES Y UN VÍDEO

febrero 9, 2014

wildersLepenGeert Wilders y Marine Le Pen anunciando en noviembre del 2013 su intención de formar un grupo propio en el parlamento europeo (foto de Valerie Kuypers, AFP).

A continuación reproducimos un artículo que hemos publicado sobre la derecha populista y su visión de Europa el dia 26 de enero en “agenda pública”, del diario.es por considerarlo de interés para nuestros lectores.

*****

EN LOS COMICIOS EUROPEOS DE MAYO UNA MULTIFORME DERECHA POPULISTA PUEDE ALCANZAR RESULTADOS IMPORTANTES CON UN MENSAJE CRÍTICO HACIA LA UE. El analista de Le Monde Arnaud Leparmentier estima que sus partidos pueden obtener en torno a los 90 escaños de los 764 del hemiciclo de Estrasburgo. Ello les permitiría formar un grupo parlamentario propio, propósito ya anunciado por los líderes del Frente Nacional [FN] francés, Marine Le Pen, y del Partido de la Libertad holandés [PVV], Geert Wilders. ¿Por qué se produce esta tendencia al alza de su voto?

Para responder a la cuestión, más que recurrir a una enumeración de causas, su propaganda ofrece elementos de reflexión interesantes al respecto, pues consideramos tan importante lo que estas formaciones manifiestan, como la forma en que lo hacen. Así, a continuación exponemos el antieuropeísmo de estos ámbitos ilustrado con cinco carteles de diversas convocatorias a las urnas y un video de propaganda. Sus lemas son significativos del discurso anti-UE de este amplio espectro político, a la espera de conocer los mensajes que acuñará en la próxima convocatoria.

1. Contra los rescates bancarios.

1

Este póster del Partido Popular de Austria, el FPÖ, creado en vistas a las elecciones legislativas del 2010 muestra como los rescates han tenido un peso importante en la percepción crítica de la UE. Su lema es gráfico: “Nuestro dinero para nuestra gente”. El cartel, según la formación, caricaturiza al “especulador Spiros Latsis, el griego más rico que ha invertido miles de millones de euros en bonos del Estado”, que -con los bancos- sería “el gran beneficiario de la ayuda a Grecia”. Por ello muestra a Latsis sonriente en una hamaca recibiendo un abultado fajo de billetes, que simboliza -siguiendo al FPÖ- a “los banqueros codiciosos”, únicos beneficiarios de estos fondos. No obstante, cabe plantearse si el cartel permite otra lectura más simple de los rescates: ¿Cuántos ciudadanos identificarán a Latsis en la imagen y cuántos verán en ella a un griego holgazán de tez morena que se alegra del dinero recibido?

2. Contra el Euro.

Afd

La actuación de la UE en la crisis la ha proyectado como una suerte de cobrador del frac que pasa factura a los países ricos para rescatar a los mediterráneos y viceversa. Ello ha puesto en la picota al euro y acabar con él es otro caballo de batalla. Lo testimonia el contundente lema de Alternativa por Alemania [AfD]: “El euro divide Europa”. Esta nueva formación de corte populista y centrada en la crítica de la UE irrumpió en los últimos comicios legislativos germanos, celebrados en septiembre del 2013, y rozó el ingreso en el parlamento (obtuvo un 4.7% de los votos). Su meta es abandonar la política de rescates (una “colectivización de deudas ajenas”) que ha resumido en estos términos: “Los griegos sufren, los alemanes pagan y los bancos ganan”. En este marco, la solución de AfD pasa por expulsar a los Estados en crisis de la eurozona. En suma, el euro es el instrumento de élites de la UE para descapitalizar a países ricos lastrados por las desbarajustadas economías del mediterráneas.

3. Contra la inmigración

Ukip

Este cartel del anti-europeísta UKIP, con el visible color púrpura que lo identifica, presenta mintiendo a los líderes de los tres partidos mayoritarios: el conservador, el laborista y el liberal (que amalgama en una única realidad con la expresión “the ‘LibLabCon’”). Así, la imagen muestra a David Cameron, Nick Clegg y Ed Miliband como unos embusteros asimilados a “Pinocho”: “Están mintiendo sobre la migración en la UE”, afirma. Desde la óptica del UKIP estos han favorecido una emigración masiva de la UE hacia Gran Bretaña imposible de absorber en términos materiales (no hay viviendas) y prestaciones (como testimonia la alusión a escuelas y hospitales). Por ello, votar al UKIP es hacerlo contra una “segunda ola” de inmigración comunitaria. El mensaje, en consecuencia, niega diferencias entre las grandes formaciones (todas mentirían por igual) y presenta a la UKIP como la alternativa al establishment que genuinamente preserva la “independencia” británica frente a Europa.

4. Contra la ausencia de fronteras

Shengen

“Perder seguridad? ¿Perder el trabajo? No a Schengen” advierte este cartel contra la adhesión helvética a los acuerdos de Schengen. Lo editó el Partido Popular de Suiza [SVP/UDC] con motivo del referéndum para adherirse a ellos celebrado en el 2005. Entonces tal opción generó grandes recelos en la población, como expuso El País (5/VI/2005), por el temor “a la inmigración masiva, al paro y a los salarios de miseria”, aunque venció el “sí” con el 54% de votos. En este marco, el póster era claro en su mensaje: la Europa sin fronteras amenaza el trabajo y la seguridad de los ciudadanos, cuya angustia plasma un grafismo expresionista que recuerda a El grito, de Eduard Munch, y combina los colores de la bandera helvética (blanco y rojo) con un fondo sombrío negro y gris que lleva impreso el acrónimo UE.

5. Contra la estafa

Le Pen 2000

“Salvemos a Francia de la estafa europea” fue el lema del Frente Nacional en los comicios europeos del 2009, a los que acudió acaudillado por Jean Marie Le Pen. El partido se presentó como un metafórico flotador que podía evitar el hundimiento del país, en una imagen que empleaba los colores de la enseña nacional (blanco, azul y rojo). Para demostrar el presunto fraude denunciado, el FN elaboró una relación de 20 supuestos falsos tópicos positivos de la UE (relativos a aspectos tan diversos como la emigración, la presencia de Turquía en Europa, las identidades y tradiciones nacionales y locales o los servicios públicos) que puede leerse aquí. El resultado, a sus ojos, sería una estafa que el FN llamaba a combatir fortificando el Estado nación mediante -entre otras medidas- el proteccionismo, la defensa de la soberanía o la inversión de flujos migratorios.

Europa pierde seducción

La UE pierde atractivo entre la ciudadanía, como pretende reflejar este irónico video de propaganda del SVP-UDC elaborado en el 2011. Su mensaje combina modernidad y humor en un esquema sexista tradicional: el varón musculoso y bello antaño irresistible ahora no atrae a las bellas féminas porque abraza valores europeos.

A este desencanto creciente de la población por la UE han contribuido en un buen grado sus élites dirigentes, pues éstas han relegado a un más que discreto segundo plano a la “Europa social” (inquieta por el bienestar de la población), mientras han primado a la tecnocracia gestora de rescates que han descontentado a parte importante de los ciudadanos “rescatados” y “rescatadores”. Por estas razones, el próximo mayo la derecha populista se limitará a capitalizar la situación así creada y su ascenso no será una causa del descrédito de la UE, sino su efecto. Ello no es una cuestión en absoluto menor y debería mover a la reflexión de los grandes grupos de la cámara de Estrasburgo.


UN SIGLO DE “PELIGRO EXTRANJERO” EN SUIZA: DEL BOLCHEVIQUE AL MUSULMÁN

agosto 15, 2013

Exposición

Exposición de Neuchâtel sobre carteles de los extranjeros en la política suiza.

¿DESDE CUANDO ES PERCIBIDO EL “EXTRANJERO” COMO AMENAZA EN SUIZA? En la anterior entrada del blog mostramos como la democracia plebiscitaria suiza ha creado un mecanismo de exclusión del extranjero considerado amenazador para el país en distintos sentidos.

Ahora nos parece oportuno volver al tema aprovechando una exposición de 52 carteles sobre el tema que puede verse en la localidad de Neuchâtel: «L’étranger à l’affiche: altérité et identité dans l’affiche politique suisse 1918-2010»La muestra fue inaugurada este abril y puede visitarse hasta el 31 de octubre. Es de lamentar que la instalación fue objeto de un acto de vandalismo en mayo que forzó su cierre temporal.

Dos siglos de peligro encarnado por “el extranjero”: del bolchevique al musulmán

Sus carteles, expuestos en paneles exteriores, constatan la continuidad de la importancia simbólica que ha tenido el “extranjero” como amenaza en la política suiza. El recorrido visual testimonia como los bolcheviques y los judíos encarnaron primero este peligro . Luego fueron los trabajadores del sur de Europa  y en las últimos décadas han pasado a representarlo ciudadanos balcánicos, musulmanes junto a otros de países lejanos.

Sus organizadores son Francesco Garufo, historiador, y Christelle Maire, del Foro Suizo para el estudio de las Migraciones y de la Población. Puede leerse una interesante entrevista a ambos en castellano hecha por Daniele Mariani para el portal oficial suizo de noticias swissinfo clicando aquí. (también reproduce una selección muy interesante de carteles clicando en la galería de imágenes “Del peligro ‘rojo’ al miedo a los musulmanes“).

.

minarete

De este cartel surgió la idea de hacer la exposición.

En ella, explican que esta iniciativa surgió a partir del famoso cartel del referéndum para prohibir la edificación de minaretes en Suiza de la formación UDC/SVP. La muestra permite constatar continuidades en el diseño de la propaganda: “Si los gráficos cambian según la época en que fueron producidos, lo que llama la atención es la persistencia de ciertos símbolos a lo largo del último siglo. El rojo suele ser el color dominante, la cruz blanca retorna con regularidad, los paisajes de montaña, lo típico suizo con el pastor enfundado en su clásica vestimenta… Y el extranjero tiene, por definición, la piel oscura, rasgos bien definidos, bigote, y en los años 60 come espaguetis y bebe una botella de Chianti”, señala Mariani.

Por su parte, Garufo argumenta en la entrevista que los carteles conforman un juego de espejos, ya que “al representar al otro, se dice lo que Suiza no es”, Así, cuando se hace hincapié en que “el verdadero patriota es el que le compra al comerciante de su país, de su propia raza”, como ocurre en un cartel de 1936, que transmite el mensaje de que Suiza no es un país judío. Un póster del mismo año pretende mostrar que en Suiza el comunista es necesariamente una marioneta de Stalin y, por consiguiente no puede ser un verdadero suizo. Ni tampoco puede ser musulmán, como suede en muchos carteles de los últimos años. 

A continuación reproducimos un despiece del interesante reportaje de Mariani que hace un recorrido sobre la presencia del extranjero en la política suiza y lo ilustramos con carteles de la muestra.

Un tema recurrente

El tema del “extranjero” vuelve con puntual regularidad al debate político en Suiza. En 1866, con motivo de la segunda votación nacional desde la creación del Estado federal en 1848, uno de los asuntos presentados ante el electorado se refería a la igualdad de los judíos y los ciudadanos naturalizados.

En 1922, fueron rechazadas dos iniciativas populares relativas a la naturalización y expulsión de personas que cometieran actos perjudiciales para la seguridad del país.

Sin embargo, especialmente desde los años 60, con la llegada masiva de trabajadores procedentes de los países del sur de Europa, arreció el debate. Entre 1996 y 1977 fueron presentadas cuatro iniciativas populares para luchar contra lo que se llamó la Überfremdung, la inmigración masiva. El principal impulsor de la acción fue el parlamentario de Acción Nacional, partido de extrema derecha, James Schwarzenbach.

1966_Stop-der-Ueberfremdung

Cartel llamando a frenar la Überfremdung o inmigración masiva en 1966.

Un fuerte estremecimiento se produjo, en particular, con la iniciativa de 1970, para establecer un límite máximo de 10% de la población extranjera (lo que generaría la expulsión de 300.000 personas). 54% de los votantes la rechazaron. Sin embargo, en ocho cantones excedió el 50%.

1983_rester-maitre-chez-soi

Cartel de 1987 de gráfico lema: ser amo de su propio hogar.

Otras dos iniciativas para limitar el número de extranjeros fueron sometidas a sufragio en diciembre de 1988 y en septiembre de 2000. Ambas fueron  rechazadas. Empero, son numerosas las iniciativas y referendos sobre el derecho de asilo. En ese sentido, los ciudadanos suizos están llamados a las urnas el 9 de junio 2013.

2004_made-in-switzerland_deu

Cartel del 2004 de la Unión Sindical Suiza partidario de un poaís multicultural, que sigue el patrón de las imágenes de Benetton e invitó a los ciudadanos a votar “Sí” a la iniciativa para naturalizar a extranjeros de segunda y tercera generación que fue rechazada.

En los últimos años, han generado también un gran debate iniciativas relativas a la expulsión de extranjeros que delincan y contra la edificación de nuevos minaretes (ambas aceptadas) o el referendo sobre la naturalización facilitada para los extranjeros de segunda y tercera generación (rechazado).

2007_une-societe-muliculturelle-a-ses-limites

La amenaza del multiculturalismo según la Unión democrática Federal [UDF] del 2007: “Una sociedad multicultural tiene sus límites. Reforcemos nuestra cultura cristiana” y una mezquita suplanta a una iglesia. 

En fecha próxima serán sometidas a los electores dos iniciativas que buscan limitar la inmigración. La primera, “Contra la inmigración masiva”, de la UDC. La segunda, de la organización ecologista Ecopop, “Stop a la sobrepoblación”.


EL FRENTE NACIONAL RECUPERA EL IRREDENTISMO DE LA ALSACIA FRANCESA

abril 3, 2013

tract_alsace

Cartel del Frente Nacional ante el referéndum sobre la creación de la colectividad administrativa de Alsacia. Su lema es inequívoco: “Quiero Alsacia francesa. Voto no”.

El dia 7 de abril se celebra un referéndum para crear una colectividad administrativa nueva con la pregunta “¿Está de acuerdo con la propuesta de creación de una colectividad territorial de Alsacia, fundiendo el Consejo Regional de Alsacia, el Consejo General del Bajo-Rhin y el Consejo General del Alto-Rhin?”. Puede verse las implicaciones de tal propuesta en la web al respecto.

El Frente Nacional se ha posicionado contra esta posibilidad, pronunciándose Marine Le Pen abiertamente por el “no” argumentando que ello favorecerá la pérdida de soberanía francesa en beneficio de la germana y de la Unión Europea, en un discurso al que puede accederse clicando aquí.

El cartel frentista, desde nuestra óptica, evoca la imaginería más irredentista de Alsacia y la Lorena de hace un siglo, como muestra el cuadro que reproducimos abajo.

alsacia

¡¡Francia!! o la Alsacia y la Lorena desesperadas, de Jean-Joseph Weerts (1906)

En esta pintura de Weerts de 1906, Alsacia y Lorena miran desesperadas hacia Francia. La obra refleja como su pérdida generó un poderoso irredentismo a principios de siglo pasado. En el  amplio análisis del cuadro al que puede accederse en francés clicando aquí, Sabine Bouchy du Palut expone que la anexión de ambos territorios por parte de Alemania en 1871 (tras las derrotas galas de Metz y Sedán) provocó un intenso choque  intelectual y emocional.

alsacialorena

Mapa de Alsacia y Lorena en el marco de la guerra franco-alemana de 1870-1871.

Los años siguientes conocieron una proliferación de evocaciones de  las provincias perdidas en la imaginería y canciones populares. Hasta 1890, el tema fue repetido hasta la saciedad por los círculos nacionalistas incluyendo a los boulangistas. Después de una pausa de unos pocos años, reapareció en 1905 y estas evocaciones generaron una explosión de patriotismo impulsado por la venganza y la violencia contra Alemania. La obra de Weerts así lo refleja.

Como es sabido, la posesión de Alsacia y Lorena generó un largo contencioso con Alemania: recuperadas por Francia tras la Gran Guerra (1914-1918), el Tercer Reich las incorporó de nuevo a Alemania durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y Francia volvió a recuperarlas tras la derrota hitleriana.

referendum alsace

Cartel institucional animando a participar en la consulta.

Ahora el Frente Nacional marinista recupera el irredentismo francés a través de un grafismo de resonancias épicas y dramáticas, en el que anida el recuerdo de la Alsacia de inicios de siglo XX, ansiosa de retornar a Francia.


MARINE LE PEN CONTRA LA DERECHA Y LA IZQUIERDA: EL NUEVO ROSTRO DEL VIEJO TEMA

febrero 17, 2013

affiche_autre_voix2

Marine Le Pen, “la otra voz” según la campaña del Frente Nacional lanzada en noviembre del 2012 y plasmada en este gráfico cartel.

EN ESTE BLOG nos hemos ocupado ya del “marinismo” como nueva etapa del lepenismo (12 y 3). No obstante, en esta ocasión incidimos en su propaganda porque retorna a un tema por excelencia de la nueva ultraderecha postindustrial o de la derecha populista: su afán de diferenciarse de modo agresivo del resto de partidos.

Consideramos ilustrativo de ello la campaña lanzada por el Front National [FN] en noviembre del pasado año mediante el cartel de Marine Le Pen que reproducimos con el lema “Otra voz”.

Contra el establishment político

En él, Le Pen se sitúa en oposición al conjunto de líderes políticos de la izquierda y la derecha francesa. La visualización de la idea es didáctica, pues estos aparecen empequeñecidos, forman un magma confuso, se hallan en el mismo plano (más allá de su distinta dimensión electoral) y sus figuras se confunden en un fondo de blanco y negro.

Como explica el autor de la campaña en el video promocional que puede verse a continuación, los líderes políticos galos configurarían supuestamente una misma élite “mundialista” y antinacional, más allá de sus diferencias ideológicas. Éstas últimas, siempre desde la perspectiva frentista, serían solo aparentes, ya que en conjunto formarían una misma clase política

En este marco, el cartel realza la figura de Le Pen situándola en un primer plano, sino por el hecho de aparecer en color, presentar una pose firme y reflexiva a la vez y -dato no menor- ser la única mujer que lidera un partido en un universo masculino. Paradojas de la política, lo que debería ser un rasgo distintivo de la izquierda (un liderazgo femenino) aparece actualmente en la ultraderecha. Desde nuestra óptica, ello indica lo poco que se ha avanzado en la paridad entre hombres y mujeres en este ámbito, con las posibilidades que esta singularidad brinda al marinismo de avanzar electoralmente.

Finalmente, el lema “Une autre voix” (“Otra voz”) quiere reafirmar la idea central del mensaje: el frentismo constituye una alternativa global, tanto a la derecha como a la izquierda. Refleja así la transversalidad que quiere conferir a su supuesto mensaje “ninista” (ni de derechas ni de izquierdas).

¿Novedad en el Frente?

No demasiado. Quizá se han modificado levemente. El mensaje paterno, el de “le patron” Jean-Marie Le Pen, era el mismo pero más agresivo: “tous pourris” (“todos podridos”) era la fórmula que éste empleaba para referirse al conjunto de sus rivales. De este modo, asimilaba a la derecha y la izquierda con un rótulo de corrupción.

images

La asimilación negativa de derecha e izquierda ha sido omnipresente en el frentismo, como muestra este cartel del 2007. En él, una mujer denuncia que derecha e izquierda han destruido la seguridad, el poder adquisitivo y la igualdad.

Ahora Marine Le Pen parece suavizar este mensaje: del “todos podridos” -agresivo, negativo y pesimista- pasamos a “otra voz”, de perfil más light en términos combativos. A la vez, refuerza más a su figura al conferirle un aire optimista: frente a la esfera negativa que conforman el conjunto de líderes de derecha e izquierda, ofrece un mensaje alternativo y presuntamente positivo.

En suma, la campaña del FN constituye una aparente evolución de su mensaje anti-establishment que moderaría su perfil más belicoso para darle otro de contorno más blando o sútil y con una capacidad de penetración social hipotéticamente mayor.

Ello testimonia como la ultraderecha se reinventa de modo permanente y nos lleva a remarcar que la relación familiar entre Marine Le Pen y su padre no impide la evolución ideológica del FN o la mutación si conviene . Es más, su condición familiar puede facilitarla: ¿Quien puede estar más legitimado para cambiar la línea del partido que la fille du chef?


¡ LLEGAN LOS BARRENDEROS POPULISTAS!

diciembre 10, 2012

Anglada escoba0003

Propaganda de la PxC: Josep Anglada barre la “casta política” corrupta.

LA ESCOBA HA SIDO EL SÍMBOLO DEL POPULISMO ANTIELITISTA por excelencia y su irrupción en el primer plano  de la política catalana deja muy claras las tendencias de este tipo que anidan a derecha e izquierda. Arriba, en el periódico de propaganda electoral de la Plataforma per Catalunya [PxC], Josep Anglada aparece barriendo lo que la jerga del partido denomina “casta” política parásita.

Abajo, la izquierdista Entesa per Sabadell [ES], una formación de las Candidatures Alternatives del Vallès [CAV], con dos ediles en el consistorio de esta población (obtuvo el 7.1% de los votos), ha editado este grafismo. Como es sabido, en estos momentos el alcalde de la ciudad, el socialista Manuel Bustos, está imputado en el marco de la llamada “Operación mercurio”.

El pasado dia 2 de diciembre se realizó una manifestación en esta ciudad convocada por ES, ICV, EUiA y la CUP. Ésta partió de la plaza de Sant Roc, en el ayuntamiento, y sus participantes marcharon con escobas hasta los juzgados, bajo el lema “Fuera corruptos de Sabadell”.

entesa per sabadell

Así pues, las escobas simbólicas son cada vez más visibles en Cataluña, lo que denota un clima de antielitismo rampante: “los de abajo” están hartos de “los de arriba” y envían un mensaje claro: hace falta “un gran barrido”.

El precedente de Força Ciutadana / Fuerza Ciudadana

Pero la escoba como símbolo antielitista tiene un precedente claro. En el 2006 un partido ya hizo bandera de la escoba: Força Ciutadana-Fuerza Ciudadana [FC’s], constituido ese año, pretendía impulsar una política al margen de ideologías, hecha por profesionales y por los afectados por los problemas de cada sector. Su logotipo tenía un evidente carácter protestatario y era harto explícito de sus fines: una escoba para barrer a los políticos no cumplidores.

Su líder era Ignasi Rubio, un piloto de aviación comercial y abogado de 36 años de errática trayectoria política. La inició con una “toma de contacto” con ERC para “conocer su proyecto político”; después fue vicepresidente de Nuevas Generaciones del PP; luego, miembro de CiU (avalado por Pujol); posteriormente declinó organizar las juventudes del PSC en Terrassa (Barcelona) por ser “un cambio demasiado radical”.

FC’s quería expandirse por España y preveía presentar listas en el País Vasco y Andalucía. Concurrió a las elecciones locales en Barcelona con el lema “Te vamos a escuchar” y manifestó la voluntad de recuperar los vínculos entre instituciones y ciudadanía y tuvo el apoyo de la profesora Gotzone Mora, entonces militante socialista. Cabe pensar que sus pobres resultados (591 sufragios, 0.1%) abortaron el proyecto. Fue el primer partido “Ciudadano” fallido.

Sería Ciutadans quien enarbolaría la bandera de la protesta en Cataluña.

Un símbolo antielitista recurrente

Escoba Rexismo

De hecho, la escoba ha sido un tema recurrente en la retórica populista y antielitista, especialmente en la extrema derecha. Lo ilustran de modo claro los dos carteles de la extrema derecha belga que reproducimos. El superior es de 1936, difundido por el llamado Rexismo, el movimiento fascista católico que lideró Léon Degrelle (1906-2014) en la época de entreguerras. El lema del póster -“Groote kuisch”- es gráfico: “la gran limpieza”.

Medio siglo después recuperó el mismo tema y en iguales términos (seguramente no por azar) el partido ultraderechista Vlaams Blok [Bloque Flamenco, hoy Vlaams Belang, Interés Flamenco] en este cartel, que tenía el mismo lema:

Los riesgos de la “gran limpieza”

El “gran barrido” de las corruptelas políticas explicita un antielitismo de los “de abajo”, el sano pubelo llano, contra “los de arriba”, la casta política que se comporta de forma oligárquica y solo contempla sus intereses. El riesgo que conlleva este discurso es el de configurar una deriva antiparlamentaria, en la medida que acabar con las corruptelas y la “vieja política” que las ha hecho posible se puede llegar a cuestionar el conjunto de las estructuras democráticas.

En este sentido… ¿Es casualidad que a medida que se agitan las escobas aumente en los sondeos el porcentaje de los españoles que aceptarían un gobierno autoritario hasta alcanzar este noviembre el 19% en un barómetro del CIS? El aviso es claro, desde nuestra perspectiva: cuidado con los escobazos o la “cultura de las escobas”, ya que históricamente entre barrenderos políticos ha anidado el espítiru caudllista.


EL MARINISMO, FASE SUPERIOR DEL LEPENISMO O CÓMO MARINE LE PEN SE TRANSFORMA EN UNA ESTRELLA POP

agosto 26, 2012

¿QUÉ SEPARA A MARINE LE PEN DE SU PADRE, JEAN-MARIE LE PEN? El ascenso al liderazgo del Frente Nacional de Marine Le Pen ha supuesto un aggiornamento o modernización del mismo, tanto en su discurso como en su look.

En los carteles que mostramos a continuación, padre e hija comparten un tema central de la derecha populista: el del líder-oráculo del pueblo, pero lo hacen de un modo muy distinto, al menos en cuanto a la imagen se refiere.

Le Pen padre, caudillo de las masas.  Versión siglo XX.

El cartel está bien concebido: un juego de palabras asimila al líder del Frente Nacional con el pueblo a través de un juego de palabras –Le Pen / Le peuple- y de imágenes: el líder frente a una riada humana.

Para que no quede ninguna duda de qué “pueblo” se trata, los tres colores de la bandera francesa son omnipresentes en la imagen. Ello funde al líder con la nación y le convierte en su expresión.

La imagen es propia de un caudillismo de masas, como refleja esta imagen de Martin Luther King en el Lincoln Memorial de Washington:

Aunque también puede evocar las concentraciones de masas de los fascismos de entreguerras, como testimonia esta imagen de Benito Mussolini ejerciendo de Duce ante las masas que le aclaman.

2. Le Pen hija, acaudillando a las masas. Versión siglo XXI.

Marine Le Pen recoge igualmente el tema del líder oráculo en su propaganda, con el lema “la voz del pueblo”, pero con cambios esenciales en su proyección como tal.

En este caso, el escenario anterior ha desaparecido por completo y la concentración de masas en un lugar público parece haberse convertido en algo parecido a un plató de televisión o un escenario de espectáculo (en realidad es un palacio de congresos) y la protagonista no parece una política al uso sino una estrella pop  que transmite glamour: indumentaria informal, brazo derecho en alto con el puño cerrado y sonrisa triunfal ante un público que la aclama. Le Figaro tomó nota de ello y advirtió que Marine Le Pen evocaba “une artiste saluée par le public à la fin d’un spectacle”.

Obsérvese igualmente que el nombre del partido no figura en parte alguna, pues éste se identifica con su logotipo -la llama tricolor- y, sobre todo, con su máxima dirigente.

Como puede apreciarse mirando la imagen de la cantante Madonna durante una actuación, en la mise en scène de Marine Le Pen hay una ruptura con los cánones anteriores y el oráculo del pueblo ya no es un viril conductor de masas sino una mujer seductora.

En el cartel -fruto de la técnica actual- no faltaron los pertinentes retoques de photoshop para rellenar las masas cuando éstas escaseaban, como captó un blog y demostró encuadrando público repetido en tres fragmentos.

affiche-le-pen-regionales.jpg

En definitiva, y volviendo al tema de esta entrada del blog, el marinismo supone una modernización del lepenismo, tanto en la imagen como en el discurso, adaptándolo aún más a la política espectáculo de la actual centuria, hasta el punto que la expresión parece mudar el sustantivo en adjetivo: ¿Política espectáculo o espectáculo político?


A %d blogueros les gusta esto: