¿UN PRESIDENTE DE ULTRADERECHA PARA BRASIL? TRES APUNTES SOBRE EL CASO BOLSONARO

agosto 13, 2018

 

Cartel de la candidatura de Jair Bolsonaro.

 

JAIR BOLSONARO ES EL MILITAR ULTRADERECHISTA QUE ASPIRA CON CRECIENTES POSIBILIDADES A LA PRESIDENCIA BRASILEÑA si el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que encabeza las encuestas y está en la cárcel, no concurre finalmente a estas elecciones previstas en octubre.

Por ahora, Lula ha sido proclamado candidato el Partido dos Trabalhadores [Partido de los Trabajadores, PT] y acapara un 30% de intención de voto, pero la ley le impide presentarse a los comicios. El expresidente se ha convertido en la bestia negra de la derecha, que ha expandido su rechazo entre las clases medias.

Una ultraderecha a caballo del pasado y del presente

El segundo aspirante, muy distanciado del anterior, que logra mantener un significado apoyo en las encuestas es Bolsonaro. Este es un diputado ultraderechista y capitán del ejército en la reserva de 62 años que lidera el Partido Social Cristão [Partido Social Cristiano, PSC].  Según los sondeos, acapara el 17% de intención de voto de los futuros comicios.

Aunque ya nos hemos hecho eco del ascenso de Bolsonaro en los sondeos en este blog, nos interesa ahora hacer tres precisiones al respecto. Desde nuestra óptica, Bolsonaro supone una nueva síntesis ideológica alumbrada por la ultraderecha latinoamericana con tres elementos destacados, que reflejan el legado de la Guerra Fría y los nuevos derroteros de este sector ideológico, detallados a continuación.

1. El legado de la dictadura brasileña de la anticomunista Doctrina de Seguridad Nacional.

Es relevante que un general retirado, Hamilton Mourao (miembro del Partido Renovador Trabalhista Brasileiro [Partido Renovador Laborista Brasileño, PRLB]), haya sido nombrado vicepresidente de la candidatura de Bolsonaro. Ello supone rubricar la reivindicación por parte de Bolsonaro de la dictadura castrense que rigió el país (1964-1985), de la que Mourao es un admirador.

La autocracia militar brasileña fue el primer régimen de América Latina fundado en la llamada Doctrina de Seguridad Nacional [DSN] durante la Guerra Fría. Fueron regímenes que desplegaron un terror de Estado que aplicó métodos coloniales de lucha contra la insurgencia y los militares ocuparon el poder de forma colegiada para luchar con un enemigo -el comunismo- considerado a la vez local y global.

2. El gran influjo que han cobrado los sectores evangélicos

Bolsonaro cuenta con una importante bolsa de seguidores evangélicos y este electorado es un objetivo prioritario de su candidatura, lo que indica el poder creciente de los sectores protestantes en América Latina, capaces de decantar el resultado de unas elecciones en distintos países.

El ascendiente de iglesias evangélicas en América Latina tuvo su inflexión durante la Guerra Fría, cuando las Fuerzas Armadas estimularon su penetración como contrapeso a los católicos por su compromiso con los pobres y comunidades indígenas. De hecho, el terror de Estado en Guatemala incluso se revistió de una singular legitimidad teológica con el gobierno entre 1982 y 1983 del mesiánico general Efraín Ríos Montt, vinculado a la Iglesia Verbo, la rama guatemalteca de la estadounidense Gospel Outreach. Este manifestó que “los guatemaltecos son el pueblo elegido del Nuevo Testamento. Somos los nuevos Israelitas de América Central”.

3. Las ansias de “limpieza social”: entre Trump y Duterte

Bolsonaro, sin embargo, encarna aspectos novedosos, pues estaría alumbrando un liderazgo populista a medio camino de Donald Trump (por su xenofobia y su exaltación de la libertad de recurso a las armas) y el presidente filipino Rodrigo Duterte, al defender la tortura de los delincuentes y las ejecuciones extrajudiciales por parte de la policía.

El fenómeno que encarna Bolsonaro, pues, configura una nueva síntesis ideológica y un dinámico populismo de extrema derecha, en este caso en la mayor economía de América Latina.

Conclusión

En suma, y como ya apuntamos, en Bolsonaro confluyen dos vectores tradicionales de la derecha extremista brasileña -el mesianismo bíblico y una sólida tradición de intervencionismo militar- con un populismo autoritario en sintonía con los nuevos aires de EE.UU. (Trump) y Filipinas (Duterte).

En este sentido, Bolsonaro encarna una nueva síntesis ideológica de extrema derecha que es capaz de generar una importante movilización populista, situada en una encrucijada entre pasado y presente.


¿TIENE BANNON UNA VARITA MÁGICA PARA LA ULTRADERECHA EUROPEA?*

julio 30, 2018

Steve Bannon y Marine Le Pen (foto de AFP/Philippe Huguen).

EL DESEMBARCO EN EUROPA DE STEVE BANNON, el ex estratega electoral y ex asesor presidencial de Donald Trump, ha levantado grandes expectativas. Bannon anunció el martes la creación de una estructura con sede en Bruselas para facilitar la coordinación de las fuerzas de derecha populista de la UE en vistas a los comicios del próximo año.

El ente que promueve se llama The Movement y su referente es la Open Society del magnate filántropo George Soros (aquí la respuesta de Patrick Gaspard, Presidente de Open Society Foundations). Pero si ésta difunde la democracia liberal en Europa, The Movement pretende asesorar a la ultraderecha sobre la difusión de mensajes y el uso de datos en la Red, y promover un macrogrupo en el Parlamento de Estrasburgo capaz de bloquear y minar la UE.

El anuncio ha levantado gran expectación mediática por el eventual impacto político que pueda tener la entidad, pero consideramos que debe verse con cautela por las tres razones que se exponen a continuación.

1. Unir a la ultraderecha europea ha sido imposible hasta hoy

La extrema derecha ha sido incapaz de unirse en un grupo en el Parlamento Europeo, pese a los beneficios e influencia que ello le reportaría. Es una vieja aspiración de este espectro político iniciada en 1979, cuando el Movimiento Social Italiano [MSI] impulsó la Euroderecha en las elecciones europeas de ese año. Entonces quiso tener grupo propio en Estrasburgo uniendo fuerzas de varios países, pero no tuvo éxito.

También han fracasado los intentos posteriores. Sucedió con el Grupo Técnico de Derechas Europeas, constituido en 1984 y liderado por Jean-Marie Le Pen, que se rompió en 1989 por tensiones de germanos e italianos por el Tirol. Le siguió en 2007 el grupo Identidad, Tradición y Soberanía [ITS], que concluyó abruptamente ese año al chocar rumanos e italianos.

Tras los comicios de 2014, las fuerzas de derecha populista formaron dos grupos en Estrasburgo: el Grupo Europa de la Libertad y la Democracia Directa [EFDD], que abandera el Partido de la Independencia del Reino Unido [UKIP], y el Frente Nacional lepenista (ahora Agrupación Nacional [RN]), que lidera la Europa de las Naciones y de las Libertades [ENF]. Es más, en el Hemiciclo europeo, formaciones que se asemejan en su afán de limitar la inmigración y revitalizar fronteras militan en grupos diversos: la magiar Fidesz está en el Partido Popular Europeo [EPP]; la polaca Ley y Justicia [PiS], en el Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos [ECR], y la húngara Jobbik en ninguno.

¿Por qué se produce esta situación? Porque unificar la extrema derecha supone crear una internacional de ultranacionalistas cuyos intereses, por definición, pueden entrar en conflicto. Es, pues, improbable que Bannon resuelva este problema y se geste un macrogrupo en Estrasburgo, aunque en política nada es imposible.

A la vez, por encima de los discursos impera el pragmatismo. Existen cada vez más gobiernos críticos con políticas de la UE (como los del grupo de Visegrado), pero de ahí a predicar el fin de la Unión hay un trecho. En tal sentido, es significativo que Gran Bretaña no haya logrado crear una cuña para negociar bilateralmente aspectos del Brexit con algún Estado miembro. La UE, pues, mantiene su mala salud de hierro. Otra cosa es ver con qué principios y valores perdurará.

2. La ultraderecha europea ya es ducha en la Red

Bannon demostró en los comicios presidenciales de EE.UU. su habilidad en el manejo de datos de la Red para canalizar el mensaje político. ¿Supone esto que la extrema derecha europea va a obtener gracias a él réditos sustanciales de Internet? En realidad, sus partidos hace tiempo que explotan las redes sociales con habilidad, hasta el punto de que se ha hablado de una ‘fachosfera’.

El Frente Nacional fue la primera formación gala en disponer de web y Marine Le Pen tiene 1,5 millones de seguidores en Facebook. Asimismo, el Partido de la Libertad de Austria [FPÖ] ha hecho notables campañas virales: un rap que en 2013 cantó su líder y hoy vicepresidente, Heinz-Christian Strache, supera 1.300.000 visualizaciones (en un país de 8,3 millones de habitantes), y en las últimas elecciones austriacas el FPÖ creó la sitcom ‘The Hubers’ con gran éxito.

Bannon, pues, puede ofrecer know how en uso de Internet, especialmente en datos de usuarios, pero la influencia actual de la ultraderecha en este canal es ya harto importante. Por tanto, su ayuda no tiene por qué suponer necesariamente un cambio exponencial en este campo.

3. Existen audiencias múltiples de intereses contrapuestos

En los comicios presidenciales de Estados Unidos, Bannon trabajó con un electorado diverso, pero con relevantes denominadores comunes al ser unas elecciones presidenciales. En cambio, unos comicios simultáneos en la UE presentan electorados estatales y regionales, con intereses diversos y contrapuestos. Por tanto, es un reto más complejo dirigirse a una audiencia tan fragmentada con mensajes supuestamente unificadores.

Conclusión: ¿qué puede aportar Bannon?

Desde nuestra óptica, Bannon puede ciertamente influir en la eficacia de la campaña electoral ultraderechista, como ha remarcado su biógrafo Tilman Jens, y consideramos que puede hacerlo de dos formas. Uno es facilitar la relativa homogeneización de mensajes de la ultraderecha europea y estadounidense, en el marco de un proceso iniciado en los años 60 que originó una ‘extrema derecha euro-americana’. El otro es que Bannon, como agente externo al universo de la extrema derecha europea, pero con contactos diversificados en la misma, tiene cierto margen de maniobra para facilitar aproximaciones entre sus actores (aunque existen ya ámbitos de colaboración entre ellos, como ilustran los grupos de Estrasburgo).

Pero, sobre todo, debe resaltarse que el mero anuncio de The Movement, aún en mantillas, ha dado gran visibilidad a la ultraderecha europea. Ello indica que el influjo de este estratega radica en lo que ha hecho (llevar a la Casa Blanca a un extremista), más que en lo que pueda hacer. Encarna el Yes We Can, el Sí se puede, de la ultraderecha. Y si el teórico de la comunicación Marshall McLuhan afirmó que “el medio es el mensaje”, ahora el mensaje es el propio Bannon como icono de victorias ultraderechistas pasadas y futuras. He ahí la clave de su magnetismo.

____

* Este artículo fue publicado originalmente como Xavier Casals, “¿Tiene Bannon una varita mágica para la ultraderecha europea?”, agendapublica.elperiodico.com (25/VII/2018).


¿HA EXISTIDO UN INDEPENDENTISMO CATALÁN FASCISTA TRAS LA MUERTE DE FRANCO?

julio 11, 2018

Cartel del PNSC (fondo de la UAB).

 

¿QUÉ RELACIÓN SE HA ESTABLECIDO HISTÓRICAMENTE ENTRE FASCISMO Y CATALANISMO? Esta ha sido la cuestión que han abordado desde distintos ángulos una veintena de historiadores en una obra colectiva en catalán titulada El catalanisme davant del feixisme (1919-2018), con distintos análisis abarcan un siglo de historia.

Los tres editores de esta interesante aportación (Enric Ucelay-Da Cal, Arnau Gonzàlez Vilalta y Xosé Manoel Núñez Seixas) han plasmado así la conclusión que puede extraerse de la lectura conjunta de los trabajos: “De este volumen, salen explicaciones nuevas, originales y de relevancia, que se pueden sintetizar en una primera conclusión: fascistas catalanistas, sí, ha habido, y quizás muchos, pero fascismo catalanista, no. Así de claro y de complicado a la vez”.

Por nuestra parte, hemos elaborado para la obra una aproximación al período que abarca desde la muerte de Franco hasta el presente. De este modo, nuestro capítulo se titula “Ha existit un feixisme nacionalista-independentista català (1975-2016)?” [¿Ha existido un fascismo nacionalista-independentista catalán (1975-2016)?]. En este estudio planteamos que durante el período reseñado, en Cataluña se produjeron tres evoluciones distintas. Estas, además, se sucedieron en términos cronológicos, como exponemos a continuación.

Una evolución desde la extrema derecha hacia el catalanismo (1978-1980)

La encarnó el disuelto Círculo Español De Amigos De Europa [CEDADE]. Entre 1978 y 1980 este colectivo neonazi (cuya sede central estaba en Barcelona) no solo editó propaganda en catalán y de carácter catalanista, sino que también creó un grupúsculo instrumental: el Partit NacionalSocialista Català [PNSC].

Este rótulo se difundió mediante adhesivos y carteles en el breve período de tiempo citado.

Una evolución del independentismo hacia la ultraderecha (1980-1982)

La plasmó el grupúsculo independentista Nosaltres Sols! [NS!], activo entre 1980 y 1982, con un efímero paso de sus integrantes por Estat Català. Este rótulo ganó eco al lanzar la campaña “xarnegos fora!” y su lema alcanzó notoriedad en la precampaña electoral de los comicios legislativos de octubre de 1982, al crear una significativa controversia política.

Para el lector no familiarizado con el término “xarnego”, señalamos que -según el Diec– este tiene una acepción peyorativa: “Inmigrante castellanoparlante residente en Cataluña, dicho despectivamente”.

Una nueva síntesis ideológica que supera la dicotomía Cataluña-España (2002-2015)

La reflejó la irrupción de la Plataforma per Catalunya [PxC], constituida el 2002 y que conoció un largo ciclo de ascenso y un súbito declive entre los comicios locales del 2003, 2007, 2011 y 2015. Aludimos en este caso a una nueva síntesis ideológica en la medida que este partido superó -aunque de forma limitada- las contradicciones que crea el eje catalanismo-españolismo con el lema “Primero los de casa”. Este eslogan proyectó un eje ideológico que contrapuso “autóctonos” (se sintieran estos catalanes o españoles) y foráneos (inmigrantes).

Como ya explicamos en este blog, la confluencia de tres factores provocó el eclipse de la PxC en los comicios locales de 2015: la crisis interna del partido; el impacto del proceso secesionista (que monopolizó la agenda política en detrimento de otras cuestiones y creó una dinámica electoral inclusiva); y la irrupción de nuevas marcas anti-establishment.

Pronósticos imposibles

En el libro mencionado finalizamos nuestro análisis señalando estas eventuales tendencias de futuro: “En este marco la ultraderecha puede continuar estancada y marginal, persistir su carácter dual (fracturada entre separatistas catalanes y ultranacionalistas españoles) o generar nuevas síntesis ideológicas hoy imprevisibles que le permitan progresar en las urnas”.

Desde nuestra óptica es difícil ir más allá de lo apuntado en la obra, pues -paradójicamente- el único pronóstico que hoy puede hacerse (tanto en relación a la política catalana como española) es que resulta imposible hacer pronósticos.


“EN ESPAÑA LOS MEDIOS OFICIALES RUSOS HAN CONSEGUIDO TENER UNA CIERTA INFLUENCIA EN DOS POLOS IDEOLÓGICOS: LA EXTREMA DERECHA Y LA EXTREMA IZQUIERDA”

julio 4, 2018

De izquierda a derecha, Miguel Vázquez, Marta Ter y Adrián Tarín.

¿CÓMO FUNCIONA EL UNIVERSO MEDIÁTICO EN LA RUSIA DE PUTIN?  Los investigadores Adrián Tarín, Marta Ter y Miguel Vázquez son miembros editores del libro colectivo Sistema mediático y propaganda en la Rusia de PutinCinco de sus autores -incluyendo a los editores- son miembros del Observatorio Eurasia (adscrito al Grupo de Investigación Compolíticas de la Universidad de Sevilla).

El trabajo ofrece una aproximación amplia al tema, motivo de gran interés en el presente por la influencia que se atribuye a los medios oficiales del Kremlin. Por esta razón hemos entrevistado a los editores, a quienes agradecemos que hayan accedido a contestar a nuestras preguntas.

¿Qué grado de control ejerce Putin en el universo mediático ruso? 

En términos formales, el sistema mediático ruso es tan imperfecto como en tantos otros países, con leyes, por un lado, garantistas y, por otro, lesivas con la libertad de expresión y tendentes a la concentración de la propiedad. En Rusia existen medios estatales controlados por el gobierno de turno y medios privados que responden más a sus intereses comerciales que a la responsabilidad social del ejercicio periodístico.

Sin embargo, existe una particularidad en el sistema ruso que tratamos de esclarecer en el libro. Si en Occidente los medios actúan como aparatos ideológicos del Estado, marcando agendas mediáticas inofensivas para la democracia liberal, en Rusia actúan como aparatos ideológicos de Rusia Unida, protegiendo al presidente y al partido.

En la Federación Rusa existe, sobre todo desde la llegada de Putin al poder, una trama político-empresarial que penetra los propios cimientos del sistema: por un lado, existen medios netamente públicos o cuyos accionistas mayoritarios son empresas de otros sectores, pero de titularidad estatal, sobre los que el gobierno ruso ejerce un control directo; pero también existen medios privados cuyos propietarios forman parte de una oligarquía económica muy cercana al Kremlin. Esta cercanía está basada en una especie de pacto tácito en el que, mientras no se produzcan críticas al gobierno, se les permitirá hacer y deshacer comercialmente sin mayores presiones legales. Quienes, en su momento, no entraron en este pacto y trataron de mantener una línea editorial distinta, sufrieron las consecuencias y fueron perseguidos penalmente.

Además de un sistema copado de medios afines -sin importar si son estatales o no- otra diferencia respecto a Occidente es la intensidad y arbitrariedad con la que se aplican las leyes, ya sea en sentido garantistas hacia los aliados, y punitivas hacia los pocos adversarios existentes. Por tanto, puede afirmarse que el grado de control que se ejerce es alto.

Portada del libro. Clicando aquí puede accederse al sumario y a la introducción.

Afirman que el periodismo de investigación puede ser considerado “delito de alta traición”. ¿Por qué?

El delito de alta traición está descrito en el Código Penal de una manera lo suficientemente difusa como para que el periodismo de investigación pueda ser considerado espionaje. Ya antes de que comenzara el conflicto con Ucrania, se juzgaban entre tres y cuatro personas al año. En 2015 hubo más de 20 casos. Entre ellos, los más sonados fueron los de Svetlana Davídova, una ama de casa que transmitió a la embajada ucraniana una información que había escuchado en el autobús sobre el despliegue de tropas especiales rusas; este tipo de casos pueden llevar a muchos periodistas a autocensurarse.

Según la International Federation of Journalists (IFP), Rusia es el quinto país más peligroso del mundo (solo tras Iraq, Filipinas, México y Pakistán) para ejercer el periodismo, con 109 profesionales asesinados entre 1990 y 2015.

Las principales víctimas son periodistas que trabajan para medios independientes que denuncian la corrupción de las administraciones locales, regionales y/o federales. Algunos de estos periodistas han sufrido reiteradas amenazas, palizas y algunos han sido asesinados por sus publicaciones. Además, rara vez se han aclarado judicialmente estos casos, lo que aumenta el sentimiento de impunidad entre quienes cometen estos delitos. En algunas ocasiones se llega a juzgar a quien ejecutó el crimen, pero la persona que lo encargó rara vez acaba encausada. Esta situación se agrava cuando nos referimos al periodismo en el Cáucaso Norte, calificado por Reporteros sin Fronteras como un “agujero negro para los derechos humanos”.

¿Qué imagen y mensajes transmiten al exterior los medios oficiales rusos? 

Los principales medios de comunicación rusos subvencionados por el Kremlin y destinados a audiencias extranjeras son el canal de noticias Russia Today (RT) y la agencia Sputnik, ambos dirigidos por Margarita Simonián.

El slogan de RT, al igual que el de Sputnik, es proporcionar un punto de vista alternativo al mainstream de los medios occidentales, pero para ello a menudo utilizan técnicas de desinformación, como el uso de fake news y teorías conspirativas con el objetivo de confundir a la audiencia y propiciar una percepción determinada. RT dedica la mayor parte de su parrilla informativa a desacreditar las instituciones y gobiernos occidentales, especialmente en lo que respecta a Estados Unidos y la UE.

En España, estos medios han conseguido tener una cierta influencia en dos polos ideológicos: la extrema derecha y la extrema izquierda. El antiamericanismo y la visión de Rusia como contrapoder es, posiblemente, el principal denominador común que une a estos dos grupos y el Kremlin se ha postulado como el país que, en un mundo multipolar, podría hacer de contrapeso a la potencia hegemónica que hoy día es EEUU y, en menor grado, la UE.

Y así en España se da la paradoja de que personajes públicos próximos tanto a la Falange como a Izquierda Unida, a la hora de abordar temas relacionados con Rusia, se manifiesten de forma muy parecida. Por ejemplo, uno de los comentaristas habituales en Sputnik y RT, llegando incluso a confeccionar resúmenes anuales en política internacional es Juan Antonio Aguilar, fundador de Bases Autónomas, exmilitante de Falange y antiguo secretario general del Movimiento Social Republicano (MSR). Y en el otro lado de la moneda encontramos al eurodiputado Javier Couso que, en sus entrevistas a RT, acostumbra a estar en línea con los postulados del Kremlin en materia de política exterior, coincidiendo a menudo con Aguilar en el diagnóstico sobre conflictos como el de Siria o Ucrania, así como sobre la participación de Estados Unidos en estos escenarios.

 

La influencia de las falsas noticias rusas ha sido magnificada en Europa (imagen de La Razón).

¿Los medios de comunicación privados están fuera de la tutela del Estado y la oposición puede hacerse oír?

Sí y no. Sí están fuera de la tutela del Estado en el plano económico y, en ese aspecto, los periodistas no tienen sus opiniones constreñidas. Pero igualmente trabajan dentro de Rusia y, por lo tanto, sus periodistas pueden autocensurarse ante temores de ser víctimas tanto de la la represión legal (a través del Código Penal, con penas por extremismo y alta traición, por ejemplo) como de la ilegal (amenazas, palizas y asesinatos).

Aluden en la obra a la difusión por el gobierno de un “propaganda del miedo y del odio”. ¿En qué consiste?

En el libro, Miguel Vázquez entiende que el tradicionalismo es la idea principal que vertebra el proyecto político de Putin: la protección de la familia nuclear y la crítica a las diversas opciones sexuales, alianzas con la Iglesia Ortodoxa, liderazgos fuertes y críticas a la democracia liberal, patriotismo y nostalgia del periodo imperial, etcétera. Su tesis es que este tradicionalismo, en los medios, se encuadra en lo que define como el “marco de la guerra”, un frame según el cual Rusia se encontraría en constante peligro por las presiones políticas e ideológicas de Occidente y la necesidad de defenderse de ellas.

Aquí entrarían tanto las alianzas expansionistas de la OTAN y la UE en la esfera de influencia rusa -antiguos países de la URSS- como la difusión de la libertad sexual, el feminismo, el laicismo, y otras ideas progresistas que son entendidas como estrategias discursivas que corrompen la moral rusa.

La propaganda del miedo y del odio es, por tanto y en este “marco de la guerra”, el énfasis, por un lado, del peligro que corren los valores tradicionales rusos ante el avance imparable de la hegemonía cultural occidental (miedo) y la caracterización de Occidente como el adversario que quiere destrozar todo lo que representa históricamente Rusia (odio).

Al mismo tiempo, el miedo a la intervención exterior sirve de pretexto para justificar el ataque a la oposición interna, tachada a menudo de quintacolumnista, es decir, de apoyar desde dentro del país a aquellos que, desde el exterior, quieren acabar con su unidad cultural y territorial. La identificación entre el opositor y el “traidor a la patria” es una conocida forma de propaganda utilizada para desprestigiar al adversario político. Cuando a alguien, como ha sido el caso a menudo de los gobiernos de Putin, carga demasiado las tintas en esta identificación, puede generar odio hacia los “traidores”, una emoción ya difícil de controlar y que acaba, en ocasiones, con la aparición de grupos violentos que pretendan tomarse la justicia por su mano.

 

Logos de RT y Sputnik.

¿Cómo controla el gobierno Internet? ¿Se exagera el peso de las injerencias rusas en Europa?

Durante muchos años, Internet fue un espacio de libertad de expresión y democratización del acceso a la información. Sin embargo, como ha ocurrido en otros países occidentales, en 2012 fueron aprobadas en Rusia distintas leyes que tratan de limitar este potencial libertario de la red de redes, llegando a plantearse, incluso, el bloqueo de páginas web extranjeras. Al tiempo que esto ocurre, el Kremlin ha entendido la capacidad de influencia del espacio digital, creando toda una red de troles, hackers y blogueros funcionales a los intereses del presidente.

Por otro lado, sí se ha exagerado el peso de las injerencias rusas en Europa, sin negar que éstas se hayan podido producir. Un ejemplo de ello es el caso de la supuesta injerencia rusa en la independencia de Catalunya, que analizaron con solvencia los compañeros en El Temps. Allí se demostraba que, frente a lo que algunos medios de comunicación y analistas difundieron, no existen datos fiables que confirmen que Rusia haya tenido un papel decisivo en Catalunya. Así, por ejemplo, no se encontró un número significativo de fake news difundidas por los medios subvencionados por el Kremlin sobre la crisis en Catalunya, como sí ha ocurrido vastamente en la propaganda rusa respecto a Ucrania, Georgia o Siria, por ejemplo.

En la misma línea, algunos medios españoles utilizaron indiscriminadamente el término “ciberguerra” para referirse a un supuesto ataque que Rusia habría realizado contra España, hecho que implicaría ataques informáticos efectuados por hackers para dañar o sustraer información sensible o para destruir sistemas de comunicación, tal y como ocurrió en Estados Unidos en la campaña electoral o en Ucrania con el apagón de dos centrales eléctricas. El propio CNI desmintió que esto hubiera ocurrido.


CATALUÑA: UNA TRANSICIÓN VIOLENTA POCO CONOCIDA: LOS CASOS PAPUS, SCALA Y BULTÓ Y VIOLA*

junio 9, 2018

 

Portada de la revista El Papus dedicada a la extrema derecha.

HACE AHORA POCO MÁS DE 40 AÑOS, EL 5 DE ABRIL DE 1978 DESDE EL APARATO POLICIAL ESPAÑOL SE QUISO ASESINAR AL LÍDER INDEPENDENTISTA CANARIO ANTONI CUBILLO en Argel. El atentado nos recuerda que la violencia política fue muy importante durante la Transición, a pesar de concentrarse en el País Vasco, Madrid y Cataluña. Estos lugares, según la historiadora Sophie Baby, entre 1975 y 1982 concentran las tres cuartas parte de las acciones [violentas] y el 85% de las víctimas”: el País Vasco concentró 1.135 y 390 muertos, Madrid 558 y 108 muertos, y Cataluña 258 y 60 muertos.

En este último lugar confluyeron una cultura libertaria insurreccional, afanes emuladores de ETA de círculos nacionalistas catalanes y una ultraderecha combativa. La violencia de estas dinámicas logró el clímax entre 1977 y 1978, que hicieron patente los casos Papus, Scala, Bultó y Viola, que todavía conservan aspectos oscuros.

El Papus y el eclipse de la ultraderecha

El 20 de septiembre de 1977 un desconocido entregó un maletín al conserje del semanario El Papus (con más de 200.000 ejemplares de tirada), a quien explotó y mató, a la vez que dejó varios heridos. La causa del ataque habrían sido las sátiras publicadas sobre la ultraderecha.

Pese a ello, el atentado nunca fue clarificado por la deficiente investigación y el proceso judicial no  estableció la autoría, a pesar de ser condenados varios ultraderechistas por tenencia ilegal de armas y explosivos. Además, el Tribunal Supremo falló que no se tenía que indemnizar al semanario (la ley preveía hacerlo para personas físicas y no jurídicas) y El Papus cerró por los gastos en abogados y seguridad y su salida del grupo editor. El documental El caso Papus (2011) indicó, además, que eran inaccesibles los archivos policiales y del gobierno civil sobre el tema. Sin embargo, la represión policial de la ultraderecha que motivó el episodio acabó con las acciones de los llamados “incontrolados”.

El caso Scala y el declive ácrata

El 15 de enero del 1978 un grupo de jóvenes tiró cócteles molotov a la entrada de la sala de fiestas Scala de Barcelona, originando un incendio que mató a cuatro trabajadores. Poco antes la CNT había liderado una manifestación contra los Pactos de la Moncloa, en un marco de ascenso de un movimiento libertario heterogéneo, que incluía grupos de acción y partidarios de recrear la FAI. El día 16 fueran detenidos los supuestos autores del atentado y el 17 un comunicado policial los presentó como un comando de la FAI integrado a la CNT, afirmando que la primera era su brazo armado. El episodio estigmatizó al sindicato y le creó graves tensiones internas a la hora de elegir la estrategia judicial, que se sumaron a las existentes por un debate en torno a si se debía concurrir a los comicios sindicales. Todo ello condujo al declive ácrata, del que este episodio fue el gran catalizador.

El juicio por el caso se cerró en 1980 con cuatro condenas, sin la de un implicado fugado, Joaquín Gambín. Este era un confidente policial con un oscuro papel en los hechos, pues habría podido ser instigador del atentado. Condenado el 1983 a 7 años de prisión, el 1986 quedó en libertad provisional.

Nuestro estudio La Transición española. El voto ignorado de las armas (2016), donde analizamos el impacto de la violencia política en la época.

Los casos Bultó y Viola y el fin de Epoca

El 9 de mayo de 1977 un comando de una organización que sería conocida como Epoca (acrónimo de Ejército Popular Catalán) colocó un artefacto explosivo en el pecho a Josep Mª Bultó, presidente de la empresa Cros, y le dio una nota que le exigía 500 millones de pesetas en 25 días para sacarlo. Bultó, sin embargo, quiso arrancarlo por su cuenta y murió al estallarle. Diez meses después, el 25 de enero de 1978 otro pelotón repitió la experiencia con Joaquim Viola, último alcalde franquista de Barcelona. El artefacto también explotó y mató a Viola y a su esposa. Este crimen, sumado a los anteriores, provocó un rechazo generalizado de la sociedad catalana al terrorismo.

El marzo de 1979 fue detenido Jaume Martínez Vendrell, el organizador de Epoca (que había sido articulada entre 1969 y 1972 en el entorno del Frente Nacional de Cataluña). Según la policía, este afirmó que el difunto líder nacionalista Josep Mª Batista y Roca le había encomendado el 1967 crear un grupo armado para lograr la independencia de los Países Catalanes y se desató una polémica (la familia de Batista desmintió el papel atribuido), a la hora que el nacionalismo radical quedó asociado a la violencia. Los procesos judiciales que originaron las muertes de Bultó y de los Viola marcaron el eclipse de Epoca, sin clarificar quién lo fundó ni con qué objetivos, ni porque un grupo que nunca actuó el 1978 quería 500 millones de pesetas.

El fin de Epoca marcó también la de la violencia política en la Cataluña de la Transición. Esta última dejó un rosario de víctimas olvidadas y hechos políticos graves, a menudo consideradas secundarias cuando causaron verdaderas conmociones sociales.

El asesinato de Bultó creó una gran conmoción política y fue asociado al intento de crear una “ETA catalana”.

__________

* La versión original de este artículo fue publicada en Xavier Casals, “La Transició violenta”, Ara (4/IV/2018).


ENTREVISTA A GAIZKA FERNÁNDEZ: “ETA TARDÓ UNA DÉCADA EN MATAR POR FALTA DE DETERMINACIÓN HUMANA PARA ASESINAR”

mayo 26, 2018

Gaizka Fernández Soldevilla.

GAIZKA FERNÁNDEZ SOLDEVILLA, DOCTOR EN HISTORIA CONTEMPORÁNEA, es autor de diversos trabajos sobre la violencia terrorista y la historia del nacionalismo vasco, como Héroes, heterodoxos y traidores. Historia de Euskadiko Ezkerra (1974-1994). Actualmente es responsable del área de Archivo, Investigación y Documentación delCentro para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo. Ahora acaba de coordinar con Florencio Domínguez la obra colectiva Pardines. Cuando ETA empezó a matar, en alusión a a primera víctima mortal de ETA en 1968, el agente de la Guardia Civil José Pardines. Hoy aquel asesinato es apenas recordado en España por el medio siglo transcurrido. Le agradecemos que haya aceptado contestar a nuestras preguntas.

¿Quién era José Antonio Pardines y por qué fue la primera víctima de ETA?

José Antonio Pardines Arcay era un joven guardia civil de Tráfico, natural de Malpica de Bergantiños (La Coruña). El 2 de junio de 1968 la dirección de ETA decidió empezar a matar. Cinco días después, el 7 de junio, Pardines estaba regulando el tráfico en una desviación de la carretera N-I, debido a unas obras en un puente. A las 17:30 paró el coche en el que iban dos miembros de ETA, Txabi Echebarrieta e Iñaki Sarasketa. Pardines les pidió el permiso de circulación. Con él en la mano derecha, pudo comprobar que los datos no coincidían con el número del bastidor. Expresó su extrañeza en voz alta. Fueron sus últimas palabras antes de ser asesinado. Recibió cinco tiros en el torso. Las pruebas indican que tres balas salieron de la pistola de Echebarrieta y dos de la de Sarasketa, pero este último jamás admitió haber disparado.

 

El agente José Pardines (imagen de El Mundo).

¿Por qué ETA tardó prácticamente una década en cometer asesinatos? ¿Qué cambió desde su creación en 1959?

El dirigente etarra Juan José Etxabe confesó que él había visto la “necesidad” de emplear la violencia “desde un principio”. No fue el único. Exceptuando alguna crisis pasajera y su inactividad desde 2011, la organización siempre ha apostado por la “lucha armada”. Apenas había pasado un año desde su nacimiento, acontecido a finales de 1958, cuando ETA puso artefactos explosivos en el Gobierno Civil de Vitoria, en un periódico de Santander y en una comisaría de Bilbao. Ahora bien, el asesinato era un paso que le costó dar a ETA. Hay que tener en cuenta la ausencia de una tradición insurreccional en el nacionalismo vasco, los escrúpulos religiosos y morales de parte de la militancia etarra, las dificultades de orden material (entrenamiento, información, dinero, armamento, etc.) y un elemento clave: la voluntad humana. En 1958 no existía la determinación de matar. En 1968, sí.

 

La escena del crimen.

¿Por qué es importante el homicidio de Pardines para comprender el terrorismo etarra?

Fue la primera víctima mortal de ETA. Y, en cierto sentido, las circunstancia de su muerte, un asesinato a sangre fría, sintetizan a las del resto. También es significativo el olvido que cayó sobre Pardines, similar al que han sufrido cientos de víctimas del terrorismo. Solo el 1,2% de la ciudadanía vasca sabe quién fue la primera víctima de ETA. Sin embargo, su asesino, Txabi Echebarrieta, es un personaje bien conocido, al que el nacionalismo vasco radical homenajea cada año.

¿Las víctimas iniciales de ETA fueron solo miembros de los cuerpos de seguridad?

No, por ejemplo, la tercera víctima mortal de la banda fue Fermín Monasterio, un taxista asesinado en abril de 1969.

¿La actuación de la dictadura ante los primeros asesinatos de ETA favoreció a este colectivo?

En su IV Asamblea, ETA  adoptó como estrategia la espiral de acción-reacción o, sencillamente, la provocación de la represión. Sus atentados iban a tratar de instigar unas represalias desproporcionadas por parte de la dictadura. No las sufrirían los militantes del grupo, sino los vascos en su conjunto, por lo que inevitablemente estos aplaudirían cualquier acto de venganza contra los opresores “españoles” que los maltrataban. Tarde o temprano la sojuzgada (y demasiado acomodaticia) población rompería sus cadenas para sumarse a la “guerra revolucionaria”. La dictadura cayó en la trampa y recrudeció la represión, que durante los años sesenta se había mitigado, al menos en sus aspectos más brutales. Y precisamente esa violencia institucional ayudó a que ETA ganase popularidad. No obstante, no hubo ninguna “guerra revolucionaria”. Al final, ETA se conformó con el sucedáneo del terrorismo.

 

Portada de Pardines.

¿Sabemos realmente el número de víctimas de ETA hasta su disolución?

Existen listas diferentes, pero solo contamos con una oficial, la del Ministerio del Interior, que reconoce a 853 víctimas mortales y casi 2.600 heridos a consecuencia de la actividad terrorista de ETA. No se trata de una cifra definitiva, porque hay trabajos de investigación en curso que probablemente nos permitan afinar más.

Este libro lo ha publicado el Memorial de las Víctimas del Terrorismo. ¿Cuál es su labor?

El libro lo ha publicado la editorial Tecnos, aunque con el impulso del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo. Se trata de una fundación del sector público estatal, resultado del mandato contenido en el artículo 57 de la Ley 29/2011, de 22 de septiembre, de Reconocimiento y Protección Integral de las Víctimas del Terrorismo. Sus fines son preservar y difundir los valores democráticos y éticos que encarnan las víctimas del terrorismo, construir la memoria colectiva de las víctimas y concienciar al conjunto de la población para la defensa de la libertad y de los derechos humanos y contra el terrorismo. Para su consecución, organizamos exposiciones, actividades educativas  y proyectos de investigación y divulgación, como este libro.

 

 


1968: EL DESCONOCIDO “MAYO NEOFASCISTA” FRANCÉS*

mayo 12, 2018

Cartel de Occident: “Por una revolución popular nacionalista antimarxista/anticapitalista” (imagen de  www.resistances.be).

 

MAYO DEL 68 SUELE ASOCIARSE GENERALMENTE A LA IRRUPCIÓN DE LA NUEVA IZQUIERDA. Sin embargo, este episodio político influyó notablemente en la evolución del neofascismo francés y europeo y los cambios que experimentó la extrema izquierda tuvieron su réplica -parafraseando a Lewis Carroll- en el otro lado del espejo. La propia génesis de los hechos de mayo aparece estrechamente vinculada a los avatares de la ultraderecha francesa, concretamente a una formación activista y violenta, el Mouvement Occident [Movimiento Occidente], más conocido como Occident.

Occident: ¿Detonador del mayo francés?

A mediados de los años sesenta, la extrema derecha francesa se hallaba en crisis y fragmentada. Al abandono de Argelia y al consiguiente hundimiento de la Organisation Armée Secrète [OAS, Organización del Ejército Secreto] había sucedido el fiasco de la candidatura del ultraderechista Jean-Louis Tixier-Vignancour en las elecciones presidenciales de 1965 (5.2% de los votos). En este contexto emergió el grupo Occident. Fundado en 1964 por disidentes del movimiento neofascista Europe-Action [Europa-Acción] y agrupando algunos ex-miembros de la OAS, Occident reunió una militancia escasa (unos 800 miembros) pero consiguió gran notoriedad por su recurso a la acción directa en pleno Quartier Latin. “Es el prototipo de escisión estúpida”, comentarían más tarde algunos de sus impulsores.

El grupo no contaba con local ni medios económicos, e intentó salir de la marginalidad política buscando protagonismo en los medios de comunicación, aunque los comentarios fueran peyorativos. Así, entre 1964 y 1968 los choques entre neofascistas y ultraizquierdistas se hicieron cada vez más frecuentes en París y en algunos campus universitarios, a la vez que la dureza de las peleas fue en aumento: cadenas de bicicleta, cascos de motorista, porras y cinturones claveteados devinieron armas habituales en las trifulcas.

El enfrentamiento con la extrema izquierda se polarizó en el eco que el conflicto vietnamita tenía entonces en Francia. Como respuesta al apoyo de la izquierda al Viet-cong, a través de los llamados comités Vietnam de Base, se creó un Frente Unido de Apoyo a Vietnam del Sur, anticomunista, liderado por Roger Holeindre (dirigente de Occident), que difundía consignas como “La bomba H sobre Hanoï” o “Marines a Hanoï”. El 28 de abril de 1968 una exposición del frente dirigido por Holeindre fue arrasada por un comando izquierdista. El detonador de las jornadas de mayo se había puesto en marcha.

Mitin de Occident en 1964 en París (imagen de npa2009.org).

La revolución: división y desconcierto  

Occident reclamó venganza y anunció un acto el 2 de mayo en Nanterre. Los estudiantes de extrema izquierda tomaron el anuncio como un desafío: “Fascistas que habéis escapado de Diên-Biên-Phu [la batalla en la que fueron derrotadas las tropas francesas en Vietnam en 1954], no escapareis de Nanterre”. El decano, ante la tensa situación, decidió cerrar la facultad. Al día siguiente, los militantes de extrema izquierda se concentraron en la Sorbona, y tras la agresión de un grupo de neofascistas, se generalizó el enfrentamiento entre estudiantes y policía. Un miembro de Occident, en la huida, lanzó un cóctel molotov. Era el primero de las jornadas de mayo.

La revuelta había comenzado. ¿Qué hacer? El desconcierto y la división caracterizaron la actitud de los jóvenes neofascistas desde el primer momento, atrapados por sus contradicciones. ¿Debían unirse a la revuelta junto a la extrema izquierda? ¿O debían apoyar al general Charles De Gaulle, quien había claudicado abandonando Argelia y represaliado a la OAS? La evolución de los acontecimientos decantó al neofascismo hacia el orden establecido. “¡Expulsad a Cohn-Bendit!” o “¡La Sorbona para los franceses!”, eran algunos de los lemas coreados en las manifestaciones.

Los servicios de información gaullistas buscaron apoyo entre la ultraderecha (incluyendo los seguidores de Occident) para contener la agitación estudiantil. Occident, finalmente, se inclinó por sumarse al bando del gobierno y entre mayo y junio de 1968 sus militantes fueron autores de diversas provocaciones contra comités de huelga de obreros y estudiantes y asaltaron locales del Partido Comunista. Cuando el 12 de junio las autoridades disolvieron los movimientos de extrema izquierda, Occident quedó indemne. René Capitant -Ministro de Justicia- declaró que “El movimiento Occidente tal vez ha empleado la violencia, pero no se ha manifestado como un movimiento subversivo”. Finalmente, el 31 de octubre de 1968 Occident fue disuelto, dejando tras de si una estela mítica.

La herencia neofascista de mayo

Occident se creó una imagen de extrema derecha “pura y dura” y lanzó una propaganda un tanto imaginativa. A la vez, mostró claramente las contradicciones del neofascismo francés, incapaz de convertirse en una fuerza rupturista. Ya en 1977, François Duprat, ex-dirigente de Occident, manifestó que “en mayo de 1968, la actitud de los nacionalistas que se vendían a las policías paralelas, me ha repugnado”. Sin embargo, la experiencia política de las jornadas de mayo resultó de gran influencia en la trayectoria posterior de la extrema derecha francesa.

Manifestación de Occident en mayo de 1968  (imagen de www.francetvpro.fr) .

La herencia de Occident fue recogida por Ordre Nouveau [ON, Orden Nuevo] -partido creado en 1969- que configuró el sector más vanguardista del neofascismo francés. ON contó con numerosas mujeres en sus filas (hecho hasta entonces insólito), llegando a reunir 5.000 militantes y a organizar en el Palacio de los Deportes de París en 1970 la mayor concentración de extrema derecha efectuada en Francia desde la posguerra. Al igual que Occident, su violencia le valió la prohibición en 1973; la mayoría de sus cuadros y militantes terminaron por confluir en el Front National [FN, Frente Nacional] dirigido por Le Pen.

Mayo también propició la eclosión de la llamada Nouvelle Droite [Nueva Derecha], agrupada en torno al Groupement de recherche et d’études pour la civilisation européenne [GRECE, Grupo de Investigación y de Estudios para la Civilización Europea]. Creado oficialmente en 1969 y dirigido por antiguos militantes neofascistas, el GRECE llevó a cabo una amplia renovación del discurso de la derecha radical francesa, buscando nuevos temas y nuevos enfoques y pretendiendo elaborar un “gramscismo de derecha”. A este respecto, la historiadora Anne-Marie Duranton Crabol afirma que “las preocupaciones de la Nueva Derecha llevan la imprenta posterior al mayo de 1968: regionalismo, feminismo, ecologismo, crisis de las instituciones establecidas como la Escuela y el Ejército”.

Mayo del 68, en síntesis, actuó sobre la ultraderecha francesa y europea como un catalizador político y los activistas neofascistas de los años setenta quedaron marcados por aquellas tempestuosas jornadas. En 1977, un anónimo exdirigente de comandos que atentaron contra el movimiento antimilitarista francés a inicios de los setenta, convencido de luchar en una guerra contra la subversión, manifestó que “a nuestra manera, éramos los niños del mito revolucionario de mayo de 1968 en su versión derechista”.

Estrambote: lecciones de mayo

Mayo de 1986. “¡Madelin paga tu cuota!” era el lema que figuraba en una pancarta del tradicional cortejo anual de la extrema derecha frente a la estatua de Juana de Arco en París (foto de www.resistances.be). El mensaje iba dirigido a Alain Madelin, a quien Jacques Chirac había nombrado Ministro de Industria dos meses antes. Madelin había iniciado una precoz carrera política militando en el grupo Occidente y su entrada en el gobierno conservador fue considerada una traición por algunos de sus antiguos correligionarios y el ultraderechista periódico Présent (1-2/V/1986) no dejó de recordar irónicamente su pasado: “He aquí un muchacho que nosotros hemos conocido en […] Occidente y en el Frente Unido de Apoyo a Vietnam del Sur, más extremista que el más convencido de los coroneles de los Boinas Verdes. Nada era bastante `duro’ para él”. Esta fue la evolución de un exmiembro de Occident. ¿Fue un hecho excepcional?

Otro exmilitante del colectivo, Alain Robert, hizo estas declaraciones interesantes al respecto en 1977: “Algunos camaradas, después de Mayo del 68 han tenido su ‘tentación mayoritaria’: continuar el mismo combate, pero bajo otros colores […]. Es probable que dentro de algunos años se encuentre a un cierto número de antiguos militantes de Occidente y Orden Nuevo en los cargos dirigentes de los grandes partidos no comunistas. No habrán olvidado nada, pero lo habrán aprendido todo: han querido salir del gueto donde se encuentra cerrado nuestro movimiento político y ofrecer las mismas ideas, pero bajo una presentación más respetable”.

Con el tiempo, pues, no sólo los inconformistas de la izquierda radical llegaron al poder, sino también quienes les combatían en la calle. Y es que mayo dio lecciones a todos.

________

* La versión original de este texto se publicó en Xavier Casals, “El mayo blanco francés”, El Viejo Topo, 121 (septiembre 1998), pp. 26-28.