LA CRISIS DE LOS LE PEN: DE FAMÍLIA A DINASTÍA*

LePen-abuelo y nietaCartel electoral del FN de 1992. En él Jean-Marie Le Pen sostiene en brazos a su nieta Marion, actual joven promesa del partido.

 

LA CONFRONTACIÓN ENTRE JEAN-MARIE LE PEN Y SU HIJA PONE DE RELIEVE DOS CONCEPCIONES OPUESTAS DEL FN: una ultraderecha de protesta (el lepenismo) y un partido que se modera en búsqueda de respetabilidad (el marinismo). Ambas visiones de la formación son -a su vez- el espejo de dos generaciones diferentes, pues entre padre e hija median 40 años.

Dos generaciones distintas

lepen-2002Jean-Marie Le Pen (nacido el 1928) se formó en la política callejera y el 1956 fue el diputado más joven de Francia con 28 años por la populista Unión de Defensa de los Comerciantes y Artesanos (UDCA), liderada por Pierre Poujade. También fue oficial voluntario en Argelia, lo que le valió acusaciones de torturador, y en 1973 devino candidato de un FN grupuscular (constituido el año anterior). Inició entonces una “larga marcha” política con la tranquilidad económica que en 1977 le brindó la herencia millonaria de la que le hizo partícipe un seguidor del partido, Hubert Lambert. Entre 1978 y 1981 Le Pen construyó una organización y a los comicios europeos de 1984 triunfó al lograr 10 escaños y un 11% de los votos.

La trayectoria de su hija Marine ha sido muy diferente. La más pequeña de las tres hermanas Le Pen nació en 1968 y estudió derecho, como el padre. Su vida ha transcurrido bajo el paraguas del FN: se adhirió al partido con 18 años, fue candidata del mismo por primera vez con 24 y se integró a su servicio jurídico con 30. En 2002 aconteció la portavoz frentista y en el 2011 la presidenta. Dos veces casada y divorciada, tiene tres hijos y actualmente convive con Louis Aliot, que es vicepresidente del partido. Pero a diferencia de su padre, ha roto con discursos antisemitas y se distancia de los filofascistas.

Dos culturas políticas

Cartel MarineEn este sentido, se puede establecer una dicotomía entre el FN acaudillado por Jean-Marie Le Pen y el que dirige Marine. El primero permaneció fiel a su origen ultraderechista y conformó un baluarte antisistema. Rechazó el entendimiento con la derecha para gobernar y los ejes de su discurso fueran la hostilidad a la inmigración, la defensa de una “identidad nacional” amenazada y la voluntad de acabar con el “reinado” de los partidos tradicionales.

Marine quiere cambiar esta imagen del FN, con el afán de que la formación reemplace a la derecha mayoritaria y logre acceder al gobierno. Para conseguirlo, ha mantenido el discurso crítico hacia la inmigración y la dureza en la esfera de la orden y la seguridad. En cambio, trata de establecer puentes con la comunidad judía, alude a los valores republicanos (laicismo, patriotismo) y, por ejemplo, asume un discurso de libertad sexual en la esfera privada. Así, reformula el lepenismo desde valores pluralistas: “¡Sea hombre o mujer, heterosexual u homosexual, cristiano, judío, musulmán o no creyente, primero uno es francés!”, afirmó en el 2011.

Los resultados del FN han premiado hasta el presente esta estrategia: en el 2012 logró el 18% de votos de los comicios presidenciales y en el 17.3% de los legislativos y dos diputados; en los europeos del 2014 el 24.8% y en los cantonales de este año el 25%.

La irrupción de la nieta

marion-marechal-le-penEl conflicto entre padre e hija, ha provocado una grave crisis en el seno del FN, dada la profunda dimensión familiar de la organización. De este modo, el patriarca desistió al iniciarse la crisis de ser candidato en la circunscripción de Provenza-Alpes-Costa Azul [PACA] en los comicios regionales del próximo mes de diciembre (donde el partido alcanzó el 28% del total de votos en los comicios europeos), complaciendo a Marine. Pero a la vez evitó quedar como un perdedor al promover a su nieta Marion Maréchal-Le Pen como su sustituta al frente de la lista frentista.

Como apuntamos en la entrada anterior de este blog, Marion es una hija de Yann Le Pen nacida en 1989 y constituye la más joven promesa del FN. En el 2012 fue la diputada más joven del país con 22 años, como ya lo fue su abuelo. Y su electorado, según el politólogo Jean-Yves Camus, también sería similar al que el 1956 otorgó un escaño a su abuelo, puesto que los votantes serían “herederos” de la UDCA: “artesanos, comerciantes y clases medianas sensibles a la idea de liberar las energías productivas”.

Además, un sondeo difundido el 18 de abril le atribuyó buena imagen entre un 40% de franceses (en noviembre de 2014 era un 33%). Así las cosas, el pasado día 22 de agosto Marion se manifestó contraria a la decisión de excluir del partido a su abuelo, a la vez que se mostró escéptica sobre la posibilidad de que éste liderase una lista alternativa a la suya en la circunscripción de PACA.

¿Cuál es la auténtica heredera de Le Pen: Marine o Marion?

Dentro de la crisis desatada en el seno del FN es importante tener en cuenta que Marion defiende una visión más tradicional del partido que su tía Marine, subraya el politólogo Joël Gombin.

Esta joven diputada considera que la formación debe acoger a la llamada derecha nacional y a la extrema derecha radical, “lo que implica la aceptación de una cierta disidencia ideológica dentro del partido”, señala este investigador. Y concluye que desde un punto de vista puramente estratégico, ella y no su tía Marine es “el verdadero heredero de Jean-Marie Le Pen en el FN”.

La familiaMarion, Marine y Jean-Marie Le Pen: una nueva dinastía política.

En síntesis, Jean-Marie se aleja con estrépito de la escena política, su hija Marine intenta controlar el partido y la cotización de su nieta Marion sube. Tal situación configura un cambio sustancial en la formación ultraderechista y es que los Le Pen han dejado de ser una familia para convertirse una dinastía política, un dato nada despreciable.

__

* Parte de la información de este artículo fue publicada inicialmente en  “Els Le Pen: de família a dinastia”, Ara (4/V/2015)

Los comentarios están cerrados.