ARNAU GONZÀLEZ I VILALTA: “LA INDEPENDENCIA DE CATALUÑA DURANTE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA ESTUVO ENCIMA DE LA MESA DE LOS MINISTERIOS DE EXTERIORES DE EUROPA”

noviembre 26, 2017

 

EL HISTORIADOR ARNAU GONZÁLEZ I VILALTA  (Barcelona, 1980) es profesor del Departamento de Historia Moderna y Contemporánea de la Universitat Autònoma de Barcelona desde 2007. Es autor de una quincena libros sobre el periodo republicano español, la Cataluña de entreguerras, el nacionalismo catalán y la diplomacia europea. Entre otros destacan en el ámbito diplomático Cataluña bajo vigilancia. El Consulado italiano y el Fascio de Barcelona (1930-1943), PUV, 2009; Quan Catalunya preocupava a Europa. Diplomàcia i premsa internacional durant la Guerra Civil, Base, 2014. En estos momentos está preparando una amplia síntesis de las miradas diplomáticas y periodísticas de la Cataluña republicana después de un largo trabajo de archivo alrededor del continente americano y de la mayoría de países europeos.

Ahora ha comisariado la exposición “Une Catalogne Indépendante? Geopolítica y Guerra Civil (1936-1939)”, que explica cómo durante la contienda española las cancillerías europeas y americanas y la prensa internacional valoraron seriamente una eventual proclamación de la independencia de Cataluña. Asimismo, ha coordinado un libro colectivo homónimo –Une Catalogne Indépendante?– en el que han participado destacados académicos (como Enric Ucelay-Da Cal, Xosé Manoel Nuñez Seixas o Josep Sánchez Cervelló). La muestra puede visitarse en Barcelona, en el Memorial Democràtic, hasta el 2 de marzo de 2018.

 

Dado que esta cuestión no había sido abordada hasta ahora con amplitud (si bien existen diversos trabajos al respecto) y la consideramos de interés para nuestr@s lector@ hemos entrevistado a Arnau González. Le agradecemos su amabilidad al responder a nuestras preguntas. Asimismo, las diversas imágenes reproducidas a continuación pueden contemplarse en la exposición.

¿Se planteó seriamente la independencia de Cataluña durante la Guerra Civil?

Ciertamente estuvo encima de la mesa de los ministerios de exteriores de la Europa del 1936-1939, fue objeto de constante análisis en la prensa occidental -democrática y dictatorial-, así como sobrevoló la política catalana y española de ambos bandos de manera evidente. De hecho gran parte de los desacuerdos entre la Generalitat de Cataluña y los gobiernos de Francisco Largo Caballero y Juan Negrín así como con Manuel Azaña, provienen de esa opción. Una posibilidad que estaba ahí, que parecía moverse entre el rumor, la propaganda interesada y la realidad factible. La documentación diplomática y la prensa de todo el mundo lo acredita de manera apabullante.

¿Una Cataluña independiente habría tenido algún apoyo de las grandes potencias? 

Creo que esa no es la pregunta. El principal interrogante y de eso se trataba era: ¿Qué puede sacar de una Cataluña soberana cada potencia? Porque la mirada europea -y americana en menor medida- pondría el ojo en Cataluña por su especial e interesante situación geoestratégica. En una Europa próxima a una nueva conflagración continental, el lugar ocupado por el territorio catalán, al sur de los Pirineos y con una costa muy interesante y próxima a Menorca, podía ser de especial interés para Francia.

De hecho, la ayuda francesa, en forma de protectorado o de ocupación directa por parte de l’Armée, sería lo que se plantearía más seriamente, tanto en 1936 como en diferentes momentos de 1938-1939. Se valoraba ocupar Cataluña segregándola de España para romper el cerco al que Hitler, Mussolini e hipotéticamente Franco acabarían sometiendo al Hexágono. Eso, junto al interés de la Marine Nationale para evitar la conexión marítima mediterránea de Italia con España (este-oeste) para cortar las línias norte-sur (Europa-África Francesa del Norte), decidiría París a planteralo seriamente.

Los británicos no se mojaban, esperaban acontecimientos. Los alemanes estaban en contra, aunque se mostrasen dispuestos a no cerrar su consulado en Barcelona, mientras que la URSS no se mostró nunca favorable a esa opción.

 

Cartel francés de 1936 alertando sobre unos Pirineos convertidos en vía de entrada del enemigo alemán: “¿Francés, quieres que esto sea posible mañana”? Queda patente así la importancia estratégica de Catalunya.

¿Los líderes del bando republicano contemplaron esta posibilidad?

Absolutamente. Tantos los jefes de gobierno como el presidente de la República mantuvieron un constante desencuentro con Lluís Companys y la Generalitat con sus principales líderes Josep Tarradellas o Carles Pi i Sunyer, a tenor de las informaciones sobre sondeos de los delegados de la Generalitat en las principales capitales de Europa.

De hecho, por ejemplo, y en pro de no dar ningúna presencia en la esfera internacional, a finales de 1936 tanto Francisco Franco como Largo Caballero se negaron a firmar un tratado de evacuación de no combatientes de ambas zonas porque el documento llevaba la firma de Companys y el Lehendakari José Anotnio Aguirre. Unos y otros afearon a la Cruz Roja Internacional, promotora del pacto, que hubiera equiparado a una “província” más con el Estado español.

¿Y los del bando franquista?

Sólo deben recogerse los temores de sus aliados italianos y alemanes para entender que la incursión francesa en Cataluña, de haberse producido, hubiera desatado un conflicto de consecuencias impredecibles. De hecho, los ministros de exteriores de Hitler y Mussolini llegarían a explicitar por escrito en un acuerdo más amplio la oposición a “la creación y consolidación de un estado catalán”. Lo firmarían en octubre de 1936 Konstantin von Neurath y Galeazzo Ciano. No obstante, en alguna ocasión el Duce llegaría a pedir a Franco que abandonase Cataluña y se centrara en ganar la guerra en el resto de la Península. Del mismo modo, el Vaticano y el propio Papa se mostrarían alarmados por la posibilidad de la eventual constitución de una Cataluña soviética.

Por su parte, la propaganda rebelde habló de ello en manifiestas ocasiones, especialmente vinculando esta opción a una ayuda soviética que derivaría en la creación de una República Comunista Catalana. Cosa que provocó el pavor, entre real y propagandístico, entre todos los círculos católicos y conservadores europeos y americanos.Por otro lado, a Franco le plantearon en diversas ocasiones esta cuestión ciertos periodistas, mientras que algunos de sus acólitos como Gonzalo Queipo de Llano lanzaban mensajes amenazadores ante en relación a una secesión catalana. Cabe entender la actitud castellanizadora que manifestó el franquismo teniendo en cuenta esta realidad.

 

Propaganda franquista alertando del peligro de separación de Cataluña y el País Vasco durante la contienda.

¿Puede trazarse alguna analogía entre el pasado y la actualidad?

Las analogías las carga el diablo. Los contextos entre 1936-1939 y el presente son tan alejados que sólo podemos especular y plantearnos, diría yo, si hay líneas de continuidad. Especialmente en las actitudes de los movimientos nacionalistas españoles. En ese sentido, más allá de advertir una analogía en la unión de quienes defienden España por encima de ideologías opuestas, lo demás ha cambiado todo.

Así, en los años treinta en Cataluña no había separatistas, ahora los hay; entonces todo el mundo era catalanohablante, ahora sólo lo es la mitad de la población; igualmente, se pretendía que la independencia fuera un gesto de una élite política -como siempre se habían hecho las independencias- y ahora se pretende hacerlo a través del refrendo de los ciudadanos; los pequeños estados no tenían garantizada su supervivencia y en estos momentos no se plantea la solución de conflictos identitarios por la fuerza de las armas, a pesar de lo sucedido en Kosovo o Crimea. 

En último lugar, en los años treinta la comunidad internacional era extremadamente agresiva y no contaba con acuerdos continentales, de modo que la guerra europea podía estallar en cualquier momento. Hoy en día eso es imposible.

La exposición tiene piezas muy curiosas. ¿Hay alguna que quiera destacar?

Sin lugar a dudas. Al margen de crear un producto expositivo que no concede argumentos a nadie en la actualidad, hemos conseguido un muy buen repertorio de piecas. Entre las más curiosas, por poco difundidas, destaca el primer cartel que se puede visualizar al entrar en la exposición y en el que la propaganda franquista explica como Francia quería aprovecharse de la guerra para, con los “traidores” catalanistas y vasquistas, apropiarse de Cataluña y Euskal Herria [es la imagen anterior que ilustra la entrevista].

Y, en segundo lugar, el documento del 21 de noviembre del 1938 redactado por Nicolau Mª Rubió i Tudurí, que no se llegó a enviar y que propone al Gobierno de Francia ayudar a Cataluña a quedar fuera de la guerra de España a cambio de que la Generalitat provoque un golpe de Estado contra el presidente Negrín que facilite la derrota de la República y el fin de la guerra [reproducido a continuación].

 


FRANCO Y EL “20-N”: LOS MITOS DE UNA FECHA LEGENDARIA*

noviembre 19, 2017

Prensa franco

La prensa recoge la muerte de Franco. 

LA COINCIDENCIA DE LA MUERTE DE FRANCO con la de José Antonio Primo de Rivera la misma fecha el 20 de noviembre (20-N), generó una mitología popular en torno a dicha jornada. Asimismo, la prolongada agonía de Franco también originó lecturas que apuntaban a una eventual voluntad de pervivencia del régimen.

Franco no murió el 20-N

Pese a que la fecha oficial de la muerte de Franco es el 20 de noviembre de 1975, la realidad fue otra. En su reciente obra Crónica de la Transición, 1973-1978 (Ediciones B, 2009), Joaquín Bardavío -quien fue entre otros cargos jefe de los servicios informativos de presidencia del gobierno (1970-1973) es rotundo al respecto:

Franco no murió a las 5.25 del día 20 de noviembre de 1975, como dice el parte médico oficial. Falleció varias horas antes, como al filo de la medianoche. Ya al anochecer del día anterior se había decidido dejarle morir ante la larga angustia de su mujer y su hija y la inutilidad de tenerlo conectado a una vida artificial. Que su óbito coincidiera con el treinta y nueve aniversario de [la muerte] de José Antonio Primo de Rivera pudo ser causa de alargar su existencia unas horas, quizá un poco más de un día. Aunque si el objetivo era sacralizar una coincidencia, no se consiguió en absoluto”.

Y añade que sobre las 9 de la noche o antes del 19 de noviembre, el Marqués de Villaverde -yerno de Franco- despidió amablemente a los doctores que cuidaban al dictador y -sin testigos- procedió a desentubar y desconectar los mecanismos que permitían a Franco mantenerse en vida. Concluye Bardavío que “el fallecimiento real pudo ocurrir verosímilmente en las últimas horas del día 19 o como muy tarde, en los primeros minutos del día 20”.

Guardar la noticia permitió ganar tiempo al universo oficial del régimen para preparara a la población y estar preparado ante eventuales reacciones populares, por lo que había preparado un dispositivo en relación a su defunción -la “operación lucero”.

Las fantasías: no es lo mismo morir el día 19 que el 20

Como señala lo expuesto, un rumor muy extendido afirmó que la larga agonía del dictador tuvo un propósito: hacer coincidir la fecha de su defunción con la de Primo de Rivera, ejecutado el 20 de noviembre de 1936 en la cárcel de Aliacante. De ese modo, el 20-N devenía una jornada llena de simbolismo porque unía en el recuerdo de los devotos y nostálgicos de ambos su memoria y la cripta del Valle de los Caídos el lugar donde podían reunirse para rememorar a los dos “ausentes”.

joseantonio-La Falange

La muerte de Franco el 20-N unía su figura a la del legendario fundador de la Falange.

Sin embargo, circuló otra cábala de signo opuesto sobre la fecha de la muerte del Generalísimo, que atribuyó su óbito entonces que se prolongó su existencia para evitar que su muerte acaeciera el día 19. para ello se argumentó que la suma de la fecha oficial de inicio de la Guerra Civil (18-07-1936) y la de su fin (01-04-1939) proporcionaba un llamativo resultado: 19-11-1975. Es decir, la ecuación contenía una profecía latente con la fecha de la muerte de Franco.

 El “26-N”: siete días que hubieran podido cambiar la historia

La agonía del Caudillo ha merecido otras lecturas carentes de mitología y que han apuntado intenciones políticas claras y, por ello, verosímiles. Así, el difunto escritor y ensayista José Luis de Vilallonga, fallecido en 2007, aseguró en su libro-entrevista con Juan Carlos I (El Rey, Plaza & janés, 1993) que el largo final de Franco obedeció a un intento desesperado de su yerno, el marqués de Villaverde, de mantenerlo vivo una semana más. Su meta habría sido -según la lectura de Vilallonga- cambiar el futuro titular de la monarquía, reemplazando al príncipe Juan Carlos y Sofía por el marido de la hija del marqués y nieta de Franco (Carmen Martínez Bordiu), casada con Alfonso de Borbón Dampierre, primo hermano del actual monarca. Ello -fantaseando- hubiera podido ser posible porque la Ley de Sucesión franquista permitía al dictador revocar en cualquier momento su sucesor a título de Rey. Villaverde había acariciado así la posibilidad de que el anciano moribundo cambiase su elección de monarca. Pero tal interpretación parece infundada, pues Franco -ya terminal- dejó muy claro a su hija Carmen que su sucesor no era otro que Juan Carlos.

No obstante, existe otra hipótesis sobre la prolongación artificial de la agonía de Franco que apunta hacia importantes consecuencias institucionales: de haber vivido éste una semana más, ello habría eventualmente permitido prorrogar el mandato del presidente de las Cortes franquistas, Alejandro Rodríguez de Valcárcel, y sumir en la incertidumbre la reforma política que el Rey preparaba: si Rodríguez de Valcárcel hubiera continuado en su cargo, el “ingeniero” de la reforma del régimen, Torcuato Fernández Miranda, no hubiera podido acceder a esa responsabilidad, tan estratégica como decisiva para efectuar la reforma política.

Por su parte, la hija de Franco, en el libro Franco, mi padre (La esfera, 2008), de Stanley G. Payne y Jesús Palacios, que recoge su testimonio, desmiente que la familia hubiera quisiera extender la agonía de Franco. “No lo deseábamos”, afirma, y niega que se quisiera mantener a Rodríguez de Valcárcel en su cargo de presidente de las Cortes para garantizar el control de los cambios políticos: “Eso es pura fantasía. Eso no es verdad. Fueron una serie de circunstancias las que hicieron que la agonía de mi padre fuera así de larga, pero no fue una cosa premeditada por una cuestión política ni por preparar de alguna forma algo. No, eso no es verdad”.

Desde nuestra perspectiva, como analizamos en Franco y los Borbones (Planeta, 2005), es verdad que el marqués deseaba prorrogar a Rodríguez Valcárcel al frente del Consejo del Reino, siendo verosímil que prolongara artificialmente la vida de su suegro con tal fin, en lo que insistió Don Alfonso. Pero era imposible que con tal operación se lograra el cambio del titular del Trono Es más que dudoso que un Franco moribundo revocara a un Juan Carlos que ejercía funciones de jefe de Estado por segunda vez y entronizara a su primo. En todo caso, debe subrayarse que, en efecto, el presidente del Consejo del Reino hubiera podido prorrogar su mandato de sobrevivir Franco hasta el día 26. Con Rodríguez de Valcárcel al frente del entramado institucional franquista hasta noviembre de 1981 y con Arias en el timón del gobierno hasta enero de 1979, Juan Carlos se hubiera hallado atado de pies y manos.

De hecho, sabedor Rodríguez de Valcárcel que el monarca no deseaba su continuidad en sus cargos, el día de la coronación concluyó su intervención prevista suprimiendo una invocación al inicio de una nueva etapa acordada con Juan Carlos. Así, en lugar de manifestar “¡Señores procuradores, señores consejeros: desde la emoción del recuerdo de Franco, nueva era ¡Viva el Rey! ¡Viva España!”, suprimió la mención a una nueva etapa: “¡Señores procuradores, señores consejeros: desde la emoción del recuerdo de Franco ¡Viva el Rey! ¡Viva España!”. Merece destacarse que su discurso en aquella sesión se cerró con una gran ovación coreada con el rítmico grito “Franco, Franco, Franco”. Fue la última voz que se oyó en las Cortes. A partir de entonces sería entonado en las concentraciones de nostálgicos del dictador.

_______

* Esta entrada fue publicada originalmente en el blog hace dos años. Debido al tráfico de visitas que conoce de nuevo, la hemos reeditado. Asimismo, los lectores interesados en el tema pueden leer un artículo en el diario catalán Ara obre este tema. Puede leerse de modo gratuito con registro previo aquí.

 


EE.UU.: LA IMPORTANCIA DE LA ‘ALT-RIGHT’ Y DEL SUPREMACISMO EN LA ERA TRUMP*

septiembre 17, 2017

Supremacistas estadounidenses (imagen de AP/John Flavell en Salon).

LA CONCENTRACIÓN SUPREMACISTA DE CHARLOTTESVILLE  (Virginia, Estados Unidos) del 19 de agosto y sus secuelas han tenido hondas repercusiones. En ella falleció una contramanifestante antifascista embestida por el automóvil de un joven neonazi Donald Trump evitó condenar a los racistas por este acto y lo imputó por igual a los extremistas y sus oponentes. Un sondeo indicó que un 64% de sus votantes compartiría tal actitud, lo que plantea un tema importante: ¿se expande el supremacismo en EEUU?

Al responder la cuestión es necesario tener en cuenta que el rótulo supremacismo designa un mosaico político que ha conocido cambios importantes a lo largo del tiempo. De este modo, en los años 20 el Ku Klux Klan (KKK) creció en las grandes urbes, engrosando sus filas con los blancos anglosajones y protestantes (los ‘wasp’), inquietos por la competencia laboral de la población negra e inmigrante, y en 1925 sumó cinco millones de miembros. Pero en 1965 el fundador del Partido Nazi Americano, George Lincoln Rockwell, alteró este discurso. Ante el éxito de la consigna “Black power” del nacionalismo negro, optó por exaltar el “White power”.

“El movimiento combina mitos raciales autóctonos  y temores extendidos en varios países de la UE”

Al hacerlo, acabó con el dogma nazi de que la «raza» superior era la de alemanes, escandinavos y anglosajones, pues ahora latinoamericanos, mediterráneos y europeos del Este también pertenecían a ella en pie de igualdad. Según el historiador Frederick J. Simonelli, Rockwell atrajo así “a aquellos a los que Hitler habría rechazado” y “cambió la fisonomía del racismo en América”.

Legitimación teológica

A la vez, el supremacismo ha sido inseparable de una legitimación teológica que le aporta Identidad Cristiana. Esta conforma un movimiento heterogéneo que aglutina a grupos, organizaciones e iglesias. Sus orígenes remiten al Israelismo Británico, que se originó en el siglo XVII y se expandió en el XIX. Sostenía que los ingleses eran el pueblo escogido de Dios y que, por tanto, sus integrantes eran los verdaderos israelitas. Tales ideas se popularizaron en EEUU desde los años 20, exaltando aquí a los blancos anglosajones y protestantes como pueblo elegido. Este mesianismo se vincula a tesis que denuncian un complot antinacional. A sus ojos, regiría el Estado un Ejecutivo oculto, un pretendido Gobierno de Ocupación Sionista (designado como ZOG, su acrónimo en inglés). De ahí que de forma errática hayan actuado grupos terroristas contra este poder considerado ilegítimo, como La Orden o Hermandad Silenciosa en los años 80.

En este panorama, la Alternative Right o ‘alt-right’ (derecha alternativa) ha comportado otra redefinición del supremacismo. Sus seguidores apoyaron a Trump en las urnas, galvanizados por Steve Bannon, asesor áulico del magnate durante la campaña electoral y luego efímero estratega jefe de la Casa Blanca. La ‘alt-rigth’ (término que acuñó el académico derechista Paul Gottfried en el 2008) tiene sus orígenes en los años 60 y ha emergido en un contexto marcado por el fin de la guerra fría y la globalización.

Tres rasgos comunes

Los análisis de tres expertos recogidos por el magacín político Salon en junio destacan tres rasgos de la misma. Uno es la importancia de sus vínculos e intercambios ideológicos con la ultraderecha europea, pues la ‘alt-right’ combina mitos raciales autóctonos y temores extendidos en diversos países de la Unión Europea ante la inmigración o el islam. Otro es la aparición de nuevos liderazgos en la escena extremista –como el joven Matthew Heimbach (un promotor de la concentración de Charlottesville)– tras fallecer sus dirigentes históricos. El tercero es su relevancia. Según el politólogo Michael Barkun, con la ‘alt-right’ las ideas del nacionalismo blanco habrían superado la marginalidad y ganado una importante audiencia, hasta el punto de no descartar una posibilidad hasta poco inconcebible: “La potencial reaparición pública de una organización supremacista blanca”, algo no visto desde el KKK de los años 20.

“El experto Michael Barkun no descarta ‘la potencial reaparición pública de una organización supremacista blanca’ de amplio seguimiento”

Los incidentes de Charlottesville, en definitiva, pueden ser una anécdota, pero también un inquietante aviso sobre el potencial auge de un supremacismo renovado y desacomplejado en la era de Trump.

___

* Este artículo lo hemos publicado originalmente en El Periódico: Xavier Casals, “La ‘alt-right’ y el supremacismo”, El Periódico (15/IX/2017).


EL AVISO DE POLONIA: CÓMO UN GOBIERNO DE ULTRADERECHA PUEDE TUTELAR LA DEMOCRACIA

agosto 3, 2017

Jaroslaw Kaczynski quemando la bandera de Europa en la portada de Newsweek.

POLONIA SE ESTÁ TRANSFORMANDO EN UN RÉGIMEN AUTORITARIO ANTE LA INDIFERENCIA DE EUROPA y las limitaciones para actuar de la UE. Gobernada por el ultraderechista partido Prawo i Sprawiedliwość [Ley y Justicia], que abandera Jaroslaw Kaczynski, sus libertades públicas están siendo limitadas cada vez más, sometidas al arbitrio del ejecutivo.

En este blog ya nos hemos hecho eco al respecto de la situación de Polonia. Su caso no es único o excepcional, pues se enmarca en una deriva similar a la que conocen la Rusia de Vladímir Putin, la Turquía de Recep Tayyip Erdoğan o la Hungría de Viktor Orbán. Están conformando regímenes que el reputado periodista Fareed Zakaria designó como “democracias iliberales” en 1997, luego plasmado en su ensayo El futuro de la libertad (2003).

Se da la circunstancia de que Ley y Justicia no está encuadrado en Estrasburgo con ninguno de los dos grupos parlamentarios de derecha populista (el grupo Europa de la Libertad y de la Democracia Directa, que co-presiden Nigel Farage y David Borrelli, y  Europa de las Naciones y de las libertades, que lidera Marcel de Graaff), sino en el de los Conservadores y Reformistas Europeos.  De hecho, la formación de Orbán, Fidesz, tampoco pertenece a un grupo ultraderechista, sino al Partido Popular Europeo. Ello refleja cómo la deriva autoritaria de estas formaciones transciende alineaciones partidistas.

A continuación reproducimos la interesante crónica al respecto de Gemma Saura, corresponsal de La Vanguardia en Polonia, publicada el 30 de julio en este diario.

****

La contrarrevolución polaca

El populismo ultranacionalista tira de raza y religión en su pulso con la UE.


Logotipo del partido Ley y Justicia.

Para la televisión pública de Polonia, los que se manifiestan contra la reforma judicial del Gobierno son “defensores de pedófilos” y “no pagan la pensión conyugal”.

Eso decía un título que colocaron bajo las imágenes de las protestas ante el palacio presidencial en Varsovia. Entre los miles de manifestantes había una actriz que hace años opinó que Roman Polanski –el cineasta buscado en EE.UU. por la presunta violación de una niña de 13 años en 1977– no debía ir a la cárcel y un político que fue denunciado por no pagar la pensión a su exmujer.

Los ataques contra el adversario se disparan con cañón en la Polonia de Ley y Justicia, el partido en el poder desde el 2015 cuyo cóctel de nacionalismo polaco, ultraconservadurismo católico y autoritarismo a la húngara ha fracturado el país a un nivel inaudito desde el fin del comunismo en 1989.

Unos denuncian un asalto a las instituciones del Estado que amenaza la democracia y la permanencia en la Unión Europea. Otros proclaman que se trata de una regeneración para liberar al país de las élites corruptas heredadas del comunismo y regresar a los valores eternos de familia, patria y religión. “La contrarrevolución conservadora”, en palabras de Pawel Lisicki, director del semanario derechista Do Rzeczy.

Manifestaciones de protesta en Polonia contra las reformas del gobierno (foto de Reuters en OK diario).

La última trinchera es una reforma judicial que según los expertos constitucionales y la Comisión Europea atenta contra la independencia de los jueces. Tras una oleada de protestas, el presidente Andrzej Duda vetó dos de las tres leyes del paquete, entre ellas la que suponía la purga del Tribunal Supremo.

Fue del todo inesperado: Duda, casi un desconocido hasta que Ley y Justicia le presentó como candidato, siempre se había plegado a Jaroslaw Kaczynski, el líder del partido y hombre fuerte del país aunque sólo sea un diputado. Un popular show de parodia política se ha regodeado con la insignificancia de Duda: en los gags, la secretaria de Kaczynski no le deja entrar en el despacho y confunde su nombre, llamándole Adrian en lugar de Andrzej. Adrian Duda –así le llama media Polonia– ha dicho basta.

Para Adam Bodnar, defensor del pueblo, el veto presidencial es una muy buena noticia. “Ha visto que el Gobierno había ido demasiado lejos. Demuestra que hay voces discordantes en el partido y también que existe un elemento en el equilibrio de poderes con el que no contábamos: el presidente está dispuesto a ser un contrapeso al legislativo”.

Desde su llegada al poder, Ley y Justicia ha metido mano, una a una e ignorando las amenazas europeas, en las instituciones que se escapaban a su control. Primero fue el Tribunal Constitucional, luego la televisión pública, los funcionarios, los servicios secretos y la fiscalía general. “Nunca lo presentan como una venganza personal, la narrativa es que es una reforma para que la institución funcione mejor, aunque el objetivo final sea meter a su gente”, dice Bodnar.

Ahora están en el punto de mira los jueces, presentados como un nido de excomunistas pese a que su edad media es 38 años. El defensor, a quien el Gobierno le ha reducido el presupuesto, sabe que puede ser el siguiente. Los ombudsman europeos, bajo la batuta del catalán Rafael Ribó, han denunciado que su colega polaco está “bajo amenaza”.

Crónica de Euronews sobre la reforma judicial polaca y la actitud de la UE  (31/VII/2017).

El conservador Michal Sewerynski, vicepresidente del Senado y jurista, opina que Duda “sólo quiso calmar un poco el ambiente” y que al final no cambiará “nada sustancial”. La reforma, asegura, no ataca la independencia de los jueces: aunque el ministro de Justicia los pueda nombrar a su antojo, “nadie les llamará para pedirles un veredicto”, se trata tan sólo de meter en cintura a un colectivo que retrata como inepto, en el mejor de los casos, y corrupto, en el peor. “La gente pide una reforma profunda de la justicia, así que lo vamos a hacer. Más tarde o más temprano, pero lo haremos”.

El senador ventila las acusaciones de anticonstitucionalidad como manipulaciones de una oposición librada a una guerra sin cuartel para tumbar al Gobierno: “Sólo puede decirlo el Tribunal Constitucional”, dice, omitiendo el detalle de que Ley y Justicia cambió jueces para tener allí mayoría. Las condenas de la Unión Europea, a su juicio, también son partidistas: “Preferirían que Donald Tusk (el exjefe de Gobierno, hoy presidente del Consejo Europeo) fuera el primer ministro, porque piensan de la misma manera”.

Según Sewerynski, el telón de fondo del pulso político en Polonia es un “combate axiológico”, es decir, por los valores. De su discurso se desprende que unos son los autóctonos polacos y los otros, impuestos de fuera. “Ley y Justicia representa los valores cristianos que han regido nuestras convicciones desde hace más de mil años, el amor a la patria y a las tradiciones. Frente a nosotros está el izquierdismo liberal, cuyo origen es el comunismo, que defiende el aborto, la homosexualidad, la eutanasia”.

Desde esta perspectiva, la Europa del 2017, pese a la mayoría conservadora en el Parlamento Europeo, está muy escorada a la izquierda. El periodista Lisicki opina que “prevalece la permisividad y el abandono de los valores cristianos. Queremos seguir en la UE pero pedimos respeto, que no nos impongan valores que no son los nuestros”. Eso incluye, también, el recalcitrante rechazo a acoger a refugiados y cumplir con las cuotas de Bruselas, un nido de multiculturalistas fanáticos o simplemente ingenuos. “¿Por qué debe pagar Polonia por los errores de otros? No hemos participado en guerras, ni tenido colonias, ni invitado a nadie a venir. Frente a los que creen que el estado nación es una barrera que hay que derribar, que cualquier recién llegado puede ser un europeo, nosotros creemos que tenemos que proteger la identidad cultural que hemos heredado de nuestros abuelos y que está amenazada por oleadas de refugiados musulmanes, entre los cuales además hay extremistas”.

El nacionalismo siempre se aferra a la historia, a veces para reescribirla, y Ley y Justicia no es una excepción. Uno de los capítulos que insiste en reabrir es el de la transición democrática, tantas veces ensalzada como ejemplo desde el extranjero. Kaczynski, segundón de Lech Walesa en el sindicato Solidarnosc, acusa a sus antiguos compañeros de haber sellado un pacto secreto con el régimen y traicionar a la nación. Eso explica, en su razonamiento, que las élites comunistas sigan infiltradas en los estamentos de poder que ahora quiere purgar.

Ley y Justicia ha desenterrado papeles para probar que Walesa fue un informador del régimen comunista. En la televisión pública le suelen llamar Bolek, su supuesto nombre en clave. Otra bestia negra es Adam Michnik, legendario opositor que pasó por las cárceles comunistas y fundador en 1989 del diario Gazeta Wyborcza, hoy uno de los mayores azotes del Gobierno. “Esto debe responderlo un psiquiatra”, responde al ser preguntado de dónde emana la animadversión de Kaczynski. “Siempre hubo en su carácter un toque autoritario y manipulador. Tiene un odio fanático a los adversarios políticos, es revanchista y usa un lenguaje de paranoia, con enemigos invisibles. Anticomunista en un país sin comunistas e islamófobo en un país sin musulmanes. Su talento ha sido aglutinar las fuerzas católicas, nacionalistas y populistas con él en el centro. Ha despertado en el alma polaca lo peor que llevaba dentro”.

Michnik encuadra el triunfo de Ley y Justicia en el avance en el mundo del populismo como respuesta a la globalización, en el que engloba a Trump, el Brexit o hasta el independentismo catalán, pero cree que su verdadero modelo es Vladímir Putin. “Comparten el mismo objetivo de transformar el país y acumular el poder en manos de un solo hombre. La única diferencia es que Putin es el dictador de un gran imperio, mientras que Kaczynski es un pequeño dictador de un país mediano. Es un liliPutin”, se ríe.

Las emisoras de televisión polacas incluyeron el término “censura” en las pantallas en diciembre de 2016 ante los planes de restringir el trabajo de los periodistas en el edificio del parlamento (información de freedomhouse.org e imagen de NurPhoto / Getty).

Gazeta Wyborcza ha perdido toda la publicidad institucional por su línea editorial, pero Pawel Lisicki, el director del semanario progubernamental Do Rzeczy, se encoge de hombros. “Es lo mismo que nos ocurría a nosotros cuando los suyos estaban en el poder. Además, lo que hace Wyborcza ya no es periodismo. No explican la realidad sino que la crean. Ellos mismos organizan las manifestaciones, hasta han repartido pancartas con el diario”.

Polonia está en la trinchera. La retórica se recrudece y los dos bandos viven en realidades paralelas. Es significativo que los periodistas del lado opositor no tienen ni los números de teléfono de los miembros del Gobierno y viceversa. No debe haber demasiados países democráticos en que esto ocurra.

“Los dos lados se radicalizan cada vez más. Se está formando una brecha profunda en la sociedad que me temo que va a costar mucho reparar”, señala el periodista Michal Kokot. Lo sabe bien. Publicó un artículo en un diario alemán que no gustó al Gobierno y fue víctima de una campaña difamatoria por internet que lo presento como colaboracionista de los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Otros periodistas polacos han tenido experiencias similares.

Kaczynski ya ha advertido que a la vuelta de las vacaciones se propone “descentralizar” los medios de comunicación, en lo que se perfila como la enésima ofensiva para acallar las voces disidentes aunque se disfrace como un mecanismo para limitar la propiedad extranjera. En Polonia, varios diarios y televisiones tienen capital alemán, suizo o estadounidense.

El senador Michal Sewerinsky acaba su entrevista con este diario con una frase inquietante: “Tenemos todos los medios privados en contra. No nos critican; nos bombardean. ¿Qué Gobierno puede funcionar así?”.


¿QUÉ IMPORTANCIA TUVO EL CONSUMO DE DROGAS EN EL NAZISMO? UNA HISTORIA DEL “NACIONALSOCIALISMO EN PASTILLAS”*

julio 27, 2017

Portada de la edición inglesa del ensayo de  Norman Ohler sobre el consumo de drogas en el III Reich, que muestra a un Hitler demacrado por el consumo de estupefacientes.

EL NAZISMO HA GENERADO UN ALUD DE ESTUDIOS Y SE ESTIMA QUE EN 2007 TENÍA YA 37.000 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS. En ellas Adolf Hitler ocupa un lugar relevante y su prestigiosa nómina de biógrafos (Alan Bullock, Joachim Fest o Ian Kershaw entre otros) parecía haber diseccionado al dictador hasta en detalles nimios. Sin embargo, El gran delirio. Hitler, drogas y III Reich (Crítica, Barcelona, 2016), ofrece una visión innovadora del personaje al centrarse en su ignorada adicción a las drogas, que compartieron amplios sectores del aparato nazi, hasta el extremo de aludir el libro a un “nacionalsocialismo en pastillas”.

Su autor, Norman Ohler, no es historiador, sino periodista y guionista. De hecho, quiso hacer un film sobre este tema, lo investigó en distintos archivos y finalmente no lo plasmó en un documental, sino en este ensayo ágil, cuyas 260 páginas se leen de un tirón sin necesitar grandes conocimientos previos del tema.

Hitler, un politoxicómano

Alemania contó con una potente industria química que en los años veinte la convirtió en el primer productor mundial de cocaína y morfina, a la vez que lideró la exportación de heroína. En este marco, cuando el nazismo llegó al poder en 1933 efectuó una política contra las drogas, pero no impidió que su máximo jerarca ni sus tropas recurrieran a ellas para mejorar su rendimiento.

La relación de Hitler con los psicótropos se inició en 1936. Entonces un médico berlinés célebre por sus hábiles pinchazos para inyectar vitaminas y otras substancias, Theodor Morell, se ganó su confianza al curarle problemas digestivos. Desde entonces doctor y paciente no volvieron a separarse y Morell fue la única persona que desde 1936 vio a Hitler casi diariamente hasta su muerte. El resultado fue que el dictador llegó a tomar 28 comprimidos distintos al día y consumió 90 substancias distintas durante la guerra.

Es más, entre 1941 y 1945, a lo largo de 1.349 días, Morell le recetó medicamentos en 1.100 ocasiones y le puso casi 800 inyecciones, lo que convirtió a Hitler en politoxicómano. Incluso le administró testosterona para crearle deseo sexual y a su amante, Eva Braun, la medicó para cortarle el período y así poder tener ambos relaciones afectivas. Según Ohler, este consumo desaforado de drogas (que incluyó Eukodal, una mezcla de cocaína y morfina) explica tanto la decrepitud progresiva del líder nazi (en su última etapa temblaba y tenía el cerebro dañado) como su incapacidad de dirigir la contienda.

Pero no solo fue el autócrata quién recurrió a psicotropos para estar hiperactivo. El espectacular avance de sus tropas al inicio de la Segunda Guerra Mundial en 1939 no se comprende sin una metanfetamina que gozó de consumo masivo: el pervitin. Descubierta en 1937 y comercializada en 1938, fue presentada como un poderoso estimulante al que recurrieron todos los estratos sociales hasta devenir un producto de primera necesidad. En este escenario, los Ejércitos hitlerianos recurrieron a 35 millones de unidades de pervitin, cuya ingesta permitía una actividad continuada cerca de 40 horas, sin que hicieran mella el cansancio y el sueño.

Portada de la edición española.

Una aportación relevante

El gran delirio es importante para comprender el nazismo. Como afirma en su epílogo el reputado historiador Hans Mommsen, la obra presenta “sin miramientos la otra cara de la estrategia militar alemana” y “cambia la visión de conjunto” del Tercer Reich. Estamos, pues, ante una lectura indispensable para adentrarse en este ámbito desconocido del hitlerismo y entender la desconexión de la realidad que experimentó su máximo dirigente durante la contienda y que -en buena medida- explicaría su suicidio.

Clicando aquí puede leerse un fragmento de la obra en PDF.

___

* Esta reseña ha sido publicada originalmente en la revista Librújula correspondiente al mes de julio.


¿QUÉ SIMBOLIZA LA LLAMA NEOFASCISTA? ESTE ES SU ORIGEN Y SIGNIFICADO OCULTO

julio 18, 2017

La llama tricolor, uno de los símbolos más famosos del neofascismo europeo.

VARIOS LECTORES NOS HAN PEDIDO DE NUEVO QUE EXPLIQUEMOS EL SIGNIFICADO DE LA LLAMA TRICOLOR NEOFASCISTA, la “fiamma”, quizá el símbolo más famoso del neofascismo europeo. Por esta razón hemos actualizado una entrada publicada originalmente en diciembre de 2012.

Su origen: el Movimento Sociale Italiano

Su origen es inseparable del partido del que fue símbolo: el Movimento Sociale Italiano [Movimiento Social Italiano, MSI]. Esta formación fue creada en diciembre de 1946 por jóvenes fascistas que asumieron el legado del último fascismo italiano, el de la llamada República de Salò -oficialmente designada República Social Italiana [RSI]-, un régimen de efímera duración (de septiembre de 1943 hasta abril de 1945) que se caracterizó por su discurso anticapitalista radical y una gran proximidad ideológica al nazismo.

Bandera de la República Social Italiana [RSI].

El MSI, con su “pureza revolucionaria” y su deseo de liderar “la resurrección nacional”, recurrió a unas siglas y un emblema que permitían una lectura subliminal y eran un eficaz reclamo ante los italianos nostálgicos del fascismo: las letras MSI eran simultáneamente una reivindicación de la RSI y una muestra de fidelidad a Benito Mussolini, el Duce, puesto que también querían decir subliminalmente “Mussolini Sí” o “Mussolini Sei Inmmortale”.

El nombre de MSI y su símbolo eran un homenaje a Mussolini.

El significado de la llama tricolor

En este marco de ambigüedad en la lectura de las siglas, su emblema -la fiammeta tricolor- tenía una gran importancia: simbolizaba la llama eterna que brotaba del catafalco funerario del fallecido dictador. El éxito del MSI hizo que su símbolo se popularizara entre toda la extrema derecha europea y no está de má señalar que su difunto máximo dirigente, Giorgio Almirante (1914-1988), en su juventud fue Jefe de Gabinete del Ministerio de Cultura Popular -conocido como MINCULPOP- de la RSI, hecho que le hizo sensible a cuestiones de imagen.

Almirante, el líder histórico del MSI en uno de sus carteles.

Ello se reflejó en que supo travestir la lectura de las siglas cuando la formación se convirtió en una organización substancialmente diferente a la de la posguerra y  al cumplir veinticinco años el partido, valoró ampulosamente el protagonismo que adquiría con un juego de palabras realizado mediante las siglas: “MSI no significa ya Movimiento Sin Importancia, sino que se ha convertido en Mayoría Silenciosa Italiana”, comentó.

Dada la estrecha identificación del símbolo con el partido, la evolución del MSI convirtiéndose en Alleanza Nazionale [Alianza Nacional] ha hecho que su escisión más notoria, liderada por Pino Rauti en 1995, se identificara con la “fiamma” y se denominara Movimento Sociale-Fiamma Tricolore [MSFT].

La difusión de la llama

El símbolo fue adaptado por fuerzas de distintos países con desigual fortuna, siendo el Front National lepenista el partido que más continuidad ha tenido.

De este modo, ha sido empleada por el Front National de Bélgica, España 2000, el lepenismo (donde ha conocido una progresiva estilización) e incluso el candidato republicano Ted Cruz parece haber inspirado su logotipo de la campaña presidencial en la famosa llama.

Bibliografía

IGNAZI, Piero. Il polo escluso. Profilo del Movimento Sociale Italiano (Il Mulino, Bolonia, 1989).

TARCHI, Marco.  Cinquant’anni di nostalgia. La destra italiana dopo ilfascismo (Rizzoli, Milán, 1995).


LA IMPORTANCIA CRECIENTE DEL VOTO OBRERO A LA ULTRADERECHA

mayo 1, 2017

Reportaje de la visita de Macron y Le Pen a la fábrica Whirlpool.

LA DERECHA POPULISTA ACTUAL CUENTA CON UN AMPLIO VOTO OBRERO. Lo hemos analizado con detalle en un trabajo accesible en PDF de modo gratuito: ¿Por qué los obreros apoyan a la ultraderecha? Diez reflexiones para elaborar una respuesta (2015).

En la campaña electoral francesa este episodio ya se ha advertido en el distinto recibimiento que tuvieron los dos candidatos a la presidencia francesa cuando visitaron Whirlpool en Amiens el día 27 de abril. La empresa será trasladada a Polonia el año próximo, lo que implicará destruir 380 puestos de trabajo (pese a obtener beneficios). Mientras no faltaron serios abucheos a Emmanuel Macron, Le Pen gozó de una favorable acogida, como los medios de comunicación han difundido (lo refleja el video del inicio de este post).

En un extenso y documentado artículo reciente, el periodista y editor Manuel Florentín ha vuelto sobre esta cuestión: “El voto obrero de Marine Le Pen”, en www.huffingtonpost.es (17/IV/2017). En él cita nuestro estudio precedente y reitera la mayoría de sus planteamientos, aportando datos actualizados o novedosos que lo convierten en una lectura interesante. Por esta razón lo reproducimos a continuación.

****

El voto obrero de Marine Le Pen

Bolonia, “Bolonia la roja”, bastión tradicional de la izquierda comunista italiana, en las municipales de 2016, la candidata de la Liga Norte alcanzó el 22,19 por 100 de los votos en una continua línea ascendente de este partido en dicha localidad. Simmering, barrio obrero y tradicional feudo izquierdista de “Viena la roja”, últimas presidenciales, ganó el FPO con el 42,9 por 100 de los votos: entre sus votantes había obreros locales y también inmigrantes. En Dinamarca, en 2015, el Partido Popular Danés siguió aumentando su porcentaje de voto obrero que supera el 21 por 100 cuando en 1979 era solo del 2. En Finlandia ocurre otro tanto hasta el punto de que Verdaderos Finlandeses se presenta como “el partido de los obreros sin socialismo”. En Holanda el Partido por la Libertad, de Geert Wilders, creado en 2006, tras la crisis de 2008 ha ido aumentando su implantación popular, siendo a veces el partido más votado de zonas humildes de localidades como Almere, Onderbanken, Volendam, el puerto de Róterdam…

En Francia, el caso de mayor recorrido histórico y el que más se ha estudiado, el Frente Nacional (FN) es el partido que actualmente obtiene más votos entre los trabajadores, entendiéndose por tal a obreros, mano de obra poco cualificada y clases bajas. En las últimas elecciones departamentales de 2015, el Frente Nacional obtuvo el 35 por 100 de los votos de los trabajadores, mientras que la derecha obtuvo el 31 y la izquierda el 32 cuando esta última tradicionalmente captaba el 70 por 100 del voto obrero, y aún en 1988 el socialista Mitterrand obtuvo el 59 (Libération, 2-11-2016). Cifras que rechaza el periódico comunista L´Humanité apuntando que ese alto porcentaje no es tanto porque los obreros voten al FN sino por la elevada abstención entre éstos: no especifica el porcentaje de abstención obrera, pero afirma que menos de un obrero de cada siete votó FN (“Moins d´un ouvrier sur sept a voté FN en 2015”, L´Humanité, 6-2-2017). Opinión refrendada por el candidato izquierdista Jean-Luc Mélenchon quien sostiene que el 60 por 100 de los obreros se abstiene “molestos con un sistema político y mediático que los margina” (Europe 1, 15-3-2017).

Dicho esto, la implantación del Frente Nacional, mayor o menor, entre el electorado de clase obrera ha sido progresiva. Según el politólogo francés Florent Gougou, el FN ha pasado de tener el 25 por 100 del voto obrero con Jean-Marie Le Pen a más del 30 con su hija: el 17,6 por 100 en 1988; el 21,1 en 1995; el 25,6 en 2002; cayó al 15,6 en 2007; y volvió a subir en 2012 con el 30,9 por 100 (VV. AA., Les faux-semblants du Front national, Sciences-Po, París 2015). Se ha asentado en viejos feudos comunistas como Tolón, Marsella, la región de Calais, el noreste de Francia, el cinturón rojo de París con Saint-Denis a la cabeza… Un fenómeno para el que el politólogo francés Pascal Perrineau acuñó el término de “gaucho-lepénisme”, o izquierdo-lepenismo (Pascal Perrineau, Le symptôme Le Pen, Fayard 1997).

Algunos analistas niegan la relación paro-ascenso de la extrema derecha y ponen como ejemplo que en la crisis de 2008, en países como España, Portugal o Grecia subió la izquierda y no la extrema derecha. En el caso francés sí hay cierta relación. En los departamentos en los que el desempleo es superior al 14 por 100, en 2015 el FN superó el 40 por 100 frente al 25 cosechado donde es inferior al 8 por 100. Zonas, las primeras, en las que se han dado deslocalización y cierres de fábricas (Challenges, 23-9-2016). Sirva de ejemplo el caso de Florange. En las últimas elecciones europeas el partido socialista llevó como cabeza de lista a Edouard Martin quien, pese a ser un conocido sindicalista de la región, obtuvo el 18 por 100 de los votos frente al 31 por 100 del candidato del Frente Nacional.

Según la politóloga francesa Nonna Mayer, en las elecciones de 2012, de entre el electorado sin estudios o con estudios básicos, el FN captó el 30 por 100 de los votos, mientras que solo obtuvo el 15 por 100 de los que tienen un título medio y un 7 por 100 de los poseedores de un título superior. Según Mayer votan más los trabajadores con riesgo a perder su nivel de vida y su puesto de trabajo que los parados de larga duración. En las elecciones de 2012, Marine Le Pen captó el 37 por 100 de los trabajadores con riesgo a perder su puesto de trabajo y solo el 23 por 100 de los que lo habían perdido todo (“Le FN, parti des ouvriers?”, Les Inrocks 27-2-2014; VV. AA., Les faux-semblants du Front National, Sciences-Po, París 2015) que se inclinarían por votar izquierda o abstenerse como manifiesta Mélenchon. También ha pasado en las dos últimas elecciones holandesas (“Dutch election: How the far right…”, The Telegraph, 17-3-2017).

A la captación de voto obrero, y este fenómeno no es únicamente francés, se une el paso de cuadros y militantes izquierdistas a estas formaciones, sosteniendo que lo hacen porque son las únicas que siguen defendiendo los derechos de los trabajadores. En la cúpula del FN, uno de los ideólogos del cambio de imagen entre el FN de Jean-Marie Le Pen y el de su hija es Florian Philippot: viene de las filas del exministro socialista Jean Pierre Chévénement. No es el único, ahí están entre otros los casos del histórico socialista Daniel Gest o el del trotskista y sindicalista de la Confederación General de Trabajadores Fabien Engelmann. Éste, en 2011, se pasó al FN y con él ganó la alcaldía de Hayangue con el 37,7 por 100 de los votos, enclave de la siderurgia de Lorena y feudo tradicional del comunismo y del socialismo francés.

“Los actuales nacional populistas europeos no solo captan el voto obrero, también el femenino cuando hasta no hace mucho éste era mayoritariamente masculino”.

Los actuales nacional populistas europeos no solo captan el voto obrero, también el femenino cuando hasta no hace mucho éste era mayoritariamente masculino. Por un lado, por la irrupción de mujeres al frente de estos partidos: Marine Le Pen en el Frente Nacional francés; Frauke Petry, en Alternativa para Alemania (AfD); Pia Kjaersgaard, fundadora del Partido Popular Danés y actual presidenta del Parlamento de Dinamarca. Por la visión diferente que tienen éstas, con respecto a la tradicional de estos partidos, sobre cuestiones como el divorcio, el aborto, la familia, la homosexualidad… Un factor muy importante en la captación del voto femenino es la mayor presencia islámica en nuestras sociedades y el rol que confiere a la mujer: el temor a que una mayor influencia islámica acabe con los derechos logrados hasta ahora en nuestras sociedades –en este sentido coincide con un aumento del voto manifiesto entre homosexuales hacia estos partidos–. Y, por último, y esto está vinculado al voto obrero, la transformación social que ha llevado a que un amplio sector femenino se vea sometido a duras condiciones laborales. En Francia, el 75 por 100 de los contratos a tiempo parcial son de mujeres.

Además del voto femenino, la extrema derecha también capta el voto juvenil, tanto obrero como no obrero: en el caso del FN, el 35 por 100 en 2015 entre las edades de 18 y 24 años (“Régionales: le Front National en tête chez les ouvriers et les jeunes”, PublicSénat,17-12-2015). En Francia se explica porque el joven ya no tiene presente la dictadura del mariscal Pétain durante la Segunda Guerra Mundial para asociarla con el FN como hacen los mayores. Según el politólogo Florent Gougou, son jóvenes que ya nacieron existiendo el FN y con él sus campañas contra la inmigración y su crítica a las “elites” políticas y económicas (“Le FN, parti des ouvriers?”, Les Inrocks, 27-2-2014). Jóvenes que nunca cambiaron su voto ya que muchos nunca votaron a la izquierda (“Front National: les raisons d´une ascension”, Sciences Humaines, 15-11-2013). En el caso de Austria, y sería válido para el resto de Europa, el politólogo Peter Filzmaier lo asocia al carácter antisistema de estos partidos que resulta más atractivo entre los jóvenes que entre el electorado de mayor edad (Libération, 16-5-2014).

En la línea de Gougou, algunos politólogos como Nonna Mayer ya habían apuntado como explicación a la captación del voto obrero por la extrema derecha a que se trata de una nueva generación de obreros los que votan al FN. Con ello niega que haya habido un cambio de voto del obrero y de paso argumenta, en contra del término de Perrineau de “gaucho-lepenisme”, que no hay tal “obrero-lepenismo” sino que siempre fue “derecho-lepenismo”: según una encuesta de 2012, el 49 por 100 de los trabajadores que votaron al FN se declararon de derechas, frente al 29 de centro y solo el 9 de izquierdas (“Le FN, parti des ouvriers?” Les Inrocks, 27-2-2014).

Pero el tema es más complejo. En los años ochenta los trabajadores que votaban por el entonces líder del FN, Jean-Marie Le Pen, manifestaban a la prensa que más que votar por el Frente Nacional lo hacían en contra de los partidos tradicionales de la izquierda: los socialistas de Mitterrand, los comunistas de Marchais… La razón: que sentían que ya no defendían sus intereses. Votaban al FN como voto de castigo, hoy se habla de voto de adhesión. No dudamos de que los que se autodefinen de derechas así se consideren, pero habría que ver también si alguno no se define de tal manera también como efecto rechazo a quienes se llaman de izquierda y que consideran que no defienden sus derechos. Lo cual no excluye el cambio generacional, el que no sean los mismos obreros y por lo tanto no han cambiado su voto, y que en algún caso, como dice Nonna Mayer (“Le FN, parti des ouvriers?” Les Inrocks, 27-2-2014) el “obrero lepenismo” sería “derecho lepenismo” ya que es cierto que comparten criterios con la extrema derecha en materia de inmigración o identidad nacional.

Aunque en este aspecto también hay controversias. Pascal Perrineau señala que los valores del votante de izquierda no siempre han coincidido con los que reivindican sus partidos, o si han coincidido hoy se verían como políticamente incorrectos. Apunta una encuesta de 1969 en la que los trabajadores, cuando votaban en un 80 por 100 a los partidos de izquierda, en un 71 por 100 opinaban que había “demasiados norteafricanos en Francia” y el 59 por 100 pensaba lo mismo con respecto de “españoles y portugueses”. También recuerda que en 1981, el secretario general del partido comunista, George Marchais, escribió al rector de la mezquita de París sobre la necesidad de que se “frenara la inmigración oficial y clandestina” para evitar que aumentara el paro, aunque especificando que lo que le movía era la “comunidad de intereses, la solidaridad de los trabajadores inmigrados. Todo lo contrario del odio y la ruptura”. Ese año varios alcaldes comunistas de distintas localidades destacaron por su actitud contra la acogida de inmigrantes extranjeros: en Vitry-sur-Seine se derribó un hogar de inmigrantes con palas mecánicas (Pascal Perrineau, La France au Front, Fayard, París 2014).

Se sitúa entre 1993 (según la Fundación socialista Jean Jaurès, Libération, 2-11-2016) y 1995 la fecha en la que se produce este giro del obrero hacia el FN y se basa en tres pilares: la “desobrerización” del discurso de la izquierda, ya no se habla del mundo obrero en campaña electoral; el cambio del liberalismo económico por el proteccionismo en el discurso del FN; y la renovación generacional del mundo obrero de la que ya hemos hablado (France Info, 16-3-2017).

“La clase trabajadora que no se socializa de la misma manera en lo que se llama la actual sociedad postindustrial, perdiendo el vínculo con los sindicatos y los partidos de izquierda tradicionales”.

La mayor parte de los estudiosos del ascenso de la extrema derecha dan como explicación a este fenómeno el miedo a la inmigración como competencia laboral, como mano de obra más barata, sobre todo después de la crisis económica de 2008; competencia también de cara a recibir prestaciones sociales de un Estado de bienestar que los recorta. Otros aspectos son la globalización que ha traído deslocalización de empresas y con ello paro y precariedad laboral; el malestar con el funcionamiento de la democracia; los escándalos de corrupción entre las “elites” políticas y económicas; y el desencanto con los partidos tradicionales de izquierda. En este último caso, porque estos partidos han gobernado y han aplicado las mismas políticas de austeridad económica de la derecha; por otro, porque no han sabido frenar el paro o generar puestos de trabajo; y, por último, porque, aunque no lo han fomentado, tampoco se han opuesto a la globalización y a la deslocalización de las empresas, lo que ha elevado el desempleo.

Otra de las explicaciones que se da es que los centros de trabajo no son como los de antaño: ya no hay tantas fábricas, se ha reducido el número de obreros industriales en favor del de servicios, se ha dispersado la estructura laboral en una economía globalizada en la que priman las multinacionales, lo que ha reducido las “solidaridades obreras” (Où en est le vote ouvrier?, Fondation Jean Jaurès, París, 8-1-2013). La clase trabajadora que no se socializa de la misma manera en lo que se llama la actual sociedad postindustrial, perdiendo el vínculo con los sindicatos y los partidos de izquierda tradicionales. La sustitución de los contratos indefinidos por los temporales, el trabajo autónomo, o en casa, y la precariedad laboral han conllevado una caída de la sindicación y la militancia en los partidos de izquierda y con ello la canalización del voto obrero hacia éstos. Según una encuesta de Ifop para el periódico comunista francés L´Humanité, en las últimas elecciones el 13 por 100 de los asalariados votó a la izquierda frente al 32 al FN; el 18 “próximos a un sindicato” votó izquierda” frente al 29 al FN; y el 35 de los militantes del sindicato CGT, próximo al partido comunista, votó a la izquierda frente al 27 que lo hizo al FN (L´Opinion, 12-1-2016).

Según Pascal Perrineau, la extrema derecha ha asumido aparentemente la defensa del Estado de bienestar, el FN reclama proteccionismo, intervencionismo económico del Estado y garantizar los servicios públicos (Pascal Perrineau, La France au Front, Fayard París 2014). Une valores sociales de izquierda con valores políticos de la derecha como el orden y la autoridad (Jean-Yves Camus y Nicolas Lebourg, Les Droites extrêmes en Europe, Seuil, París 2015). En palabras del politólogo Peter Filzmaier, y en el caso de Austria, el FPO tiene “una política migratoria de derechas y una política social de izquierdas, a veces mucho más a la izquierda que la socialdemocracia en algunos puntos, lo que atrae a electores desencantados con los socialdemócratas” (Libération, 16-5-2014). En el caso de Dinamarca, en 2015, el Partido Popular Danés basó su campaña en prometer una subida del 0,8 por 100 del gasto público, invertir más en servicios públicos, mejorar los subsidios de desempleo; es decir, preservar el Estado de bienestar: según el politólogo Ove K. Pedersen fue el partido que más hincapié hizo en la política social lo que le llevó a manifestar, aunque irónicamente, que estamos ante “un partido de extrema derecha socialdemócrata” (Politiken, 30-4-2016).

Otro factor que explica el voto obrero entre la extrema derecha está en la composición de los cuadros y cargos electos de los partidos actuales de izquierda: ya no forman parte de la clase trabajadora como antaño sino a la clase media alta, cuadros bien remunerados o funcionarios (profesores universitarios) con los que los trabajadores no se identifican ya que sienten que no defienden sus intereses al no conocer sus problemas porque no están a pie de calle, no viven en sus mismos barrios, no sufren la inseguridad social de algunos de éstos, tampoco corren peligro sus puestos de trabajo ni sus patrimonios. “Los roces se producen por la convivencia, los ricos no conviven con los inmigrantes”, decía en La Sexta el profesor Antonio Izquierdo (La Sexta 5-3-2017). Según Luc Rouban y Martial Foucault, del Cevipof, entre 2010 y 2015, el FN tuvo un 29,3 por 100 de cargos regionales electos de extracción obrera frente al 24,4 de la izquierda (Le Monde, 27-9-2016).

Ello provoca desafección como recuerda el profesor Xavier Casals, que la izquierda deje de ser considerada como tal en buena parte de lo que fueron sus feudos tradicionales y que se acuñen términos peyorativos como “casta” tan popular en nuestras tierras en los últimos años aunque aquí no de la mano de la extrema derecha (Xavier Casals, ¿Por qué los obreros apoyan a la ultraderecha?, ICPS, Barcelona 2015). Pascal Perrineau sostiene que el aburguesamiento social y cultural de la izquierda en Francia ha dejado fuera de su universo ideológico los discursos sobre la inmigración, el orden o el énfasis de lo nacional en relación a otros grupos (Pascal Perrineau, La France au Front, Fayard París 2014). Hace treinta años, los temas de las campañas electorales de la izquierda francesa, y europea en general, eran económicos: redistribuir la riqueza, subida salarial, intervención del Estado en la economía… Hoy han quedado relegados por otros temas sociales, no menos importantes, pero que hacen sentir a la clase trabajadora que se desestiman sus intereses: inmigración, multiculturalismo, defensa del medio ambiente…

“La principal razón por la que algunos obreros han dejado de votar a la izquierda es simplemente porque sienten que ésta no defiende sus derechos ni sus intereses, sus puestos de trabajo”.

Decía recientemente en El País el profesor Daniel Innerarity con motivo de la victoria de Donald Trump en las presidenciales de Estados Unidos y el factor de la diversidad cultural: “Existe un tipo de persona progresista que se siente cosmopolita y moralmente superior porque se eleva por encima de sus intereses cuando en realidad sus intereses no están en juego y los que son sacrificados son los intereses de otros, más vulnerables, más en contacto con las zonas en conflicto. Hay una forma de arrogancia e hipocresía en las élites multiculturales porque su experiencia de la alteridad se reduce a encuentros agradables en el bazar de la diversidad (en el consumo, la diversión o como mano de obra barata). Son élites que no sienten la inseguridad física en sus barrios ni la inseguridad laboral en sus puestos de trabajo. Si la izquierda, los liberales o las élites no terminan de entender esto (salvo en cierto modo Sanders y Trump a su manera) es porque no tienen contacto ni con el mundo industrial ni con “los otros” y solo ven las ventajas de la globalización o los encantos de la diversidad” (Daniel Innerarity, “¿El final del multiculturalismo?”, El País, 16-2-2017).

En una línea similar apareció el año pasado en Estados Unidos el libro Listen, liberal, de Thomas Frank, cuyo mensaje a los seguidores y cuadros del Partido Demócrata estadounidense –en su día “el Partido del Pueblo”– es que si quieren saber por qué han perdido en gran parte el voto de la clase media y obrera deben mirar dentro de sí mismos. Les acusa de haberse olvidado de los intereses de aquellos yendo de vacaciones a Martha´s Vineyard y hablando de lo saludable que es ir en bicicleta, de los “TED talks”, de las universidades privadas, de los microcréditos y que la desigualdad se soluciona con políticas educativas que promuevan la innovación, mientras crece la desigualdad económica entre sus niveles de vida y la de los que se supone que defienden. En este sentido también es interesante el libro de Steve Fraser The Limousine Liberal.

Podemos justificar el rechazo obrero a la izquierda tradicional porque se haya derechizado parte de la clase trabajadora como dicen algunos analistas como Nonna Mayer; o porque la clase trabajadora ya no es como la de antaño ni se socializa igual en la sociedad postindustrial. Pero la principal razón por la que algunos obreros han dejado de votar a la izquierda –ya sea porque voten FN o porque se abstengan en un 60 por 100 como dice Jean-Luc Mélenchon– es simplemente porque sienten que ésta no defiende sus derechos ni sus intereses, sus puestos de trabajo, como sostiene la izquierdista Fundación Jean Jaurès que niega tal “derechización” de la clase obrera (Où en est le vote ouvrier?, Fondation Jean Jaurès, París, 8-1-2013). Lo que además rompe con la tradición y razón de ser de la propia izquierda; con la idea, en palabras de Gramsci, de que “el Partido Comunista representa la totalidad de intereses y aspiraciones de la clase obrera” (Antonio Gramsci, Escritos, Alianza, Madrid 2017). Como recordó el politólogo francés Florent Gougou en unas jornadas organizadas en 2014 por la Fundación Jean Jaurès para abordar la fuga de votos hacia la extrema derecha: “los partidos de izquierda se formaron sobre la idea de la emancipación de la clase obrera, el voto obrero forma parte de su ADN, razón por la que este fenómeno pone en cuestión su propia identidad” (“Le FN, parti des ouvriers?”, Les Inrocks, 27-2-2014).

Como colofón, de cara a las próximas elecciones francesas, según las encuestas del Ifop para la Fundación Jean-Jaurès, Elabe para BFMTV y la de Cevipof, Marine Le Pen recibiría el voto del 44 por 100 de los obreros –además del 35 por 100 de los empleados y otros tantos de los agricultores–, el candidato de izquierdas Jean-Luc Mélenchon obtendría el 17, el exministro del gobierno socialista Emmanuel Macron el 15, el socialista Benoît Hamon el 12, el derechista François Fillon el 7 y la extrema izquierda el 3 en el caso de Philippe Poutou del Nuevo Partido Anticapitalista y el 2 en el de Nathalie Arthaud de Lucha Obrera. Si sumamos los votos de izquierda tendríamos el 34 por 100, y el 49 si quisiéramos añadirles los de Macron. Aún así, el FN seguiría siendo como fuerza individual el partido con más votos entre la clase obrera (Europe 1, 15-3-2017, L´Opinion, 27-3-2017 y BFMTV, 21-2-2017). Un motivo para seguir reflexionando sobre la sociedad que estamos construyendo.