“EL CAMPAMENTO DE LOS SANTOS”, UN LIBRO DE CULTO DE LA ULTRADERECHA SOBRE LA “INVASIÓN MIGRATORIA”*

migrantesMigrantes que intentan llegar a Europa desde Libia (foto de Hispan TV). Imágenes como ésta ilustrarían el supuesto cumplimiento de las tesis de Jean Raspail.

EL TEMOR A LA SOCIEDAD MULTICULTURAL CUENTA CON UNA OBRA DE FICCIÓN DE ANTICIPACIÓN, El campamento de los santos (Le Camp des Saints), publicada en 1973 por el escritor francés Jean Raspail (nacido en 1925), próximo a la llamada Nueva Derecha (el GRECE y el Partido de las Fuerzas Nuevas) y a ámbitos monárquicos.

El texto francés fue traducido a diversos idiomas y ha sido objeto numerosas reimpresiones. Fue editado en castellano en 1975 y se reeditó el 2003 con el explícito título El campamento de los santos: el fin del hombre blanco ante la invasión del mundo subdesarrollado (Ediciones Ojeda).

raspail-campamento-de-los-santosPortada de la obra y foto del autor.

La odisea de “la flota de la última esperanza”

Esta novela recrea el ocaso de Europa como civilización tras sufrir una  invasión pacífica del Tercer Mundo. El relato transcurre en un futuro indeterminado (sin cronología concreta) y empieza con la marcha de un convoy de navíos de la India que transporta a un millón de indigentes. La expedición, que parte por sorpresa, ha sido orquestada por lo que se intuye como una especie de complot “mundialista”.

La famélica expedición, bautizada por la prensa progresista como la “flota de la última esperanza”, es rechazada por Australia, Egipto y Sudáfrica; por fin, logra desembarcar en Francia. En este país la opinión pública ha sido adormecida, víctima del clima de opinión -que hoy calificaríamos como “políticamente correcto”- generado por medios “progresistas” en sentido amplio (sectores de izquierda, grandes medios de comunicación) y por la Iglesia católica (gobernada por un Papa brasileño que ha vendido las riquezas del Vaticano para dar testimonio de pobreza).

Al aproximarse la hora del desembarco de la flota en la costa francesa se multiplican por todo el mundo iniciativas migratorias similares a las del convoy formado en la India, hecho que constituye el preludio del ocaso de Occidente ante el asalto del Tercer Mundo. El clima social de tolerancia que existe en Francia ante la aproximación de los navíos es sustituido por otro de aceptación resignada del millón de recién llegados cuando la expedición se halla frente a sus costas.

El fin de la sociedad blanca y de la propia Europa

Ante la inminencia del desembarco, se extienden el pánico y el miedo entre la población. Ni siquiera una llamada del mismo presidente de la República francesa a la movilización del Ejército impide la llegada de la flota a las playas del Midi.

Los recién llegados se imponen a la población autóctona (con la ayuda de sectores de la misma) y se establece un gobierno multirracial. El relato concluye describiendo cómo el último reducto de defensores de Occidente en el Hexágono -atrincherado en una finca- es aniquilado por gendarmes a las órdenes del nuevo ejecutivo. La obra da a entender que este hecho constituye el preludio del fin de la raza blanca y la propia Europa.

El título de la novela procede del Apocalipsis (“Y subieron sobre la anchura de la tierra, y circundaron el campo de los santos, y la ciudad amada”) y, según afirmó el autor en 1985, la parábola que presenta será una realidad plausible “en los primeros decenios del tercer milenio”. Raspail lo argumentaba en función del desequilibrio demográfico:

[…] Cercados en medio de siete mil millones de hombres, setecientos millones de blancos solamente, de los cuales sólo un tercio es apenas vigoroso y se halla muy envejecido, sobre nuestra pequeña Europa, frente a una vanguardia de cerca de cuatrocientos millones de magrebíes y musulmanes, de los cuales un cincuenta por ciento tiene menos de veinte años, sobre las orillas opuestas del Mediterráneo […] ¿Puede imaginarse alguien en un segundo y en nombre de qué ceguera de avestruz es posible la supervivencia de este desequilibrio?

Raspail señaló asimismo que había evitado explícitamente identificar a la multitud inmigrante invasora con la inmigración magrebí para no entrar en el debate sobre racismo y antirracismo que entonces empezaba a desarrollarse en Francia.

El escritor era pesimista sobre el destino de Occidente: “Occidente está vacío, aunque él aún no tenga conciencia verdaderamente de ello. Civilización extraordinariamente inventiva, ciertamente la única que ha sido capaz de contestar a los insuperables desafíos del tercer milenio, Occidente ya no tiene más alma”.

La obra reúne los tópicos populistas sobre la inmigración

En síntesis, la narración de Raspail articula todos los elementos que hoy configuran la mitología de la nueva extrema derecha denominada “postindustrial” -que, simplificando, ha abandonado el anticomunismo por la oposición a la globalización-, en la medida que refleja el eclipse de la civilización occidental en función de sus temores.

De este modo, auténticas hordas de inmigrantes procedentes del Tercer Mundo se dirigen al asalto pacífico de Europa, obedeciendo planes de lobbies indeterminados y socialmente invisibles (en sintonía con visiones conspirativas que atribuyen la evolución del mundo a la actuación de poderes ocultos) y que hallan ante sí una sociedad aletargada por discursos “bienpensantes” que elogian el multirracialismo y el multiculturalismo.

La suma de estos elementos permite considerar la obra de Raspail como una distopía -o antiutopía- que sintetiza los temores, obsesiones y fantasías de la extrema derecha postindustrial en los albores del siglo XXI.

jean-marie-le-pen-and-marine-le-penJean-Marie Le Pen la considera una obra profética y su hija la recomienda.

Un libro de cabecera de los Le Pen, padre e hija

En tal sentido fue explícita una intervención de Jean-Marie Le Pen en enero de 2002 en el marco de un coloquio sobre “Inmigración y soberanía” que organizó el Frente Nacional:

Se puede estimar que la población de origen extranjero reciente [en Francia] en el año 2000 es del orden de 8 millones, 4 millones de los cuales africanos y turcos, casi todos musulmanes, para una población francesa global de 58.5 millones. La asimilación no es desde ese momento ya posible, pues es la cultura de acogida la que peligra de ser asimilada. Uno piensa entonces en la profecía de Jean Raspail en su famosa obra, El campamento de los santos.

Asimismo, más de una década después, en septiembre de 2015, su hija Marine recomendó su lectura a través de su cuenta oficial de Twitter, presentándolo como una profecía cumplida. Lo leyó a los 18 años y lo releyó de nuevo dos o tres años antes de recomendarlo, calificándolo de relato “visionario”.

En definitiva, lejos de perder actualidad para la extrema derecha, esta obra de Raspail es más vigente que nunca.

___

* Artículo publicado en la revista Lateral, 101 (mayo 2003), p. 14, recuperado en este blog en febrero de 2010 y actualizado ahora por una petición de información. Nuestras citas de las palabras de Raspail proceden de Le Camp des Saints, Robert Laffont ed. (París), reimpresión de 2001 de la 3ª ed. de 1985, con prólogo del autor.

 

Los comentarios están cerrados.