DONALD TRUMP, EL CANDIDATO REPUBLICANO QUE QUIERE CONSTRUIR UN MURO EN LA FRONTERA CON MÉXICO

TrumpFotografía de Donald Trump de su web electoral.

UN ELEFANTE EN LA CACHARRERÍA POLÍTICA és la metáfora que se ha empleado para definir al aspirante republicano a la presidencia Donald Trump, un multimillonario cuyo discurso políticamente incorrecto y que ha convertido a los hispanoamericanos en su diana le sitúa a la cabeza de las encuestas entre los pretendidos “presidenciables” de su partido. Su lema es “Hagamos América grande de nuevo”.

Trump es un personaje polémico, que ha difundido el nacimiento de Obama en África o demandado a un escritor que cifró su fortuna en 250 millones de dólares cuando en realidad sería de 6.000 millones. Ahora este magnate ha levantado una gran polvareda política al proponer construir un muro en la frontera entre EE.UU. y México, país que ya le ha declarado persona non grata.

A continuación, reproducimos una crónica de Alfonso Fernández publicada en La Vanguardia (3/VIII/2015), “Donald Trump no deja títere con cabeza en su arrollador inicio de campaña”, que refleja su singular y contradictoria campaña electoral, en la medida que el voto de los hispanos, a los que Trump estigmatiza, puede ser decisivo para la victoria.

*****

Donald Trump no deja títere con cabeza en su arrollador inicio de campaña

Washington, 3 ago (EFE).- El controvertido magnate inmobiliario Donald Trump ha revolucionado la carrera por la candidatura republicana a la Casa Blanca con controvertidas declaraciones sobre los inmigrantes, que le han enfrentado con el conocido chef español José Andrés, y una serie de ataques frontales a sus rivales.

Desde que lanzó su candidatura, en apenas mes y medio Trump ha calificado a los inmigrantes mexicanos de “violadores”, ha visto cómo varias empresas han roto comercialmente con él y ha propuesto construir un muro en la frontera con México.

“Un muro en la frontera nos ahorraría muchísimo dinero. Tenemos que levantar un muro”, afirmó el polémico empresario, que encabeza las encuestas entre los aspirantes a la candidatura republicana de cara a las presidenciales de 2016, en una visita fulgurante a Laredo, ciudad fronteriza del sur de Texas.

Trump caricatura

El pasado 17 de junio el Daily News ironizó sobre Trump: “Un payaso aspira a ser presidente”.

Asimismo, ha criticado al senador por Arizona y excandidato presidencial republicano John McCain por ser un “perdedor”, ha llamado “imbéciles” a varios de sus rivales republicanos y divulgado en un acto público el número de teléfono personal de uno de ellos, el senador Lindsay Graham, para que sus seguidores pudiesen llamarle directamente.

Como resultado, y para sorpresa de la mayoría, Trump se encuentra ahora a la cabeza de las encuestas de intención de voto en las primarias republicanas, con el 19 por ciento, frente al 15 por ciento del gobernador de Wisconsin, Scott Walker, y del 14 por ciento del exgobernador de Florida Jeb Bush.

Aunque asegura que cuenta con dinero de sobra para enfrentar la costosa campaña por la candidatura, sus polémicos comentarios ya le han costado a Trump varios contratos, entre ellos con los canales de televisión Univisión, ESPN y NBC, la cadena de grandes almacenes Macy’s y el organizador de las carreras de coches de Nascar.

El último en cortar relaciones comerciales fue el conocido chef español José Andrés, quien decidió cancelar su acuerdo para gestionar el restaurante principal del Trump International Hotel, el nuevo y flamante proyecto del magnate en Washington, a apenas unas manzanas de la Casa Blanca.

Este fin de semana, en respuesta a la ruptura, Trump interpuso una demanda en la que alega que la negativa del cocinero a cumplir con lo pactado le ha ocasionado “pérdidas y daños por valor de millones de dólares” y le reclama 10 millones.

Por su parte, José Andrés, que dirige 18 restaurantes en Estados Unidos, donde lleva más de dos décadas y recientemente ha obtenido la ciudadanía, aseguró en su comunicado que trató de llegar a una “solución amigable” con el magnate, pero se vio forzado a dar por terminado el acuerdo para gestionar el restaurante.

Protestas mexicanas contra Trump el 9 de julio.

“El señor Trump nos endosó la carga de sus declaraciones incendiarias, de tal forma que ya no era viable abrir en ese lugar un restaurante español de alta gama”, añadió el cocinero, que cuenta entre sus restaurantes los populares “Jaleo” y “Oyamel” en la capital estadounidense.

Lo cierto es que el voto hispano es uno de los más cortejados por los candidatos, especialmente después de lo ocurrido en 2012, cuando la mayoría de los hispanos apoyó de manera mayoritaria al entonces candidato demócrata Barack Obama, que buscaba la reelección y obtuvo finalmente la victoria.

Los analistas consideran que sin un sustancial respaldo por parte de la comunidad hispana, que representa ya el 17 por ciento de la población total en Estados Unidos y cuya actual tendencia demográfica prevé que su peso sea cada vez mayor, será imposible para los republicanos recuperar la Casa Blanca tras los ocho años de la presidencia de Barack Obama.

Por ello, muchos dudan de las posibilidad de Trump en un hipotético enfrentamiento con Hillary Clinton, la favorita para la candidatura demócrata.

Mientras Trump insiste en decir que ama a los latinos y los latinos lo aman a él, una nueva encuesta divulgada hoy por The Wall Street Journal, NBC News y el canal de noticias en español Telemundo señalaba que tres de cada cuatro hispanos tienen una imagen negativa o muy negativa de él.

Los comentarios están cerrados.